Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Las remesadoras desean mejorar su imagen ante las autoridades. Por este motivo, la Asociación Nacional de Agencias de Envíos de Dinero (Anaed) ha propuesto a sus socios la constitución de un registro donde aparezcan identificados los locutorios que incumplen la normativa sobre prevención de lavado de dinero.

La iniciativa cuenta con el beneplácito verbal de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac), el organismo público que agrupa a los expertos en esta materia del Banco de España, el Ministerio de Economía, la Guardia Civil y la Policía Nacional.

La patronal de las remesadoras -a la que están adscritas 30 firmas entre las que figuran Telefónica, Money Gram, Angelo Costa (superagente de Western Union), Ría o Small World- ha remitido a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) un escrito consultándose en qué medida y bajo qué condiciones puede constituirse un registro de esta naturaleza.

La nueva ley sobre prevención del blanqueo de fondos (10/2010) señala en su artículo 33 que "los sujetos obligados podrán intercambiar información (...) con la única finalidad de prevenir operaciones relacionadas con el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo (...)". Así, las remesadoras que formen parte de Anaed "podrán consultar la información contenida en los ficheros que fueren creados, de acuerdo con lo previsto en la normativa vigente en materia de protección de datos (...) con la finalidad de prevención del fraude en el sistema financiero".

Modelo de negocio


En España hay 61 remesadoras registradas. El modelo de distribución de estas compañías se asemeja más al de las aseguradoras que al de los bancos puesto que, si bien pueden tener locales propios, las entidades suelen recurrir a agentes para ofrecer sus servicios de envíos de dinero. Estos agentes suelen ser bancos, cajas, Correos, cadenas de distribución y, sobre todo, locutorios.

De hecho, uno de los problemas con el que se topan las remesadoras son los impagos que generan los locutorios que quiebran. Para acotar el riesgo, Anaed creó hace años un registro de agentes morosos. Sin embargo, su eficacia es restringida puesto que si el propietario del locutorio en cuestión se opone judicialmente a la reclamación del importe adeudado, su nombre debe desaparecer de este fichero.

En contraste, la lista negra de locutorios que incumplen la ley de prevención de blanqueo sería ágil. Fuentes oficiales de Anaed afirman que con su creación "lanzamos un mensaje inequívoco de concienciación en la lucha contra el blanqueo de capitales".

Las remesadoras están obligadas a alertar de aquellas operaciones donde un mismo remitente envíe o un receptor ingrese 3.000 euros acumulados en un plazo de un mes.

 

FUENTE: www.cincodias.com