Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

cartagena
La importancia de la protección de datos del paciente se debate en el Santa Lucía
Es uno de los aspectos que tratarán esta tarde en el IV Curso de Derechos Sanitarios y Bioética

Sólo en el Area 2 de Salud se manejan datos de carácter sanitario y extremadamente confidenciales de unas 275.000 Tarjetas Sanitarias Individuales, información que está protegida por la Ley orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de protección de datos de carácter personal (LOPD).
La confidencialidad y la tutela de este derecho de los usuarios, que según Juan Martínez Hernández, Presidente del Comité asistencial del Area 2 de Salud, "a veces olvidamos", es uno de los aspectos que esta tarde se debatirán en el Salón de Actos del Hospital de Santa Lucía de Cartagena, dentro del marco del IV Curso de Derechos Sanitario y Bioética organizado por la Unidad de Formación Continuada del Complejo Hospitalario Universitario Santa Lucía- Santa María del Rosell y el Comité de Etica Asistencial y Servicio de Medicina Intensiva del Area 2 de Salud.
De una parte, "los centros sanitarios se encuentran con una normativa vigente cuyo último objetivo es garantizar y proteger, en lo que concierne al almacenamiento y tratamiento de los datos personales, las libertades públicas y los derechos fundamentales de las personas" pero, añade Juan Martínez, "tenemos que tener en cuenta que el marco legal en el que se desenvuelve la relación de los pacientes con los profesionales es cambiante y muy diferente al que teníamos hace unos años, debido en parte, al avance tremendo de las tecnologías y sistemas de la información que permiten el almacenamiento, tratamiento y manejo de gran cantidad de datos personales".
De esta manera, la incorporación de las nuevas tecnologías y la apertura del nuevo hospital de Santa Lucía en Cartagena , ha supuesto un incremento de la seguridad de los pacientes en este ámbito ya que, entre otros, se ha dotado a todos los ordenadores de los recintos hospitalarios de claves personales y filtros para que sólo los servicios médicos en cada caso tengan acceso al historial médico de cada paciente.
En este sentido, aquellos datos relativos al Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD) e, incluso, los datos generales de ocupación de camas o pacientes ingresados, que se envían a los servicios centrales, se realizan encriptados para que sólo un número de personas limitado, que deben introducir códigos de acceso personales, puedan proceder a su lectura.
Todos los hospitales nacionales registran por normativa ministerial el Conjunto Mínimo Básico de Datos de cada paciente atendido en cada hospital del país. En él se recogen, además de los datos demográficos habituales, el diagnóstico que ha motivado el ingreso, los factores de riesgo y complicaciones, las últimas técnicas diagnósticas practicadas y las intervenciones terapéuticas, sobretodo de tipo quirúrgico, la fecha de ingreso y de alta del paciente.
Siguiendo con esta línea de mejora, y con la incorporación de más sofisticados sistemas en materia de videovigilancia o almacenamiento de ficheros de personal, en el Area 2 de Salud se ha cumplido con la obligación formal de llevar a cabo el registro de todos los archivos que contienen información personal ante la Agencia Española de Protección de Datos.
Igualmente, se han puesto en marcha modelos de impresos de solicitud de las historias clínicas de los pacientes y se ha puesto a disposición de los usuarios impresos oficiales para ejercitar su derecho de acceso, modificación y cancelación, de la información contenida en los ficheros oficiales. Del mismo modo, los impresos oficiales de los hospitales de Santa Lucía y Rosell contienen esta información legal.
Los datos relativos a la salud de las personas gozan del máximo nivel de protección y, por este motivo, "la documentación de las historias clínicas de los pacientes sólo se entrega a los pacientes que así lo soliciten". Se hace entrega de los expedientes médicos personales a otras personas que no sean titulares, por tanto, exclusivamente, bajo petición y autorización administrativa debidamente cumplimentada.
Esta protección se eleva al grado institucional y el hospital no cede a ninguna Administración Pública, si no es para los mismos fines, ninguna información ni datos médicos de pacientes, sin una orden judicial en su defecto.
Los reglamentos de las distintas comisiones clínicas que existen en el hospital, además de las de investigación y estudios médicos, cuentan con cláusulas de confidencialidad que deben aceptar los profesionales.
Unas medidas que se encuadran dentro del marco que trata de garantizar la confidencialidad de los usuarios y pacientes en el Area 2 de Salud y entre las que se encuentran protocolos profesionales como los que ya se están aplicando para evitar que la divulgación o difusión de información no asistencial pueda vincularse o asociarse a cualquier dato de los pacientes ingresados.
PROGRAMA DEL CURSO
Dentro de las actividades de la primera jornada del IV Curso de Derecho Sanitario, que comienza a las 16.00 horas de este martes, se encuentran, a primera hora, un análisis ético del sistema de Copago sanitario realizado por Rafael Pacheco Guevara, responsable de la Unidad de Medicina Judicial y Etica Médica del Hospital General Universitario Reina Sofía, y, a las 18.00 horas, una exposición de los aspectos de especial trascendencia en la práctica clínica de la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva que realizará José Manuel Nicolás Manzanares, Presidente de la Sección 5ª de la Audiencia Provincial con sede en Cartagena .
El objetivo del curso, que reunirá ésta y la próxima semana y durante cuatro jornadas, a más de 150 profesionales relacionados el ámbito de la ética Asistencial, es introducir a los profesionales sanitarios y no sanitarios, así como a los alumnos de ciencias socio-jurídico-sanitarias, formación sobre aspectos bioéticos y de derecho sanitario para su aplicación en la práctica clínica.
Participan expertos de distintos hospitales de la región de Murcia además de catedráticos de la Universidad de Murcia y otros especialistas. Para la clausura, y para comentar las novedades jurisprudenciales que se han producido en este ámbito, el Hospital de Santa Lucía contará con Juan Martínez Moya, Presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Región.