Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

 

Roban un estanco de Gijón utilizando dos coches para destrozar la entrada

 

 

 

Ni el hecho de saberse descubiertos ni tampoco que saltase la alarma de seguridad del establecimiento les amilanó a la hora de cometer su golpe. Una banda de aluniceros perpetró ayer un espectacular robo en un estanco de la avenida de Gaspar García Laviana, en Pumarín.

Ocurrió hacia las tres de la madrugada del domingo. Los tres ladrones -jóvenes que ocultaban sus rostros con pasamontañas- llegaron a bordo de dos turismos, robados previamente. Uno de ellos, de color amarillo, lo empotraron contra la entrada y el escaparate. Destrozaron la luna frontal y consiguieron así franquear el acceso al interior del estanco.

Mientras dos de los delincuentes saqueaban el negocio y sacaban decenas de cartones de tabaco en grandes bolsas, el tercer ladrón hacía labores de vigilancia en la calle. Para entonces, varios vecinos contemplaban atónitos la escena desde sus ventanas al despertarse por el tremendo estruendo provocado por el alunizaje. Increparon a los delincuentes, pero ellos, lejos de arredrarse, comenzaron a golpear el capó del coche con una barra metálica en un intento de asustar a los testigos y evitar así que alguno intentase acercarse.

El almacén, blindado

El saqueo duró unos diez minutos, el tiempo empleado para limpiar toda la mercancía que encontraron a su alcance. «Lo que nos salvó fue que no pudieron entrar en el almacén, que es donde tenemos toda la mercancía», explica Ignacio Piñera, propietario del estanco. No pudieron acceder a esa estancia precisamente porque el empresario optó por reforzar las medidas de seguridad después de que hace aproximadamente dos años sufriese otro robo con un modus operandi muy similar.

«No sabemos ya qué hacer ni qué más medidas de seguridad poner para que no vuelva a ocurrir, es desesperante...», lamenta Piñera, quien durante la tarde se disponía a realizar un inventario de la mercancía sustraída. «No sabemos todavía lo que nos han llevado, pero mucho...», lamentaba.

Los aluniceros huyeron precipitadamente en un turismo, también robado, que horas después fue localizado en Avilés. El segundo vehículo lo dejaron abandonado en Gaspar García Laviana, justo delante de donde perpetraron el robo. Ese turismo es una de las pistas clave que sigue la Policía Nacional para tratar de identificar a los responsables. Las investigaciones estarían avanzadas y las detenciones podrían materializarse en los próximos días.

Los agentes de la Brigada de Policía Científica de la Policía Nacional inspeccionaron minuciosamente tanto el interior del estanco como el del coche que emplearon para romper la luna, en busca de huellas e indicios que ayuden en las pesquisas. Al parecer, ese mismo vehículo podría haber estado involucrado en algún otro episodio delictivo en los últimos días fuera del municipio de Gijón.

 

robo estanco alunizaje

#videovigilancia  #camarasdeseguridad #alarmasdeseguridad #alarmashogar #alarmasmallorca

Fuente: elcomercio