Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Recurren a seguridad privada para limitar el aparcamiento en la playa de Capellans en Muro

 

El Ajuntament de Muro ha contratado a vigilantes de seguridad privada para hacer frente a los problemas de aparcamiento que se producen cada verano en ses Casetes des Capellans, un núcleo de la Platja de Muro que se masifica por la confluencia de residentes, veraneantes, turistas y clientes de los diversos restaurantes situados a pie de playa.

Desde mediados de junio, y especialmente los fines de semana, los guardias hacen turnos para vigilar el acceso a la playa de Capellans y evitar que los vehículos estacionen en las calles de la urbanización, que fueron delimitadas como Acire en noviembre de 2015 por este motivo.

Una vez que se han llenado las 80 plazas que dispone el aparcamiento público del interior de Capellans, más otra treintena de plazas en los laterales de la calle de acceso, los vigilantes cierran el paso con una valla y solo permiten entrar a los titulares de las casitas de la urbanización, que llevan distintivo. Los guardias invitan a los conductores a aparcar en otro aparcamiento público y gratuito situado a pocos metros, junto a la biblioteca de la Platja de Muro.

La medida ha despertado opiniones a favor y en contra entre los restaurantes de la playa, cuyos clientes no pueden aparcar en el aparcamiento situado a escasos metros de la playa salvo que lleguen con mucha antelación, pues hacia las 11 de la mañana ya está lleno, especialmente los fines de semana. «Hemos perdido clientela por no poder venir en coche con una persona minusválida o a recoger una paella, y a veces no les han dejado pasar sin estar el párking lleno», señalan desde uno de los restaurantes. Sin embargo, hay un espacio reservado para vehículos de discapacitados y los guardias aseguran que van dejando entrar nuevos coches a medida que otros abandonan el recinto.

Otros restaurantes y sobre todo los residentes de las casitas están a favor de la medida. «En Palma, a nadie se le ocurre entrar y aparcar en un Acire, y aquí sí, estando de vacaciones o de día libre que se supone que vienen a comer sin prisas; si no se actuara, aparcarían en la misma orilla del mar», apunta el empleado de otro chiringuito de Capellans.

Un grupo de vecinos aplaudía este fin de semana la iniciativa. «Los otros veranos, al no haber guardias, no solo se aparcaba de cualquier manera sin respetar ni la entrada a las casas, sino que como todo el día había coches dando vueltas sobre las calles y aparcamiento de arena, levantaban mucho polvo y no había quien estuviera en las terrazas».

La entrada al párking gratuito de Capellans está abierta hasta las 10.30 de la mañana aproximadamente. Cuando no se respeta la zona Acire, interviene la Policía Local de Muro con multas de hasta 300 euros.

 

TTCS Seguridad Privada Muro

 

#seguridadprivada #vigilantesdeseguridad #vigilantes #zonasvigiladas #zonasseguras #seguridadciudadana

Fuente: ultimahora