Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

«Relación de menores que no han abonado la cuota del mes de septiembre». Es el encabezamiento de la nota que publicó en el tablón de anuncios de su entrada una escuela infantil dependiente de la que fuera —durante la anterior legislatura— Consejería de Bienestar Social, Juventud y Vivienda del Gobierno de Canarias, que dirigió Inés Rojas. En ella el parvulario público reveló datos personales de la niña de una madre que, al parecer, no había pagado la mensualidad. Ocurría el 5 de octubre de 2009; dos días después, la madre remitía el caso a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), que el pasado 11 de febrero «reprendió» al departamento del Ejecutivo autonómico por haber infringido el artículo 10 de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD).

La denunciante, que envió a la AEPD fotografías del tablón de anuncios y de la nota en cuestión, aseguró además que la publicación de los datos de su hija se hizo sin que le hubieran avisado antes de que figuraba como morosa. En la investigación que desarrolló la Subdirección General de Inspección de Datos, tal como consta en la resolución de la AEPD, la misma consejería afirma que las listas de menores con cuotas pendientes de pago se exponen en «un tablero de corcho que hay en la puerta interior del centro, teniendo acceso a esa información solo los padres de los menores», y que estos deben tener conocimiento previo: «A principios del mes de septiembre de cada curso se les comunica cuáles son las fechas de pago y también lo que se sucedería si no se hace efectivo dicho pago».

Con todo, el director de la AEPD, Artemi Rallo, recuerda al departamento regional —que no presentó alegaciones— que «no ha aportado documentación alguna en relación con el consentimiento de los padres de la menor para que el centro infantil pudiera elaborar el listado de alumnos y exponerlo». Además, subraya que terceras personas pudieron acceder a esos datos personales, lo que «constituye una vulneración de lo dispuesto en el artículo 10 de la LOPD».

FUENTE: www.abc.es