Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Ver oferta

Permite la eliminación o bloqueo de algunas informaciones

El Parlamento Europeo aprueba una normativa para proteger la ‘imagen digital’ de los médicos

AEPD logo ttcs

El Parlamento Europeo aprueba una normativa para proteger la ‘imagen digital’ de los médicos

El Parlamento Europeo ha aprobado el Reglamento General de Protección de Datos, que servirá para actualizar la normativa europea existente respecto a la imagen del médico en Internet, que a veces puede verse dañada por antiguas publicaciones que afectan de manera directa a su reputación y suponen una carga de desprestigio.

La llegada de la “era Internet” provocó que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea tuviera que adaptar algunas de sus normativas; en este caso, el Reglamento General de Protección de Datos, que databa de 1995. Hasta el momento era frecuente que los facultativos sufrieran la llamada “pena de banquillo”, en la que se ven sometidos a un juicio en el que, ganen o no, salen perdiendo puesto que se pone en duda su labor y su trayectoria queda en entredicho a pesar de salir absueltos en los juzgados. Ahora, con esta actualización, puede pedirse la eliminación o el bloqueo de algunas informaciones que por el paso del tiempo pierden interés.

El socio-director del Área de Nuevas Tecnologías de De Lorenzo Abogados, Ricardo De Lorenzo Aparici, señala que el punto de inflexión del “derecho al olvido” fue en 2014. Entonces, el abogado español Mario Costeja denunció al buscador Google por publicar información desfasada sobre él, que remitía a dos páginas del diario La Vanguardia del año 1998, en las que aparecía la información de un anuncio de una subasta de inmuebles por deudas a la Seguridad Social, que el demandante había resuelto hace años.

En este punto, la pretensión de Costeja pasaba por tratar de que esta información no apareciera más en los motores de búsqueda, pero el buscador seguía tratando información que no era adecuada ni pertinente sobre su persona, según el abogado. En ese momento arrancó una batalla legal, que derivó en el pronunciamiento de la justicia europea contra Google, confirmando así la resolución previa de la Agencia Española de Protección de Datos, que ya le había dado la razón.

Ricardo De Lorenzo Aparici reconoce que hasta ese momento este procedimiento estaba “muy verde”.

Además, “está habiendo una divergencia de criterios por parte de los tribunales que dificultan estos trámites”, incide.

Sin embargo, en abril el Parlamento Europeo aprobó el Reglamento General de Protección de Datos, que servirá para actualizar la normativa europea existente, y que clarifica situaciones como la de Costeja....LEER NOTICIA COMPLETA.