Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) tiene como gran reto en los últimos años analizar los contenidos de las nuevas tecnologías e Internet en relación con la privacidad. De todas maneras y a pesar de las recomendaciones que esta entidad hace a redes sociales como FacebookTuenti para que actualicen sus plataformas digitales y respeten de forma preventiva el derecho a la intimidad y a la imagen, hay casos en los que se difunden datos como teléfonos o fotografías de terceras personas sin la autorización de sus titulares. El director de la AEPD, Artemi Rallo, señaló este martes en Ciudad Real que “desgraciadamente” hay casos en los que la legislación “va por detrás de esa realidad tecnológica” como consecuencia del diseño “deficiente” que hacen estas corporaciones de los servicios que ofrecen. En declaraciones a Lanza momentos antes de participar en las XV Jornadas de Derecho Constitucional sobre la esfera privada de las personas, Rallo sostuvo que “hay dudas que exigen un esfuerzo de adaptación” por parte de los legisladores, al tiempo que reconoció el empuje de la industria que desarrolla esos servicios “por cumplir a priori las exigencias de la normativa de protección”. Precisamente, estas empresas “exigen también a la autoridades un esfuerzo de aplicación y adaptación de la legislación vigente al mundo tecnológico”. El también catedrático de Derecho Constitucional analizó ante unos 200 alumnos la situación de protección de datos personales en España, una actividad de alta relevancia en el mundo de las tecnologías aplicadas a la información (TIC) que viene desarrollando la agencia como autoridad independiente para garantizar el cumplimiento de la Ley de Protección de Datos. El objetivo “es garantizar el derecho de los ciudadanos a que sus datos e informaciones sean utilizadas de acuerdo con las garantías que establece nuestro ordenamiento jurídico”, con el fin fin de impedir “usos no autorizados o ilícitos ajenos a la garantía efectiva de la norma”. De esta manera, dicho derecho en la sociedad de la información y del conocimiento, para Rallo, “tiene unos retos que se focalizan en el mundo de Internet y en el éxito de muchos servicios de uso masivo que se sustentan sobre la base de proporcionar a los usuarios información personal”. Según dijo, la legislación competente para esta materia ha evidenciado en los últimos 15 años “la adecuación progresiva de todos los organismos públicos y privados que utilizan información personal de los ciudadanos. Abusos Sobre los abusos más flagrantes que conlleva el incumplimiento de la garantía ciudadana para proteger los datos personales, los sectores “donde se agolpan las denuncias y la acción de la agencia” en los últimos años pertenecen también al tramo tecnológico, sobre todo las instalaciones para seguridad privada “en las que hay un uso evidente de la imagen de las personas”. Así, además de las denuncias relativas a la mala práctica de las redes sociales de internet, siguen existiendo las “preocupaciones tradicionales de los ciudadanos”, que tienen que ver con el almacenamiento que en ficheros y bases de datos hacen algunos sectores económicos como práctica habitual de su actividad (bancos o empresas de telecomunicaciones).

 

FUENTE: www.lanzadigital.com