Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Los vecinos de La Murada y San Bartolomé estaban ayer de enhorabuena después de que el Ayuntamiento y el Consell pusieran en marcha dos oficinas para la Policía Local que han supuesto una inversión de casi 150.000 euros. Las dependencias constan, por ejemplo, de cámaras de seguridad con visión nocturna, recepción y despachos con sistemas informáticos, centralita, sala multiusos, vestuarios, aseos y almacén.
El conseller Serafín Castellano y la alcaldesa Mónica Lorente visitaron durante la tarde ambas instalaciones y recordaron que las dependencias estarán permanentemente conectadas con la sala de operaciones de la Policía Local, "que canaliza las llamadas y organiza todos los operativos, en coordinación con otros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado".
Los agentes elegidos para estos servicios tienen un conocimiento de ambas zonas y se creará una plantilla de diez para este cometido. Además se reforzará, si es preciso, "para que siempre haya seis policías en los turnos de mañana y de tarde" de forma que dos patrullas estén siempre disponibles y en la sede policía un agente pueda atender a cualquier ciudadanos. En cambio, el servicio nocturno estará cubierto por las patrullas de la Jefatura Local que ya se encargan de este cometido. La Murada tendrá área de influencia sobre La Matanza, Virgen del Camino, Barbarroja, Montepinar, Raiguero de Bonanza y La Aparecida; mientras el de San Bartolomé lo hará con El Mudamiento, El badén, La Campaneta, Molins, Correntías, Hurchillo, Torremendo, Arneva y Desamparados.

FUENTE: www.diarioinformacion.com