Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

  • Las diversas manifestaciones convocadas en la tarde de ayer para celebrar el Día de la Mujer reunieron a más de 20.000 de personas siendo las más concurridas las de Palma e Ibiza. En la capital balear, la manifestación empezó en la Plaza España y terminó en Sa Feixina, donde tuvo lugar la lectura de varios manifiestos, entre ellos el del Moviment Feminista de Mallorca (MFM), uno de los organizadores del acto. En la cabeza de los manifestantes se pudo leer una pancarta con el lema Somos la mitad. Sin las mujeres se para el mundo. 

    TTCS apoyo a la mujer

     

    También se pudieron ver carteles con diferentes mensajes como no somos histéricas, somos históricas o ni una +, ni una -. Cuando la manifestación pasó delante de los juzgados de Vía Alemania, se pudieron escuchar lemas com tranquila hermana, aquí está tu manada y no son muertas son asesinadas.

    También se repartieron folletos con frases para ser entonadas durante el acto como hoy me he decidido: derrocaré el patriarcado y banderas reivindicando el colectivo LGTBI. Al acto acudieron la presidenta del Govern, Francina Armengol.También se dejó ver Jaume Font, del PI y Josep Lluís Bauzá, de Ciudadanos. Sin embargo, ninguno de los representantes del PP acudieron al acto porque según ellos, el manifiesto del MFM está «instrumentalizado políticamente» y es «de izquierdas radical». Cabe recordar que ningún cargo público del Govern tenía agenda pública este viernes con el compromiso de dar apoyo a todas las reivindicaciones que propone el movimiento por la igualdad.

    En Ibiza, unas 3.000 personas participaron en la manifestación. La jornada arrancó con la presencia de piquetes informativos en zonas como el Mercado Nuevo o el Aeropuerto, aunque el seguimiento del paro fue escaso en el sector del comercio local. En Formentera, unas 300 personas participaron a mediodía en la concentración convocada en Sant Francesc.

    En la protesta de Ibiza, los participantes -en su mayoría mujeres- denunciaron en su manifiesto que Baleares es una de las comunidades con la tasa más alta de víctimas de violencia machista y hay escasos recursos para su atención.

    Entre otras cosas, criticaron que en Ibiza existe una «situación sin precedentes» por la falta de efectivos para la protección y seguimiento de los casos de violencia de género y la falta de instalaciones adecuadas a causa del incendio que arrasó el edificio que albergaba el Juzgado de Violencia sobre la Mujer. También lamentaron que la Oficina de la Mujer en Ibiza tenía a finales de 2018 una lista de espera de 44 mujeres víctimas de malos tratos a la espera de una cita con el área de psicología.

    La Comisión Feminista 8 de Marzo exigió además que se consideren las violencias machistas como una «cuestión que atañe a toda la sociedad y se tengan en cuenta sus distintas causas y dimensiones». También exigieron que el aborto esté fuera del Código Penal. Asimismo, denunciaron que el salario medio de las mujeres en Baleares es de 16.490 euros anuales, un 20,9 por ciento menos que los hombres, según un estudio realizado por Hacienda.

    En la protesta se habló de la «preocupante» situación de las trabajadoras de la limpieza, las empleadas domésticas y las camareras de pisos, destacando que el colectivo de las Kellys de Ibiza lleva una larga lucha para reivindicar una jubilación a los 60, el reconocimiento de sus enfermedades como patologías laborales y la sobremedicación a causa de la carga de trabajo.

    TTCS apoyo a la mujer

    Fuente: ElmundoUltimahora

     

  • ¿Cumplen las empresas de seguridad privada con los pliegos y convenios de trabajo?

    UGT está elaborando un estudio específico para analizar de forma pormenorizada si las empresas de seguridad están cumpliendo con los pliegos de los contratos adjudicados por las instituciones públicas, así como si están ejecutando todos los puntos del convenio colectivo del sector. El secretario de la Federación de Servicios de Movilidad y Consumo (FeSMC) de UGT de Melilla, José Luis Faus, aseguró que este proyecto se está desarrollando ya en Melilla, y que luego esos datos se pasarán a nivel nacional para hacer una comparativa entre las autonomías.

    Faus indicó que el objetivo es observar de cerca a estas empresas que no siempre ni en todos los casos se han portado de forma correcta con los vigilantes de seguridad, bien porque se saltaban los acuerdos de los convenios o porque no se cumplían todos los puntos del pliego que firmaban.

    En Melilla “hay dudas” de que todas las empresas cumplan con todos estos requisitos. Pero será más adelante,cuando se concrete ese análisis en un documento, cuando se pueda hablar de forma particular sobre las problemáticas de Melilla en este sector. Faus explicó que se van a estudiar tanto las empresas que trabajan para la Administración local, como para la central, en relación a todos los ministerios, como el Defensa o Sanidad.

    El secretario del sector servicios de UGT remarcó que saben que hay empresas que cumplen a raja tabla con el pliego de condiciones, pero, en cambio, no aplican todos los puntos del convenio nacional de seguridad privada.

    En otras ocasiones, es al contrario, sí se cumple con el convenio pero no se ponen en marcha todas las mejoras que se dijeron que se iban a hacer para ganar el concurso y que precisamente hizo que la Administración le adjudicara a dicha empresa el contrato.

    En Melilla hubo problemas con una de las empresas contratadas por el Ministerio de Defensa, Marsegur. Faus aseguró que, afortunadamente, ésta se fue y desapareció, no sólo por el bien de los trabajadores de este sector en la ciudad, sino en todo el país porque fue la ganadora de un contrato para vigilar los acuartelamientos de Defensa. Esta empresa implantó su propio convenio privado para los trabajadores reduciendo el salario que recibían, saltándose el convenio laboral nacional y sin respetar las condiciones de trabajo de los empleados. Asimismo, llegó a pagar tarde las nóminas y a reducir los complementos. Desde que se marchó, el sindicato no ha vuelto a tener quejas de los trabajadores que están destinados en estos espacios para su vigilancia y seguridad.

    En el buen camino

    No obstante, sí que hay un tema que está pendiente de mejoras y son los profesionales que están en el Centro de Estancia Temporal del Inmigrantes.

    Faus explicó que han mantenido en este 2018 reuniones con la Secretaría de Estado de Trabajo y también con la Delegación del Gobierno de Melilla para aportar soluciones a los problemas que tienen estos vigilantes en el desarrollo de su trabajo en el centro y mejorar sus condiciones. Subrayó que “estamos en el buen camino” y hay “voluntad muy positiva por parte de la Administración” para llegar a un buen puerto en este asunto lo más pronto posible.

    Por otro lado, UGT dentro de su campaña ‘A mí quién me protege’ viene denunciado desde el ámbito nacional la escalada de agresiones sufridas por vigilantes de seguridad durante el desempeño de sus funciones.

    Resulta lamentablemente habitual observar como vigilantes de seguridad, prioritariamente en lugares denominados de pública concurrencia, son agredidos con total impunidad, sin que empresas, usuarios de seguridad y el propio Ejecutivo, tomen ningún tipo de decisión ante las constantes reuniones y peticiones al respecto realizadas desde UGT”, indicó.

    Mejorar a través de un reglamento y en forma global las medidas de protección para este tipo de colectivos en lugares de pública concurrencia, así como reforzar la colaboración entre la seguridad pública y privada son “elementos para poner en marcha sin más dilación, más allá de esconderse en el ámbito competencial o seguir dando calladas por respuesta”, remarcó el sindicato.

    TTCS - convenio seguridad privada

     

    Fuente: Elfarodemelilla