Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La privacidad lleva siendo una espina clavada paraFacebook durante más tiempo de lo que le gustaría a Mark Zuckerberg. En abril surgió en Estados Unidos un proyecto de ley, Social Networking Privacy Act, que aspiraba a regular la privacidad de los menores. Ahora se conoce que, en los meses subsiguientes, la red social invirtió dinero para presionar a los altos funcionarios encargados de la cuestión.

Entre abril y junio de este año, la red social presionó a las autoridades competentes del estado de California para que no llevaran a cabo la 'Social Networking Prinvacy Act'. Este texto recoge la necesidad de imponer sanciones de carácter civil en los entornos sociales que dejen a la vista el domicilio y el número de teléfono de personas menores de 18 años.

Según Mashable, las acciones de Facebook como lobby, como recogen las facturas, incluyeron gastos para una cena con el líder de la Asamblea del estado de California, del partido Demócrata. En total, la cantidad que la compañía dedicó a estos menesteres entre abril y junio asciende a 6.600 dólares. Pero más allá de la cifra destaca el gesto y la intención de beneficiarse a través de tráfico de influencias en una ley que afecta a su negocio.

En junio, la omnipresente Facebook adquirió los servicios de William González, la primera persona que contrata la red social para representar los intereses de la empresa a nivel de estado. Los 'lobbies' son una herramienta muy común en Estados Unidos que sirve para influir de manera notable en las decisiones importantes del Gobierno central y de los federales. Por ejemplo, Google gastó 7 veces más que Facebook en actividades de 'lobby' en el mismo periodo.

La política estadounidense ha adoptado este modelo, que desde hace mucho tiempo está socialmente aceptado, y los grupos de presión no son esas poderosas entidades a la sombra que dominan al país. Más sencillo que esto, casos como éste salen a la luz y sin una repercusión especial en el país.

 

FUENTE: www.elmundo.es