Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Con tapabocas en menos de cinco minutos, dos delincuentes armados con un rifle, asaltaron una joyería en el interior de un centro comercial en San Nicolás y se apoderaron de cuatro millones de pesos en joyería y diamantes.

El robo con violencia ocurrió alrededor de las 11:00 horas del domingo, en el negocio “Joyerías de Cristal”, ubicadas en el interior de la plaza comercial Citadel, sobre la avenida Rómulo Garza.

Los movimientos realizados por los delincuentes, quedaron totalmente grabados por las cámaras de circuito cerrado de seguridad.

El video de dos cámaras, ya se encuentra en poder de los agentes de la Policía Ministerial del Estado, quienes lo analizan en las instalaciones de la dirección de Servicios Periciales de la AEI.

La policía informó que en el video se ve claramente como los delincuentes ingresan a la joyería y ya llevan el rostro cubierto con tapa bocas y una gorra beisbolera.

De acuerdo a las primeras investigaciones, se reveló que los delincuentes llevaban un rifle escondido en una funda para raqueta.

Al llegar al mostrador, los delincuentes amenazaron con maldiciones a la encargada y a una de las empleadas de la empresa.

Posteriormente, uno de los sujetos brincó de inmediato el mostrador y se apostó cerca de la vitrinas, donde obligó a las empeladas a entregarle por lo menos 15 relojes mido, con un valor comercial a los 7 mil pesos cada uno.


Asimismo, los ladrones se apoderaron de anillos en oro de 24 kilates, diamantes, cadenas, pulceras y joyería diversa; durante el asalto los delincuentes despreciaron la joyería en plata.

Los delincuentes fueron descritos como dos sujetos morenos, de un metro con 70 y otro de un metro con 60 aproximadamente.

Por versión de los afectados los delincuentes tenían acento capitalino y tras someter el robo con violencia salieron corriendo del centro comercial.

Los desconocidos abordaron un automóvil Altima en color gris y al salir destrozaron una de las plumas de acceso al estacionamiento. Posteriormente, el automóvil fue abandonado a cinco cuadras del lugar del atraco.

 

FUENTE: www.milenio.com