Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Protección de datos
Blindan las historias clínicas para proteger los datos de los pacientes
El IV Curso de Derecho Sanitario reúne en el hospital de Santa Lucía a 150 sanitarios y expertos en ética asistencial


La apertura del hospital de Santa Lucía no sólo ha supuesto un avance en la cartera de servicios médicos del Área II de Salud. Además, el complejo sanitario ha incorporado nuevas tecnologías para blindar las historias clínicas de los pacientes utilizando archivos encriptados que sólo pueden manejar un número limitado de personas con un código de acceso personal.

Esta mejora se ha ampliado también al Rosell, de forma que todos los ordenadores de los recintos hospitalarios «disponen de claves y filtros para que sólo los servicios médicos tengan acceso al historial de cada enfermo», señaló ayer en un comunicado la Gerencia del Área II.

Este sistema se utiliza no sólo para el Conjunto Mínimo Básico de Datos (CMBD) de cada paciente, que se registran en todos los hospitales del país por orden ministerial, sino que también afecta a información más general que se envía a los servicios centrales del centro, la ocupación de camas o el número de enfermos ingresados.

La importancia de la protección de datos del paciente centró ayer el IV Curso de Derecho Sanitario y Bioética organizado por la unidad de formación continuada del complejo sanitario Santa Lucía-Rosell, el comité de ética asistencial y el servicio de Medicina Interna. En este curso, que se inició ayer y que se prolongará durante la próxima semana, participan 150 profesionales relacionados con el ámbito de la Ética Asistencial.

Sólo en el Área II de Salud se manejan datos de carácter sanitario y extremadamente confidencial de unas 275.000 tarjetas sanitarias individuales. Esta información está protegida por la Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal.

El presidente del comité asistencial del Área II, Juan Martínez, destacó la importancia de la confidencialidad y la tutela de este derecho de los usuarios e insistió en que el marco legal «es cambiante debido, en gran parte, al avance de las tecnologías».