Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Analizamos con expertos cómo borrar datos personales, web o retirar perfiles, fotos y videos de redes sociales... ¿es posible desaparecer de la mayor red mundial de datos?

En este mismo instante, no parpadee, en tan solo un segundo, lo sepa o no... están volando 247 millones de emails por el cielo digital del mayor laberinto conocido por la Humanidad, Internet. Así lo calculaban distintas fuentes como la revista Royal Pingdom a finales de 2009.

Suena exagerado pero las cifras no suelen recitar poesía. Basta poner "Santiago de Compostela" en la ventana del buscador Google para descubrir en 0,071 segundos que enseña 14,7 millones de referencias, y quizá su nombre figure en alguna, o una foto suya (lo sepa o no).

No es preciso navegar, mandar un correo electrónico o usar Facebook para estar entre ese mar de información esparcido por millones de páginas, es suficiente con tener dni, cuenta de correo o pagar con tarjeta, el peligro brota cuando en la red hay datos personales sin previo permiso o cuando alguien desea cancelar su perfil o una página web y... no sabe o no puede hacerlo.

Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internautas (AI), alude primero a las redes sociales, el gran bum actual, tanto que Time ha elegido Hombre del Año al creador de Facebook, cuya biografía llevada al cine se perfila como gran favorita para los Oscar 2011.

"Facebook, al igual que la mayoría de Redes Sociales, tiene su propia política de Protección de Datos, y explica cómo ejercer el llamado

derecho de cancelación. Si no conseguimos respuesta directa del responsable, entonces, en España, puede ayudarnos la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y en algún caso especialmente grave, podremos acudir a las autoridades policiales, por ejemplo, en caso de imágenes vejatorias".

Desde la AEPD, previa consulta de EL CORREO GALLEGO, Carlos Casas Martín, del área de Comunicación, asegura que crece el número de internautas que llegan a dicho organismo "reclamando su derecho al olvido en Internet, sobre todo para evitar que sus datos personales aparezcan en los índices o en los resultados del rastreo de los motores de búsquedas, y también contactan con nosotros para evitar la publicación y difusión de datos personales, principalmente fotos o videos, en redes sociales y portales de vídeo como YouTube".

Ley en mano, ningún ciudadano español, que ni goce de la condición de personaje público "ni sea objeto de hecho noticiable de relevancia pública", debe resignarse a que su información personal circule libre por Internet, "sin poder reaccionar ni corregir esa inclusión".

Salir de Internet es el gráfico nombre de un despacho de Madrid especializado en suprimir de la red de redes información no desead.

"Si se aplica la legislación española, es posible desaparecer en todo caso donde se vulneren derechos legítimos de modo grave. Es cierto que en ocasiones esa voluntad de desaparecer puede enfrentarse a otros derechos. Un ejemplo específico son las apariciones en prensa digital pero hay que contemplar que las mismas se restringen a supuestos muy específicos que, a nuestro juicio, cabe limitar en el tiempo", asegura Miguel Cobacho.

Mientras unos piden salir, otros desean localizar nombres, fotos o informaciones concretas usando motores de búsqueda, nombre de los robots empleados por Google, Yahoo y otros buscadores que con esa herramienta revisan infinidad de webs a cada segundo.

"Esos motores, además de generar una multiplicación sin límites de la información, la dotan de un carácter cuasi eterno que puede alterar la línea del tiempo", apuntan desde la AEPD.

El derecho al olvido digital puede chocar también limitaciones ligadas a los cauces institucionales.

"Por ejemplo, ante casos donde la página que aloja la información posea un amparo legal, como los boletines oficiales, o entre en conflicto con otro derecho fundamental, como la libertad de expresión. En estos supuestos la AEPD recomienda a los responsables de esas páginas que contengan información personal que adopten medidas para evitar la indexación de los datos del interesado e impedir así, que puedan ser captados por los motores de búsqueda en Internet".

Al decir indexación, se alude al proceso que siguen empresas como Google una vez que algo se publica en una página web, paso previo a que su buscador copie tales datos y los ponga encaché (archivo online) con una página réplica que pervive aunque se borre la fuente original, de modo, que si este diario borra un artículo de su edición digital éste podrá consultarse en la cachéde Google, e igual sucede si el BOE publica unos datos durante una semana, y luego los retira; en uno y otro caso, la desaparición sirve de poco si no la secunda Google (y/o otras webs que beban de ahí), ya que el contenido seguirá al alcance de millones de miradas desde la caché.

Toda empresa que hace páginas web puede borrar un site que esté online pero los archivos replicantes hacen que quede rastro.

Héctor Martín, estudiante de Informática y hacker ganador del concurso convocado por una empresa norteamericana para liberar Kinect, dispositivo de Microsoft para jugar sin mando a la consola Xbox360, cree que de este laberinto no se sale.

"Todo lo que se hace público en Internet es público para siempre. Una vez que la información está ahí fuera es imposible eliminarla. Hay que tener cuidado con las redes sociales, porque muchas veces sus términos, condiciones y políticas de privacidad les permiten hacer públicos tus datos en cualquier momento. Lo mejor es no colgar nada en Internet, nada que no quieras que sea público de por vida". Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. www.agpd.es internautas.org aui.es salirdeinternet.es

Medidas en Alemania, Francia y UE Alemania ha aprobado un proyecto de ley para la protección de datos y limitar el acceso de los empleadores a las informaciones que trabajadores y demandantes laborales ponen en las redes sociales. Francia, hizo en mayo una consulta pública entre ciudadanos y empresas tecnológicas. "Y en junio, la Comisión Europea anunció que revisará la legislación de la UE sobre protección de datos para dar al internauta un 'control efectivo' sobre sus datos personales y reflexionar sobre el 'derecho al olvido' en el mundo virtual", señalan desde la AEPD.

 

FUENTE: www.elcorreogallego.es