Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La subdelegación del Gobierno en Burgos apuesta por incrementar la presencia policial en las zonas de ocio de la ciudad, medida a la que podría sumarse la instalación de cámaras de vigilancia a propuesta del Ayuntamiento de la ciudad. Ambos temas que se tratarán en la próxima Junta de Seguridad Local tras los últimos sucesos que se han saldado con heridos y varis víctimas mortales

El último de ellos se produjo el pasado domingo, cuando cuatro personas de entre 25 y 47 años resultaron heridas, tres de ellas por arma blanca, en una pelea ocurrida en una céntrica calle de la ciudad. Tres de ellos, entre los cuales se encontraba una mujer, fueron dados de alta «in situ» y sólo uno fue ingresado en el Hospital General Yagüe donde, por otra parte, continúa ingresado en estado grave el joven de 18 años que fue agredido en una zona de bares el último fin de semana del 2010.

Tras estos hechos, la concejala de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Burgos, Gemma Conde, anunció ayer que este mismo mes de enero se convocará la reunión de la Junta de Seguridad Local en la que, con la subdelegación del gobierno y los representantes de los distintos cuerpos y fuerzas de seguridad, se buscarán soluciones.

En todo caso, la subdelegada del Gobierno, Berta Tricio, ya ha pedido al comisario Jefe que revise el Plan de Presencia Policial en las zonas de ocio nocturno y apuesta por incrementar el número de efectivos ya que, en su opinión, «siempre es más disuasorio que una cámara para las personas que están bebidas o bajo los efectos de distintas sustancias que no recuerdan si les vigilan o no una cámara». En este sentido, la concejala Gemma Conde reconoce que «no es la panacea», pero su instalación sería «positiva» porque, como se ha demostrado en otras ciudades, «contribuyen a la eficacia policial». Además se trata de una medida solicitada en reiteradas ocasiones por distintos colectivos ciudadanos.

Tricio destaca precisamente la efectividad policial como uno de los «mejores elementos disuasorios» haciendo saber a los jóvenes que los participantes en las últimas agresiones ocurridas en Burgos están detenidos por lo que deben tener claro que «sus actuaciones tienen consecuencias». Además, la subdelegada del Gobierno insiste en que las estadísticas demuestran que «Burgos es una ciudad segura»

 

FUENTE: www.abc.es