Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Kaspersky Lab reveló en un estudio que las redes diseñadas para ayudar a proteger a las personas contra criminales y terroristas podrían ser mal utilizadas por terceros aprovechando las fallas de configuración en el sistema.

 
La organización examinó la red de videovigilancia de seguridad en una ciudad. Las cámaras de vigilancia estaban conectadas a través de una red de malla, un tipo de red en que los nodos están conectados entre sí y sirven como trampolín para datos, como transmisiones de video. 
En vez de utilizar una conexión Wi-Fi o conexión por cable, los nodos en dichas redes simplemente transmiten los datos al nodo más cercano que los retransmite a través de otros nodos hasta que llegan al centro de comando. Y si un intruso se conecta a uno solo de estos nodos en la red, será capaz de manipular los datos transmitidos a través de ellos.
 
Para evitar las vulnerabilidades de seguridad asociadas con redes de malla, Kaspersky Lab recomienda estas medidas:
  1. El cifrado WPA con contraseña fuerte es el requerimiento mínimo para que el sistema deje de ser un blanco fácil. 
  2. Ocultar los filtros SSID (nombres públicos de una red inalámbrica) y MAC (que permite a los usuarios definir una lista de dispositivos permitidos en la red Wi-Fi) también alejará a los hackers menos hábiles. 
  3. Asegúrate de que todas las etiquetas en el equipo estén ocultas y selladas para disuadir a atacantes que no tienen información privilegiada. 
  4. Asegurar los datos de video con criptografía de clave pública hará casi imposible manipular los clips.

 

Fuente: andina