Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La Policía Local de Oviedo ha atornillado dos señales -una de prohibición y otra que informa de que la zona está vigilada por cámaras de seguridad- en los muros trasero y lateral de la iglesia de San Tirso, junto a la Catedral. El templo, de origen prerrománico, fue fundado por Alfonso II «el Casto» en el siglo IX, y está declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y Monumento Histórico-Artístico. Fuentes de la concejalía de Seguridad Ciudadana, de la que depende la Policía Local, afirmaron ayer «desconocer» este hecho. «Es asunto de la Policía, sólo podemos lamentarlo», apuntan las mismas fuentes, que insisten en responsabilizar al cuerpo municipal de seguridad. 

Las dos señales pueden apreciarse desde la plaza de la Catedral -la de prohibición- y desde los tránsitos de Santa Ana y Santa Bárbara, la que informa de la vigilancia por cámaras. Para colocar las señales se han utilizado seis tornillos de calibre grueso -tres para cada una-, tras agujerear los sillares del templo. Además de la propia protección cultural y patrimonial del templo, la iglesia se incluye en el entorno de protección de la Catedral, aprobado por el Ministerio de Cultura. Una de las señales, la colocada en el tránsito de Santa Ana, está atornillada muy próxima al denominado «muro testero» de la cabecera del templo, el único que se conserva de la iglesia prerrománica original tras el incendio de 1521. En esta zona del monumento se aprecia la ventana trífora, característica de este período artístico.

 

FUENTE: www.lne.es