Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Un tribunal popular empezará a juzgar este lunes en Barcelona al yerno y jefe de seguridad de la familia de joyeros Tous, Lluís Corominas, que se enfrenta a una posible condena de 11 años de cárcel por haber matado, presuntamente, a uno de los hombres que asaltaron el domicilio familiar.

GRABADOS POR LAS CÁMARAS DE SEGURIDAD

Aquel 9 de diciembre de 2006, las cámaras de seguridad del chalet de los Tous recogieron las imágenes de dos intrusos entrando en la finca por una puerta lateral. Los ladrones recorrieron el jardín de la casa de los joyeros, incluso jugaron con los perros guardianes que en lugar de amedrentarles les acompañan en su paseo. Exploraron el exterior de la vivienda y, cuando encontraron una de las cámaras, la desviaron para que no pudiera grabarles.

Pero al otro lado, la escena era contemplada por un vigilante que avisó a los Mossos d'Esquadra. Antes, el guarda llamó al jefe de seguridad y yerno de los Tous que vivía muy cerca del lugar. Lluís Corominas se acercó a la casa sabiendo que dentro había ladrones, éste bajaron del coche con una pistola semiautomática en una mano, en la otra un teléfono móvil hablando con el encargado de las cámaras le estaba guiando hacia los asaltantes.

Cuando éstos vieron las luces del vehículo huyeron del lugar. Corominas les pilló in fraganti: Detenía su todoterreno a la altura del coche donde se encontraban dos de los presuntos ladrones. Según el acusado, les disparó en defensa propia. El vigilante que oyó las detonaciones volvió a llamar a los Mossos.

EL MISTERIO DEL CHALECO

Corominas mató a uno de los asaltantes y detuvo al otro. Éste declararía ante el juez que él y su compañero muerto "solo pasaban por allí". Los Mossos tardaron 20 minutos en llegar al lugar. Dos agentes aseguraron después que el jefe de seguridad llevaba puesto un chaleco antibalas, un chaleco que jamás ha aparecido.

Aquel suceso ocurrió en medio de una oleada de asaltos violentos a viviendas de la zona; algo que disparó la simpatía y las manifestaciones de apoyo al yerno de los Tous.

En el juicio, que se inicia este lunes, un jurado popular decidirá sobre la culpabilidad o inocencia del yerno de los Tous, pero también sobre donde está el límite de la legítima defensa.

FUENTE: www.que.es