Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La Cámara de Cuentas de Andalucía ha apuntado que el nivel de seguridad del Sistema de Información de Recursos Humanos de la Junta de Andalucía (Sirhus) "no cumple con lo previsto en el Real Decreto por el que se aprueba el reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica de protección de datos de carácter personal.

Según indica la Cámara de Cuentas de Andalucía en su informe de 'Fiscalización sobre la gestión de los recursos humanos de la Junta de Andalucía: especial referencia al Sistema Sirhus', la política de seguridad de la Consejería de Hacienda y Administración Pública "debe mejorarse para solventar, entre otras, una serie de incidencias", toda vez que "no se ha producido un análisis de los riesgos por amenazas y vulnerabilidades en cuanto a la seguridad de los sistemas de información de la Consejería; y el documento de seguridad, previsto en la normativa sobre protección de datos, no está actualizado ni revisado desde su implantación en marzo de 2003".

Asimismo, en dicho informe, consultado por Europa Press, la Cámara de Cuentas apunta que "los controles periódicos sobre el cumplimiento de este documento de seguridad no se han ejecutado" y advierte de que el plan de contingencias de la Dirección General de la Función Pública "no se ha revisado ni actualizado semestralmente como prevé el propio documento de seguridad".

De esta forma, considera que el nivel de seguridad del sistema de información Sirhus "no cumple con lo previsto en el Real Decreto por el que se aprueba el reglamento de desarrollo de la Ley Orgánica de protección de datos de carácter personal".

En el informe se apunta que los controles sobre el proceso de datos del Sirhus, consistentes en validaciones informáticas y  procedimientos automáticos, "no se documentan de forma clara y comprensible, por lo que no se pueden realizar pruebas sobre su cumplimiento", tras lo que el ente fiscalizador recuerda que "la documentación de un procedimiento de control debe ser entendible por personal que no haya participado en su elaboración, para que se garantice su comprensión para una posible revisión o actualización y además esta documentación debe permitir identificar en qué consiste cada control y los efectos que tiene".

El Sistema de Información de Recursos Humanos de la Junta de Andalucía (Sirhus), implantado en 1999, de la Consejería de Gobernación y Justicia integra a todo el personal de la Administración andaluza excepto el personal docente no universitario de la Consejería de Educación ni el personal estatutario del Servicio Andaluz de Salud, los cuales están controlados por sus propios sistemas de información. Tampoco se incluye el personal del sector público empresarial de la Junta de Andalucía.

Estos grupos de personal representan el 75,8 por ciento de los 244.624 empleados públicos al 31 de diciembre de 2009. Por tanto, el ámbito de aplicación del Sirhus abarca el 24,2 por ciento de los empleados públicos.

La dirección y administración del Sirhus es actualmente competencia de la Consejería de Hacienda y Administración Pública, que asume estas competencias a través de la Dirección General de Tecnologías para Hacienda y la Administración Electrónica.

En su informe, la Cámara de Cuentas de Andalucía lamenta que el alcance del trabajo "se ha visto limitado al no entregarse evidencia relativa al funcionamiento de dos procedimientos, esto es, 'Administración de sistemas' y 'Gestión de auditorías y seguridad', lo que ha impedido evaluar los procesos sobre la vigilancia y monitorización de los servicios y las emergencias, la resolución de incidencias, así como los controles sobre el proceso de datos".

Entre las conclusiones del informe, la Cámara de Cuentas recomienda que la Junta "desarrolle los procedimientos de selección de personal necesarios para completar la relación de puestos de trabajo, pues la contratación externa puede tener un coste superior al de los créditos presupuestarios necesarios", toda vez que el ente fiscalizador ha apuntado que la Dirección General de la Función Pública, "con una relación de puestos de trabajo cubierta en un 60 por ciento, tiene que recurrir a la contratación de personal externo para llevar a cabo alguna de sus competencias, como el proceso de desarrollo, mantenimiento y soporte del Sirhus". Agrega que esta insuficiencia de medios propios "se produce principalmente por la falta de dotación presupuestaria de plazas en los servicios encargados de la gestión de este sistema de información".

Asimismo, la Cámara de Cuentas considera que "debe concluirse la implantación del Sirhus, aprovechándola para elaborar manuales de usuario actualizados y guías de fiscalización para el uso de los interventores", ya que la Intervención General de la Junta de Andalucía, "no puede ejecutar los procedimientos relativos al control posterior de la nómina y el control financiero de la misma, debido a que no se ha completado la implantación de los módulos de Sirhus correspondientes".

PLAN ESPECÍFICO PROPIO PARA EL SIRHUS

El ente fiscalizador agrega que "las posibilidades de valorar la eficacia y eficiencia en la gestión del personal a través del Sirhus se ciñen a su inclusión en algunas de las actuaciones estratégicas de la Junta de Andalucía o bien a su consideración en los programas presupuestarios, pues en ninguno de los dos es posible evaluarlo".

La Cámara de Cuentas de Andalucía considera que dentro del 'Plan Estratégico de Sistemas y Tecnologías de la Información y Comunicación' de la Consejería de Hacienda y Administración Pública o bien mediante una actuación estratégica propia, "debería elaborarse un plan específico y propio del sistema Sirhus que incluyera cuestiones tales como planificación de la incorporación de los subsistemas de Sirhus pendientes de implantar, consideraciones sobre los grupos de personal no incluidos en Sirhus en cuanto a la consolidación de la información, necesidades inversoras relacionadas, gestión de los recursos humanos propios y ajenos, integración con el sistema Júpiter y seguimiento de las actuaciones estratégicas".

En su informe, la Cámara de Cuentas recuerda que los recursos humanos "constituyen una de las principales áreas de gestión del presupuesto de la comunidad autónoma" y ha precisado que en el presupuesto consolidado del ejercicio 2009 "se han reconocido obligaciones por gasto de personal por importe de 10.630,72 millones de euros, cifra que supone el 30,8 por ciento del total de obligaciones reconocidas, similar al de últimos ejercicios".

FUENTE: www.europapress.es