Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Tras recibir un escrito del Grupo 17 de Marzo de Juristas para la Defensa de los Derechos Humanos reclamando cámaras de vigilancia debido a las denuncias de «malas prácticas policiales hacia los detenidos», la Fiscalía de Sevilla, cuya fiscal jefe es María José Segarra, ha propuesto que se instalen cámaras de grabación en todos los calabozos de juzgados y sedes policiales de la provincia, «para mayor seguridad, tanto de las personas detenidas como del personal encargado de su custodia». Segarra ha hecho dicha propuesta a la Comisión Provincial de Policía Judicial.

El Grupo 17 pidió, por ello, la instalación de las cámaras de vigilancia en las comisarías y calabozos judiciales, como han hecho otras comunidades tales como Cataluña y Euskadi desde 2007 en cumplimiento de «numerosas y reiteradas recomendaciones internacionales dirigidas al Estado español».

Ahora, la fiscal jefe, María José Segarra, ha decidido apoyar dicha propuesta en la Comisión de Policía Judicial, quien a su vez acordó realizar una consulta a la Comisión Nacional de Policía Judicial acerca de la existencia de algún protocolo o convenio de carácter nacional sobre la videovigilancia de los depósitos carcelarios, «vista la práctica dispar existente».

El Grupo 17 de Marzo pidió que las cámaras se colocasen en juzgados, comisarías de policía local y nacional y en otros lugares donde puedan estar presentes las personas detenidas «salvo en los casos en los que esa vigilancia viole el derecho a consultar con un abogado o un médico en privado». Asimismo, pidió que esas grabaciones se mantengan en lugar seguro durante un plazo razonable para garantizar que estarán a disposición del Juzgado de Guardia, el Ministerio Fiscal y, en su momento, de la defensa.

 

FUENTE: www.abcdesevilla.es