Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La gestión de la imagen corporativa en las redes sociales no está exenta de responsabilidades, por lo que la Cámara de Comercio de Madrid ha abordado hoy el alcance de esta responsabilidad en un seminario bajo el título de “Aspectos legales que un community manager debe conocer”, que ha dirigido el bufete Códigolegal Abogados.

“La vigilancia de la reputación online es un problema para casi todos”, afirmó Luis Cisneros, porque el desarrollo de la sociedad de la información ha derivado en mundo virtual de más de 63.000 millones de páginas web (según estimaciones que alcanzan a 2008) y del aumento de las interrelaciones entre empresas y usuarios a través de las redes sociales y gracias al desarrollo del lenguaje 2.0.

Cisneros señaló que los principales retos a los que se enfrenta la comunicación del futuro de las empresas con sus clientes objetivo es la “creación de contenidos multimedia y la elaboración de contenidos propios para atraer su atención”. Y aquí es donde entra en juego el cometido del community manager, como el responsable en la empresa de gestionar, construir y moderar comunidades en torno a una marca en Internet.

Los expertos de Códigolegal Abogados sostienen que no es necesario que el community manager tenga competencias de tipo jurídico en su labor, pero, como puntualizó Ana Caballero, “sí es importante que tenga presentes las áreas de repercusión legal de su actividad”. Esta jurista detalló los principales aspectos que debe vigilar el community manager en torno a cinco grandes tareas que generalmente se exigen a este profesional:

¿Cómo mostrar contenidos en la plataforma? El community manager debe asegurarse de que la plataforma tiene un aviso legal que deje claro que la empresa no se hará responsable de las opiniones e informaciones vertidas por los usuarios. Este profesional no tiene la obligación de monitorizar o controlar con carácter previo los comentarios o contenidos alojados por los usuarios en la plataforma, excepto que conozca efectivamente que dichos contenidos vulneran algún derecho fundamental, porque –salvo las excepciones legales de la parodia, la cita o las noticias de actualidad– los responsables son los titulares legítimos de dichos contenidos.

¿Qué medidas debo adoptar con respecto a los contenidos? Para los contenidos propios, deberá establecer las condiciones de licencia de uso, teniendo en cuenta también el tipo de licencia que se da al usuario para su reutilización. Para el uso de contenidos ajenos, y salvo para las excepciones que señala la ley deberá estudiar ante las condiciones de licencia de uso de la plataforma 2.0 y, en caso de duda, solicitar autorización.

¿Cómo puedo realizar campañas en nuestra web? El community manager debe asegurarse de la legalización de la base de datos que maneja la empresa y tener en cuenta que la dirección de e-mail se considera un dato de carácter personal (artículo 3.1 de la Ley Orgánica de Protección de Datos)

¿Cómo puedo realizar sorteos y concursos? “Un alto número de usuarios participan con frecuencia en sorteos y promociones organizados en redes sociales”, señaló Ana Caballero, lo que ha determinado a muchas plataformas a establecer condiciones estrictas al respecto. Por ejemplo, Facebook prohíbe terminantemente la realización de promociones en el muro de la página de fans y obliga a que se realicen a través de aplicaciones específicas con este fin. Además, y entre otras condiciones, Facebook prohíbe notificar a los ganadores de una promoción a través de la página de fans.

¿Cómo usar las aplicaciones de redes sociales? “Generalmente los desarrolladores de una API (siglas en inglés para interfase de programación de aplicaciones) libre tienen la intención de hacerse con los datos de todos los que usan sus aplicaciones, y por eso existe la necesidad de autorización expresa para poder ceder los datos”, explicó Luis Cisneros. Ejemplos de plataformas API abiertas son Facebook, Linkedin, Twitter u Orkut. Los principales problemas en torno a la utilización de las aplicaciones que se alojan en sus servidores son la titularidad de dichas aplicaciones, la cesión de datos de los usuarios, el rescate de estos datos, la falta de medidas de seguridad y que no están claros el fuero y la legislación aplicable.

 

FUENTE: www.noticiasdemadrid.es