Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La oleada de robos con fuerza que se están registrando de un tiempo a esta parte en empresas de la provincia de Ourense empieza a sembrar alarma entre los ciudadanos. Los últimos en ser víctimas del ataque de grupos al parecer organizados, han sido los responsables de tres firmas que llevan a cabo obras en el polígono industrial de Trado, en la localidad de Pontedeva.

Según las denuncias que los particulares han presentado en el cuartel de la Guardia Civil, los asaltos tuvieron lugar el pasado 15 de marzo. Uno o varios individuos que por el momento no han sido identificados, forzaron las entradas de las naves y, ya en el interior, se llevaron diverso material como ordenadores, cable de cobre y maquinaria. Los afectados han hecho una valoración de daños que se sitúa en 9.700 euros.

El episodio no viene a ser sino uno más de los muchos de este tipo que se vienen registrando de un tiempo a esta parte. Sin ir más lejos en la madrugada del pasado lunes una estación de servicio de Barbadás sufría el que es ya el octavo asalto en los últimos años.

En aquella ocasión, y pese a que los ladrones trataron de evitarlo, las cámaras de seguridad pudieron grabar los acontecimientos, o parte de ellos. Se trataba de cuatro individuos totalmente encapuchados y ataviados con guantes, que tras realizar un butrón en la pared posterior de la nave se llevaron un botín de 800 euros. Seguramente, pensaron que allí dentro podría haber más dinero.

Desde el establecimiento, y ante lo imposible de prevenir con medidas propias de seguridad nuevos asaltos -la gasolinera tiene alarmas y cámaras de seguridad- se reclamaba tras lo ocurrido un incremento de la vigilancia por parte de las fuerzas de seguridad, lo que para ellos sería ya la única vía para evitar que situaciones como la que han vivido, que les dejó además importantes daños materiales, vuelvan a repetirse.  

Quince denuncias

En la misma situación se encuentran otros muchos afectados por este tipo de delitos. Y es que desde que comenzó el mes de marzo se han contabilizado hasta una quincena de asaltos registrados tanto en negocios particulares como en domicilios privados, ayuntamientos o incluso infraestructuras públicas, especialmente afectadas estas últimas por los robos de hilo de cobre.

Especialmente alarmantes fueron algunos hechos, como el asalto en pleno día a una joyería de O Carballiño, que fue presenciado por los vecinos y en el que los ladrones se hicieron con un botín de 60.000 euros, o el robo en una casa de Barbadás, de la que los asaltantes se llevaron joyas valoradas en 14.000 euros. La Guardia Civil está pendiente de resolverlos.

FUENTE: www.lavozdegalicia.es