Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Cámaras de vigilancia contra los excesos en Puerto Banús.

videovigilancia en puerto Banus

Los empresarios de esta lujosa zona de Marbella piden medidas ante los incidentes nocturnos y el «top-manta»

Marbella quiere dar una vuelta a la imagen negativa que el verano pasado hubo en Puerto Banús. El turismo de borrachera, la prostitución, drogas, peleas, falta de higiene de los visitantes con defecaciones y orines en los escaparates, gente dormida en la puerta de los establecimientos a primera hora de la mañana o el sexo callejero cuando aún caía la tarde en los bancos públicos, colmaron la paciencia de los empresarios de lugar con más firmas de lujo por metro cuadrado del mundo. Los turistas, en su mayoría llegados para celebrar despedidas soltero, hicieron que esta arteria comercial de Marbella perdiera el glamour que le caracteriza. Este hecho, sumado a un recrudecimiento de la venta de falsificaciones de las firmas asentadas en Banús, hizo que muchas grandes marcas internacionales llegaran a meditar marcharse de este centro del lujo mundial. No era apropiado para sus clientes, pero tampoco rentable por el precio de los alquileres y la calidad de las falsificaciones.

Ahora, el Consistorio ha explicado a los empresarios de Puerto Banús las últimas medidas de seguridad tomadas para desterrar el pasado. Se van a instalar cámaras de vigilancia para combatir este tipo de actitudes en el municipio. Hay que recordar que el caso más grave fue la multitudinaria pelea de los «manteros» con la Policía Local en el pasado agosto. Una batalla que colmó la agotada paciencia de vecinos, empresarios y gobierno local. «La video vigilanciano es sólo una medida de seguridad, sino también disuasoria», explica Javier Porcuna, concejal de Seguridad de Marbella, quien matiza que la ciudad «es segura», pero que no se pueden «dormir en los laureles».

Los empresarios pidieron, ante estos sucesos este verano, una mayor implicación del Consistorio, que ahora por mediación de la Subdelegación del Gobierno en Málaga trata de responder a parte de la demanda para evitar la fuga de empresas. «Marbella tiene un déficit importante de efectivos de la Policía Nacional», afirma Porcuna. Un problema común en toda la costa andaluza, donde los agentes están destinados en base a la población censada y no a la real de estas áreas. Algo que ya reconoció Antonio Sanz, delegado del Gobierno en Andalucía, que aseguró que iba a ser «guerrillero» para compensar la falta de efectivos. «En Marbella tenemos un censo de 140.000 habitantes, pero hay una población de unas 250.000 personas a las que hay que dar servicio. No puedes dar seguridad a unos sí y a otros no», señala el edil de Seguridad como ejemplo del problema en el litoral.

Un inconveniente que en Marbella se recrudece. «Es una ciudad que demanda muchos efectivos de la Policía Nacional porque hay servicios especiales y vienen muchas personalidades», recuerda Porcuna, que explica que la Policía Local no puede hacerse cargo porque no tienen competencias, pese a que existe una «estrecha colaboración». «En Marbella tenemos 300 efectivos de Policía Local que apoyan las campañas de Policía Nacional y Guardia Civil, además de sus servicios habituales», detalla Porcuna, quien añade que «la seguridad es parte del atractivo de Marbella como destino»...LEER NOTICIA COMPLETA.