Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Ante la ola de delitos, las amenazas de los pasajeros, el caos de tránsito y hasta accidentes montados, trabajar en la calle es una actividad de riesgo, por eso los tacheros recurren a una nueva modalidad: filmar todo lo que ocurre.

 

La calle está difícil. Un frase que se ha hecho común entre quienes “la patean”. Entre ellos, aunque lo hagan en sus autos, están los taxistas, que recurren a una nueva modalidad para hacerle frente: cámaras de seguridad.

Ante la ola de delitos, las amenazas de los pasajeros, el caos de tránsito y hasta accidentes montados, ser chofer es una actividad de riesgo, por eso, entre los más de 3.000 tacheros que circulan por la Ciudad, muchos optan por filmar todo lo que ocurre.

Víctimas de robos y también de caranchos, los conductores utilizan las grabaciones como prueba y respaldo legal en caso de injurias. Si bien es una iniciativa individual, los radiotaxis están incentivando a los móviles a instalar las cámaras que también respalda a las firmas.

"Es una cámara anticarancho. La instalé teniendo en cuenta la inseguridad y el tránsito complicado. Hay que tener mucho cuidado en la calle, nadie controla nada", aseguró a Clarín un taxista que afirmó que la gente cruza por "cualquier parte", al igual que las motos.

Otro reveló al Perfil que compró el dispositivo online, tras un asalto que sufrió el 25 de diciembre, cuando trataron de llevarlo a una villa: "Estuve dos meses sin el auto, cuando lo recuperé lo primero que hice fue instalar la cámara. Me costó unos dos mil pesos. Son prevenciones que tomo para no tener problemas".

Sin embargo, hay quienes consideran la iniciativa inviable. "Es imposible colocarlas en los 36 mil taxis de la Ciudad, quién se va a hacer cargo de monitorearlas. No van a servir para nada", lanzó Alberto Rodríguez, titular de la Asociación de Taxistas de la Capital (ATC).

De la vereda opuesta, el CEO de Taxi Premium Martin Glücksmann las valoró positivamente al recordar el caso del taxista que violó a la joven y que continúa prófugo: "Es necesario incluirlas porque fomenta el uso de la tecnología para brindar mayor seguridad e información relativa al servicio y para disminuir los asaltos a los choferes". "Por el momento están probándolo sólo diez unidades de la flota porque son caras e importadas", explicó.

Por último, el secretario general del Sindicato de Conductores de Taxis, Juan Carlos Berón, planteó en diálogo con Clarín que "hay unas cincuenta unidades con cámaras en su interior, que filman al pasajero, pero fue idea de los taxistas, no hay una ordenanza que lo estipule. Hace un año propusimos la instalación, pero todavía no tuvimos respuesta. Tiene que salir por ordenanza, de lo contrario los dueños no las instalan”, advirtió.

 

Fuente: larazon