Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

SANTA CRUZ DE TENERIFE. La joven forcejea en la parada del tranvía de la Trinidad, en La Laguna, con dos acompañantes descamisados. Tras uno de los empujones, trastabilla hacia la vía, impacta con el lateral de la cabecera de los vagones, cae y sus piernas quedan atrapadas entre los raíles y los bajos de la máquina. Sale ilesa de milagro. Pero ahí no queda la situación. Lo primero que hacen los dos amigos que provocan el percance es dirigirse encolerizados hacia la puerta: golpean los cristales como poseídos y la emprenden a golpes con el trabajador de seguridad y el conductor.

No es la única secuencia espeluznante, aunque sí la más grave, del vídeo de 14 minutos y 15 segundos al que ha tenido acceso La Opinión de Tenerife, realizado por los responsables de seguridad de Metropolitano de Tenerife. En él se resumen los peores actos vandálicos y temerarios ocurridos durante los carnavales de este año en la línea 1, así como otros registrados en fin de semana. 

En otras imágenes, por ejemplo, se ve cómo un joven se arroja de repente a los pies del tren ligero. También es de noche, como en el atropello anterior. La conductora frena en seco y se alonga. Acaba la escena. La voz en off, sin embargo, puntualiza que el autor, que tampoco sufre heridas en el incidente, alegó a los agentes policiales que se encontraba ebrio. Los hechos fueron denunciados.

Territorio salvaje

Hay muchas más imágenes impactantes, en las que queda en evidencia que el tranvía se convierte en los carnavales y en algunas noches de juerga en un territorio salvaje. Peleas entre pasajeros, ataques a los agentes privados de seguridad, patadas a los asientos, accionamiento del botón de emergencia para abandonar el vagón entre parada y parada poniendo en peligro la vida del resto de pasajeros y la suya propia... Uno de los gamberros llega incluso a arranca uno de los aparatos de ticar. También este hecho fue denunciado por el Metropolitano.

Hasta los carnavales celebrados este invierno en la capital tinerfeña, el botón de emergencia sólo se había accionado irregularmente en una ocasión. Durante las fiestas de invierno de 2010, ocurrió en nada menos que 22 ocasiones, según aclara el narrador de la recopilación obtenida a través de las cámaras de seguridad, que añade que esto no ocurre en redes como las de Bilbao o Barcelona. 

Los actos brutales, cuyo visionado causó estupefacción entre los representantes de las administraciones y que han llevado al Cabildo a pedir la suspensión del servicio nocturno para las próximas carnestolendas, ponen en serio peligro la vida de sus protagonistas y de los demás ocupantes. 

Los hay que orinan entre vagón y vagón, fuera del foco del conductor, arriesgándose a ser atropellados. Otros se hacen porros y muchos invaden la vía. Para acabar con ello, el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, Miguel Zerolo, está dispuesto a meter perros y efectivos de la Unipol durante los fines de semana.

 

FUENTE: www.laprovincia.es