Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La sala de lo contencioso administrativo de la Audiencia Nacional acogió ayer la primera parte de una batalla entre el derecho a la libertad y los derechos a la intimidad y al honor. Por un lado, la Agencia Española de Protección de Datos ha presentado una batería de resoluciones. En ellas, da cuenta de como cinco personas reclaman –de un total de 100– que se retire de Google información donde aparecen datos suyos personales y que los han marcado de forma negativa en los últimos años. Por otra parte, Google negó cualquier responsabilidad en los contenidos indexados (enlazados) y rechazó retirar información. El buscador explicó que dar el brazo a torcer supondría una "fórmula de censura". 

Las resoluciones de la Agencia Española de Protección de Datos señalan a distintas publicaciones "on line", incluidos artículos de prensa o referencias a informaciones de boletines oficiales, algunas de los cuales pueden estar relacionadas con la seguridad de las personas, como en casos de maltrato en los que se pueda localizar a alguien a través de Internet. 

Durante la vista, el letrado que representa a Google recordó que los buscadores son un "nexo con la información, que por ley no tienen ninguna responsabilidad de los contenidos en nuestro país", por lo que aseguró que las demandas de estas personas "tienen que ir dirigidas a los editores que han publicado estos datos". 

La compañía admitió que podría retirar los datos tal como solicitan los demandantes pero supondría "vulnerar los derechos de información". "Pedir a los buscadores que se retire la información de forma arbitraria es algo muy peligroso porque los buscadores son una parte fundamental de la sociedad de la información y se estaría atacando a la libertad de expresión", dijo el abogado. 

El Abogado del Estado, de la Agencia de Protección de Datos y los de los particulares consideran que Google, debido a su importancia como buscador, "sí tiene responsabilidad".

Por último, una tercera cuestión en este asunto es el principio de territorialidad. GoogleInc, afincada en Estados Unidos, gestiona el servicio de tratamiento de datos. Por lo tanto, ¿fructificará una demanda presentada desde España o debería esta incoarse en Norteamérica?

 

FUENTE: www.farodevigo.es