Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

El desafío para los integradores de sistemas:

Los integradores deben ser expertos en cientos de tipos distintos de cámaras que ofrecen docenas de fabricantes (o más), y sus instaladores deben estar familiarizados con los procedimientos establecidos para muchos modelos de cámaras distintos. 

Para complicar aún más las cosas, es posible que, debido a los requerimientos de compra, los integradores ni siquiera tengan acceso a las mejores cámaras para un trabajo específico.

El desafío para los usuarios finales:

Los usuarios finales deben seleccionar las cámaras indicadas. No pueden elegir un solo tipo de cámara y esperar que funcione en cada área cubierta por el sistema de seguridad. Para completar este problema, por lo general los usuarios finales no tienen la competencia para conocer qué cámaras necesitan específicamente.

Diferentes escenarios crean la necesidad de tener una amplia gama de cámaras:

Un ambiente con contraluz —como el interior de un edificio o de un vehículo mirando al exterior, en una plataforma de carga, o en la recepción de un edificio— requiere una cámara que ofrezca rango dinámico amplio (WDR). El rango dinámico es la relación de la imagen más brillante que pueda capturar el sistema de formación de imágenes hasta la más oscura que puede capturarse de manera simultánea en el mismo cuadro de video.

La intensidad de la luz mayor que la imagen más brillante posible hará que el sensor de imagen se sature de blanco, mientras que la intensidad de la luz menor que la imagen más oscura posible no se registrará en el sensor de imagen de la cámara.

Ambas condiciones distorsionan la imagen, ocultando información por fuera del rango dinámico del sensor de imagen que podría ser vital. Las cámaras con WDR tienen la capacidad de capturar las luces altas y el detalle de la sombra —incluyendo las imágenes en contraluz— en la misma escena. Entre mayor sea el rango dinámico, más importante será la mejora de la calidad de la imagen en escenas compuestas por áreas luminosas y oscuras.

Algunas situaciones necesitan cámaras capaces de capturar el color natural de cualquier iluminación. Por ejemplo, el personal de seguridad que observa los monitores en un casino debe estar en capacidad de diferenciar entre las cartas rojas y negras tanto en zonas bien iluminadas como en la penumbra. La fidelidad del color también es importante para identificar personas donde sutiles diferencias en el tono de la piel y los matices de la ropa pueden suponer una diferencia al identificar y acusar al sospechoso de un delito.

El video se usa con frecuencia para identificar placas de autos y para el reconocimiento facial. Estas escenas requieren cámaras de alta resolución que faciliten la diferenciación de rasgos de imágenes y detalles.

Otros desafíos adicionales para las cámaras de seguridad incluyen problemas de iluminación, como los destellos y reflejos. Estos problemas pueden generar distorsiones de imagen, como borrones y pixelado que hacen inutilizable el video. Un sistema de seguridad que no pueda producir imágenes verificables es un desperdicio de dinero. Punto.

En la ocasión y dado el caso de que un integrador o usuario final descubra el truco detrás de todas las situaciones anteriores, todavía es común que tengan que enfrentar un nuevo desafío —¡poca luz! Imagínese una bodega con una cámara de interiores dirigida a la puerta de la plataforma de carga.

El WDR de la cámara le permite capturar imágenes limpias del interior de la bodega y la plataforma exterior. Pero, en la noche, sólo se dejan encendidas las luces de emergencia. Desafortunadamente, para la mayoría de las cámaras poca luz es equivalente a no color, rango dinámico limitado, altos niveles de ruido o, en el peor de los casos, ninguna imagen en absoluto (negro). Una solución es añadir más luz, algo costoso y nocivo para el medio ambiente; otra es usar cámaras día/noche real (TDN).

Estas cámaras pueden producir imágenes con poca luz, pero sin color, dado que dependen de la luz infrarroja. Un guardia de seguridad, la policía o un fiscal no podrán distinguir al malo con la camiseta roja del bueno con la camiseta azul. Muchos integradores y usuarios finales se ven obligados a contentarse con una tercera opción —menos que el video ideal.

La nueva solución

Integradores de sistemas y usuarios finales pueden resolver ya sus problemas de video para seguridad, gracias a un nuevo y revolucionario chip de cámara. El chip Seawolf de Pixim Inc., proveedor líder de tecnología de formación de imágenes para cámaras de seguridad en empresas, ofrece la resolución efectiva más alta de la industria, el mayor rango dinámico amplio y el mejor desempeño con poca luz a un precio al alcance de su bolsillo.

Las cámaras basadas en Seawolf pueden manejas eventos con contraluz, capturar colores realistas y eliminar los destellos en cualquier condición de iluminación. Adicionalmente, las cámaras Seawolf ofrecen un impresionante desempeño de 0,1 lux con poca luz.

Ahora, por primera vez, los técnicos pueden instalar una cámara que funcione en cualquier condición de iluminación de manera simple y lista de fábrica. Podrán usar las mismas cámaras en cualquier parte de una tienda, banco o empresa.

Por qué funciona Seawolf

Hace más de quince años, los investigadores de la Universidad de Stanford desarrollaron la plataforma para una tecnología que transformaría la industria. Sobre esta  base, Pixim creó la tecnología Digital Pixel System®, un sistema de captura y procesamiento de imágenes que produce imágenes de video de alta calidad con rango dinámico mejorado. La tecnología Digital Pixel System, única solución de imágenes completamente digitales, emplea cientos de miles de píxeles que actúan como cámaras individuales. Estos píxeles con ajuste automático constante eliminan el ruido visual que compromete la imagen y produce imágenes de alta resolución, con color natural y claridad.

La invención central en la tecnología de Sistema Digital de Píxeles es la inclusión de un convertidor analógico a digital (ADC) en cada píxel del sensor de imagen. Ese ADC traduce la señal lumínica en un valor digital en el punto de captura inmediato, minimizando así la degradación de la señal y la interacción indeseada en el vector de datos y permitiendo usar métodos de reducción de ruido mayor.

Debido a que la información de cada píxel se captura y procesa de manera independiente, cada uno actúa efectivamente como su propia cámara. El tiempo de exposición para cada píxel se ajusta para responder a las condiciones de iluminación únicas en ese lugar específico del píxel en la ordenación del sensor de imagen. Un producto construido con la plataforma del Sistema Digital de Píxeles tiene en esencia miles de cámaras individuales, cada una de las cuales produce la mejor imagen posible. Estas imágenes se combinan entonces para crear un cuadro de video de alta calidad.

En contraste, otras tecnologías basadas en la arquitectura del CCD analógico, una tecnología de hace 40 años, por lo general establecen un tiempo de exposición para el cuadro y muestrean cada píxel en ese periodo de tiempo —lo que da como resultado imágenes con algunos píxeles subexpuestos (demasiado oscuros) y otros sobreexpuestos (demasiado claros).

Seawolf responde a los desafíos

Ostentando 690 líneas de TV horizontales efectivas, Seawolf ofrece la mayor resolución utilizable para el usuario final de CCTV. Las cámaras tradicionales basadas en CCD analógicos pierden mucha parte de su resolución cuando se graba y se revisa el video. Sin embargo, debido a la alta resolución total de Seawolf (horizontal por vertical), su alta calidad, las imágenes a color se preservan con las DVR y las pantallas de uso común.

Las cámaras IP y analógicas accionadas por Seawolf producen imágenes limpias, libres de ruido que requieren menos espacio en el disco duro para almacenar el contenido de video. Los usuarios finales ganan una tremenda flexibilidad en la manera como usan esa capacidad adicional de almacenamiento.

Las cámaras accionadas con Seawolf responden a los desafíos de:

Integradores de sistemas ahora pueden ofrecer cámaras Seawolf a sus clientes sabiendo que venden cámaras capaces de superar todas las condiciones de iluminación, incluyendo la luz escasa. Puede seleccionar cámaras IP o analógicas y esperar buenos resultados. Pueden aliarse con fabricantes destacados y ahorrar dinero alcanzando niveles de descuento por volúmenes. Además, se reducirán las horas de instalación y el número de visitas de retorno al lugar haciendo mayor el ahorro.

Usuarios finales ahora tienen la opción de adquirir cámaras que les ayuden a impedir delitos y procesar delincuentes si se presenta un incidente. Ahorrarán dinero reduciendo el costoso espacio de almacenamiento y con la reducción de los costos y los inconvenientes de instalación.

FUENTE: www.ventasdeseguridad.com