Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Dentro de dos años, un ordenador asignará a cada nuevo nacido, o a quien adquiera la nacionalidad española, un Código Personal de Ciudadanía (CPC), compuesto por una serie de letras y números que le identificará durante toda su vida, y desaparecerá cuando fallezca. El CPC servirá de base para el Documento Nacional de Identidad, aunque dejará de expedirse como hoy se conoce. Los más de 440.000 navarros que ya lo tienen podrán seguir usándolo como hasta ahora.

La nueva ley del Registro Civil contempla también la desaparición del libro de familia, aunque los que están en circulación seguirán teniendo utilidad para sus titulares a efecto de certificaciones. Desaparecen asimismo las secciones (matrimonios, nacimientos o defunciones) y cada persona tendrá un registro individual donde se irán incluyendo estos hechos y muchos otros, algunos de ellos novedosos, como el posible cambio de sexo o la declaración de concurso de bienes (ver claves). Es decir, el nuevo registro se configura como una ficha personal única.

Cada ciudadano podrá acceder a su ficha personal a través de su CPC y firma electrónica. "Se accederá telemáticamente. Venir aquí de forma física será un hecho muy excepcional", aseguran fuentes autorizadas del Registro Civil de Pamplona. De hecho, tampoco se tendrán que pedir certificaciones para cada trámite, como hasta ahora. "El sistema pretende ser también más cómodo, que se tenga que molestar al ciudadano lo menos posible. Si la Administración necesita un certificado, lo pedirá de oficio telemáticamente al Registro".

Parte de los datos personales serán públicos. Y habrá otros "protegidos", los relativos a la intimidad de cada individuo. En el supuesto de que una tercera persona quiera acceder a ellos, deberá tener la autorización del titular. No obstante, el preámbulo de la ley señala que en el Registro Civil no se aplica la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales.

166 oficinas en lugar de 8.000

Otra parte que también tenderá a desaparecer serán las oficinas físicas. En la actualidad, Navarra tiene cinco oficinas del registro civil, uno por cabecera de partido judicial (Estella, Aoiz, Tudela, Pamplona y Tafalla), más 272 delegaciones, una por ayuntamiento. En España hay más de 8.000 oficinas del registro. En éstas se guarda en libros la información de los ciudadanos con domicilio en la zona.

Con el nuevo sistema, se prevé que haya un registro único y electrónico para todo el país, que almacene de forma digital todos los datos, para que sean accesibles desde cualquier terminal con conexión a Internet.

Seguirá habiendo oficinas presenciales, pero se reduce su número a 106. La nueva ley adjudica una oficina central para todo el país, y una oficina general del registro por comunidad autónoma, más otra por cada medio millón de habitantes, con lo que a Navarra le corresponderán dos oficinas físicas.

El proyecto de ley se encuentra en la fase final de tramitación. Fue presentado por el ministro de Justicia al Consejo de Ministros, que lo aprobó el pasado 23 de julio, y lo remitió al Congreso, donde se ha abierto un nuevo plazo de enmiendas que termina hoy, 2 de noviembre.

"Es previsible que sea aprobado a principios de 2011", aseguran fuentes del Registro Civil de Pamplona. Después, tras un periodo de preparación, entrará en vigor dos años después.

 

FUENTE: www.diariodenavarra.es