Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

El SAS refuerza las medidas de seguridad en los centros de salud
El CSIF y la Confederación Española de Policía colaboran frente a las agresiones.

 

El Distrito Sanitario Sevilla, que gestiona todos los centros de salud en la ciudad, tiene previsto reforzar la seguridad en las consultas de Atención Primaria para prevenir y actuar con más celeridad ante posibles agresiones físicas o verbales a los profesionales. "El Distrito Sanitario Sevilla se ha comprometido a implantar un sistema informático en todos los ordenadores que permitirá al médico pedir ayuda de manera más rápida", explicó ayer Fernando Castelló, presidente del sector de Salud en el sindicato de funcionarios CSIF.

 

El dispositivo informático que el SAS tiene previsto implantar permitirá al médico dar la voz de alarma a todos los profesionales de su centro de salud pulsando una tecla del ordenador en el momento en que un usuario muestre una actitud violenta en la consulta. De esta manera, el médico no se sentirá solo y podrá recibir ayuda de una manera más rápida.

 

Las agresiones al personal médico es una lacra que afecta especialmente a los médicos de familia y a los equipos de Urgencias y Emergencias. Son varios los dispositivos que funcionan ya en centros de salud para prevenir estas incidencias que están centrados en las cámaras de vigilancia o guardias de seguridad en los puntos más conflictivos. En el caso de las consultas, el derecho de los pacientes a la intimidad impide la colocación de cámaras de seguridad, de modo que este nuevo sistema de alerta, al igual que los botones antipánico, permitirá socorrer a los profesionales.

 

El presidente de Sanidad en el CSIF aplaudió ayer esta nueva medida de refuerzo de la seguridad y destacó que en determinados centros de salud de Sevilla se está registrando un repunte de las agresiones contra el personal médico. En el caso del centro de salud de Amate, por ejemplo, se ha registrado al menos una agresión al mes durante el último trimestre; una situación que ha terminado con cuatro profesionales del equipo de Urgencias de baja médica por sufrir cuadros ansiosos-depresivo tras los insultos y las amenazas que sufrieron por parte de usuarios.

 

Otro de los compromisos adquiridos por el Distrito Sanitario Sevilla, según explica el CSIF, es la personación de los abogados del Servicio Andaluz de Salud (SAS) como acusación en los procesos judiciales contra usuarios que atenten, verbalmente con amenazas e insultos o físicamente, contra personal sanitario. "Nuestro objetivo es que el SAS se persone ante el juez como acusación cuando un médico sufre una agresión ya que este profesional forma parte del propio sistema", añadió ayer Castelló.

 

Para perseguir y mejorar estas medidas de protección de los trabajadores del SAS, el CSIF y la Confederación Española de Policía CEP, han acordado colaborar para impartir cursos de defensa personal a plantillas sanitarias. "Se trata de un acuerdo ante dos sindicatos ante el aumento de las agresiones en los centros de salud para facilitar a las víctimas, en la medida de los posible, la defensa y la tramitación de las denuncias", añadió ayer Ángel Reina, secretario provincial en Sevilla del sindicato policial.

 

Según el último balance del Colegio de Médicos, más de la mitad de las agresiones que sufren los galenos se cometen en centros de salud. La principal causa de los conflictos son las discrepancias de usuarios con el diagnóstico y el tratamiento de su médico; seguida por las largas esperas que a veces tienen que soportar los pacientes para recibir atención médica.