Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Las cámaras de seguridad de los garajes de las torres Ifer, en la calle García Barbón, han grabado a tres supuestos ladrones que robaron aparatos GPS, reproductores DVD o carteras guardados en los vehículos estacionados en el aparcamiento, e incluso una moto. Los robos se repiten desde el verano del 2009 pero han cesado desde que la comunidad de propietarios del garaje, que reúne a 400 titulares, colgó hace un mes en el portalón un cartel con las fotos de los implicados pillados in fraganti.

En una foto, dos hombres, que ocultan sus rostros con capuchas, salen por la puerta peatonal con una motocicleta robada y varios efectos. «Me pareció raro. Vi las imágenes y alerté al dueño de la moto, que no sabía nada», relató ayer el presidente del garaje comunitario, Jesús Manuel Domínguez. «Desde que pusimos la nota en la puerta y hasta la fecha, no tuvimos más casos. Suponemos que las cámaras cumplirán en parte su misión preventiva», añadió.

En una imagen se distingue el rostro de los supuestos delincuentes que la comunidad ha hecho llegar a la policía. Los afectados han interpuesto cuatro o cinco denuncias. «La jueza nos pidió la grabación del vídeo de todo el día», afirma.

La investigación ya dio sus frutos. La policía siguió la pista el 23 de septiembre del 2009 de un sospechoso filmado cuando entraba a pie con una mochila por el portalón abierto del garaje. En otro caso, los agentes vieron su rostro en el vídeo y sonrieron. Era un viejo conocido. «La policía nos comunico su encarcelamiento, por acumulación de delitos», dice el presidente. El mismo implicado fue grabado en otro golpe. Las cámaras lo sorprendieron cuando salía con la cazadora del propietario de una plaza del garaje.

Los primeros robos parecen obra de un delincuente profesional porque abrió las puertas de los coches tras cortar la goma de las ventanillas. «Este era peligroso», dice Domínguez.

Los robos continuaron en el 2010. Esta vez, las cámaras pillaron a dos jóvenes que entraban encapuchados. Dentro del garaje, se agacharon para evitar las cámaras pero salieron a rostro descubierto y sin tomar precauciones. Aún no han sido arrestados porque, al parecer, no están fichados e incluso podrían ser menores. El cartel con sus fotos les ha disuadido de volver a perpetrar más golpes.

FUENTE: www.lavozdegalicia.es