Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La correa que permite trasladar responsabilidades sobre la tragedia del Madrid Arena de unos a otros actores implicados comenzó a girar hoy en lacomisión de investigación del Ayuntamiento.

Su primer compareciente, el ex consejero delegado de Madrid Espacios y Congresos (Madridec), José Ángel Rivero, la puso en marcha en dirección a Seguriber, Kontrol 34 y el empresario Miguel Ángel Flores.

"Alguien retiró" la valla

Durante su comparecencia, Rivero reveló que las cámaras de seguridad recogen cómo “alguien” retiró la valla de acceso a la pista que está destinada a vehículos de emergencia. Esto provocó que dos oleadas de 500 y 1.500 personas accedieran a la cota 0 en un lapso de 23 minutos. Si la pista ya estaba congestionada, esta última riada la terminó de colapsar. La investigación apunta a que intentando escapar del agobio se produjo el aplastamiento mortal en uno de los vomitorios.

“Todos los que entraron lo hicieron con el beneplácito de los organizadores. Fue la sobreventa de entradas lo que creó una situación de riesgo. Ante la claridad de las imágenes, sobran las hipótesis”, declaró Rivero. Una de esas hipótesis es la que presentó Flores al juez al asegurar que miles de jóvenes borrachos tomaron el Madrid Arena al asalto.

El empresario organizador de la fiesta, Miguel Ángel Flores, había comunicado que trabajarían en el interior de la fiesta 74 efectivos de Kontrol 34, pero sólo se presentaron 63. Rivero aseguró que las cámaras de seguridad demuestran que Kontrol 34, en contra de lo declarado ante el juez por Flores y Manzanares, controlaba el flujo de asistentes por las distintas plantas. Rivero ha sido destituido como consejero delegado de Madridec a petición de la alcaldesa, Ana Botella, que arguyó “pérdida de confianza”. Al parecer, Madridec ocultó al Ayuntamiento un contrato de exclusividad con la empresa de Flores para las fiestas que se celebraran en Madrid Arena en 2013 cuando el Ayuntamiento le reclamó información para elaborar su propio informe de investigación.

Como sólo Flores y Carlos Manzanares, el representante de Kontrol 34, han comparecido hasta ahora ante el juez, esta era la primera oportunidad de escuchar al ya ex máximo responsable de la sociedad municipal que controla el Madrid Arena. Rivero, como hicieron los anteriores en sede judicial, descargó la responsabilidad en los otros, cargando especialmente contra Seguriber, la empresa que tiene la adjudicación de la seguridad permanente en Madrid Arena desde 2008.

Explicó Rivero que Madrid Arena tiene 124 cámaras de vigilancia entre el exterior y el interior del recinto que son controladas en un centro de control por un vigilante de Seguriber. Esta empresa, por contrato, tiene la obligación de informar de cualquier incidencia a Madridec de forma inmediata. Y no lo hizo. Según explicó Rivero, entre que las cámaras detectaron el aplastamiento y la empresa de seguridad contactó con Madridec transcurrieron 45 minutos. ¿Por qué no fue detectada la avalancha antes?, se preguntó el ex consejero delegado de Madridec. Y él mismo se contestó: “No tengo respuesta”.

Los informes facilitados por el propio Ayuntamiento recogen como el responsable de seguridad de Madridec se marchó del Madrid Arena a las 3 de la mañana sin detectar ningún tipo de aglomeración. “Vente para el Madrid Arena que está ocurriendo algo grave”, oyó un rato más tarde este responsable en su teléfono móvil, según el relato ofrecido hoy por Rivero. Era un miembro de Seguriber el que hablaba. Igualmente, Seguriber debía evitar la entrada al recinto de asistentes con elementos peligrosos, como bengalas Y tampoco lo hizo, según denunció el compareciente.

“Flores mintió”

De Flores, el ex máximo responsable de Madridec dijo que mintió al firmar un contrato en el que preveía entre 4.000 y 6.000 asistentes, al igual que hizo cuando en la mañana del 1 de noviembre le envió un SMS asegurando que la sociedad municipal consentía un aforo de hasta 12.000 asistentes y que Diviertt no había superado las 9.650 entradas vendidas.

También respondió a las acusaciones de que Madridec había cobrado 10 euros por coche para hacer botellón en el aparcamiento del Madrid Arena. Rivero dijo que se cobró por acceder al parking, no por beber en su interior, aunque han sido jóvenes que participaron en ese botellón los que aseguran que estuvieron bebiendo en el aparcamiento.

Al comienzo de la comisión de investigación, el Grupo Parlamentario de Izquierda Unida anunció, por boca de su portavoz, Ángel Lara, que no particparía en la misma después de que los conservadores vetaran con su mayoría 31 comparecencias, muchas de ellas de técnicos. Por esos vetos, entre ellos el de Ana Botella, se quejaron también socialistas y UPyD, aunque ambos optaron por participar en la comisión.

En el capítulo de autoexculpaciones se situaron los otros dos comparecientes. Primero, Javier Conde, antes coordinador general de Economía en el Ayuntamiento de Madrid y ahora de Empleo. En contra del criterio de la oposición, aseguró no tener competencia alguna que le pueda vincular con la tragedia. El portavoz del PSOE, Pablo García-Rojo, esgrimió un documento del pasado verano en el que Conde aparece como miembro de la comisión ejecutiva de Madridec.

Después llegó el turno de Javier Conde, director general de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, quien en su primera intervención no hizo ni una sola mención al Madrid Arena, lo que provocó el enojo del portavoz de UPyD, David Ortega. “Es una tomadura de pelo”, dijo el miembro de la formación magenta.

Fuente: http://noticias.terra.es/madrid-acusa-a-kontrol-34-de-meter-una-riada-de-gente,68610df88e14b310VgnVCM20000099cceb0aRCRD.html

Las_ltimas_Noticias