Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La Sindicatura de Greuges ha criticado que la Mancomunidad del Alto Palancia, en Castellón, no respetó la ley de Protección de Datos al trasladar al Ayuntamiento de Chóvar datos personales de una de sus vecinas, lo que, según ella, le "perjudicó" en su puesto de trabajo.

Esta mujer remitió una queja a la Sindicatura en la que denunciaba que dicha mancomunidad "vulneró" la ley al facilitar datos personales "solicitados por la alcaldesa de Chóvar, que han comportado que se le perjudicase en su puesto de trabajo", y que le fueron remitidos sin su autorización.

La ley de Protección de Datos establece que cualquier tratamiento de datos de carácter personal deben contar con el consentimiento del titular de esta información, aunque puntualiza que no es necesaria esta autorización si se trata de una comunicación entre Administraciones Públicas.

Esta excepción sólo es válida si se trata de una transmisión de datos con fines "históricos, estadísticos o científicos", algo que no sucede en este caso concreto.

La Sindicatura explica que los datos objeto de la queja se refieren a la "salud y la discapacidad de las personas físicas", que "sólo podrán ser recabados, tratados y cedidos cuando, por razones de interés general, así lo disponga una ley o el afectado consienta expresamente".

Ante estos hechos se recomienda a la Mancomunidad del Alto Palancia que disponga del consentimiento de los titulares, "que deberá ser expreso en cuanto a los datos de salud, o tener la suficiente cobertura legal para poder proceder a la comunicación de los datos sin el consentimiento de los afectados".

En este sentido se emplaza a la administración a reparar "los daños y los perjuicios causados" a la querellante.

 

FUENTE: www.abc.es