Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

El suceso que tuvo lugar en la madrugada del domingo en Las Llanas ha vuelto a situar en el centro del debate la posibilidad de instalar cámaras de seguridad en las zonas de bares de copas de la capital. 

Ayer, el alcalde, Juan Carlos Aparicio, solicitó a la subdelegada del Gobierno, Berta Tricio, que «se replantee» la posibilidad de instalar cámaras de videovigilancia en esta zona de ocio de la ciudad que faciliten el esclarecimiento de este tipo de circunstancias y las detenciones. 

Además, la concejala de Seguridad, Gema Conde, fue más allá al asegurar que el Ayuntamiento mantiene el ofrecimiento de hace un año a la Subdelegación del Gobierno para solicitar de forma conjunta el permiso de la colocación de cámaras en Las Llanas y Las Bernardas. El Consistorio ya planteó en diciembre de 2009 en una Junta de Seguridad Local acudir a la Comisión Regional de Videovigilancia para instalar estas cámaras en las zonas de marcha de la capital después de que se hubieran producido varias peleas entre jóvenes, con el resultado de tres fallecidos entre octubre de 2008 y noviembre de 2009. 

La subdelegada Berta Tricio dijo entonces que los datos estadísticos de delitos no avalaban la colocación de cámaras y que en todo caso los motivos para contar con un sistema de videovigilancia eran para el control del patrimonio y los actos vandálicos, tal y como ocurre en León y Salamanca. 

Conde apunta que, pese a haberlos solicitado en más de una ocasión, todavía no le han facilitado esos datos de los que habla la subdelegada aunque considera que «siempre será más importante proteger la vida de las personas que los monumentos».


Tricio recordó también en aquel momento que este tipo de solicitudes para colocar cámaras debía correr a cargo del Ayuntamiento porque iban a controlar un espacio urbano, a lo que la concejala respondió que la seguridad ciudadana es competencia de la Policía Nacional. 

La postura del Ayuntamiento se une a la de la Asociación Cívica Burgalesa (ACiB), creada por profesionales de la hostelería a raíz de las muertes de Iván Herrero (31 de octubre de 2008) y Jonatan Gómez (el 10 de mayo de 2009), ambos por altercados ocurridos en Las Llanas. Este periódico publicó en su edición de ayer que este colectivo pide reabrir el debate para colocar estos dispositivos. Uno de sus portavoces, Raúl Mancha, expresó que «es inadmisible esperar a que haya más muertes para que las autoridades, tanto el alcalde como la subdelegada, adopten alguna medida para tratar de poner freno a esta lacra social». 

Y los bares de tarde y noche

También desde la Asociación de Bares de Tarde y Noche, que agrupa a casi un centenar de establecimientos, se ha defendido en más de una ocasión la instalación de cámaras de seguridad en las zonas de ocio más concurridas: Las Llanas, Las Bernardas y Bernardillas. «Estamos seguro de que frenaría las actitudes violentas, que retraería a esa gente», aseguró hace un año a este periódico el presidente de esta asociación. Sin embargo, se lamentaba de que, pese a haberlo solicitado en varias ocasiones, «no nos hacen caso».

 

FUENTE: www.diariodeburgos.es