Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Las farolas instaladas en el parque de la Huerta de la Frontera, junto al bosque de Valorio, se mantienen encendidas durante toda la noche desde su colocación para garantizar la efectividad de las cámaras de seguridad ubicadas en la zona y así disuadir los potenciales actos vandálicos en la zona. Aunque la puesta en funcionamiento de la iluminación también durante la noche genera un importante gasto en la factura de la luz, el Ayuntamiento de Zamora cree conveniente este encendido para proteger el parque a juzgar por malas experiencias ocurridas en la zona con anterioridad. 

Concentración de botellones, pintadas en el mobiliario, ataques a las áreas verdes e incluso el corte de cableados son algunos de los incidentes producidos años atrás en Valorio y que llevan a la institución municipal a tomar esta medida.

En todo el bosque de Valorio el Ayuntamiento de la capital ha implantado un sistema de vigilancia compuesto por 26 cámaras de las que parte de ellas se encuentra ubicada en el parque creado en la Huerta de la Frontera, recién inaugurado por la alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, y su equipo de Gobierno. El operativo constituye un sistema de seguridad para disuadir a los vándalos de posibles ataques contra el propio bosque y su nuevo mobiliario, si bien las cámaras requieren de luz para garantizar su viabilidad y captación de imágenes. Su intensa iluminación llama la atención entre los vecinos del entorno, sorprendidos al comprobar cómo la luz de estas farolas se refleja en sus viviendas cuando cae la noche.

La medida trata de preservar los trabajos de rehabilitación ejecutados en el bosque de Valorio durante los dos últimos años y que han supuesto una inversión de casi dos millones de euros, el 80% financiado por la Junta de Castilla y León mientras que la cuantía restante, un 20% del montante total , corre a cargo del propio Ayuntamiento de la capital. 

El nuevo espacio de Huerta de la Frontera, de dos hectáreas, está compuesto a su vez por seis zonas temáticas destinadas al ocio y al descanso y está delimitado entre Valorio, la Nacional 122 y la calle de Los Pisones. Una vez recuperado, se ha incorporado al bosque para ampliar su superficie y potenciar su uso como zona de esparcimiento para salvaguardar por un lado el pulmón verde de la ciudad y, por otro, crear zonas de estancia donde los ciudadanos puedan disfrutar sin menoscabar el factor medioambiental de Valorio. 

Mientras tanto, la Junta de Castilla y León trabaja en la tramitación de la declaración de Valorio como zona natural de esparcimiento, una figura de protección con la que sólo cuentan tres áreas más en otras provincias de Castilla y León. La catalogación será inminente dado que la declaración ya se encuentra en la Consejería de Medio Ambiente.

 

FUENTE: www.laopiniondezamora.es