Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La Asociación Profesional de Vigilantes de Seguridad Privada de Asturias (Avispa) organizó ayer un curso en colaboración con la Comunidad de Inteligencia y Seguridad Global (Ciseg) destinado a formar a los miembros de los distintos cuerpos de seguridad pública y privada en materia antiterrorista. Para ello, Pablo Vázquez, criminólogo analista en terrorismo yihadista, delegado de Ciseg y miembro de la Guardia Civil, ofreció una clase magistral de cuatro horas en el Centro de Formación de Seguridad Privada del edificio Calatrava en el que expuso las cuatro pautas fundamentales para prevenir la alarma: conocer el problema, reconocerlo, analizar los métodos e intervenirlo de forma temprana.

«Al Qaeda pretende establecer un califato mundial y reunir a todos los musulmanes bajo un mismo gobierno; sin embargo, Daesh va más allá, pues su objetivo es imponer la Sharía (ley islámica) en todo el mundo», relató Vázquez para fijar entre la audiencia el contexto de las dos principales organizaciones terroristas del medio oriente.

En ese sentido, también explicó que uno de los métodos más «reconocibles» del Daesh para fijar su estado del «terror» es la utilización de la violencia extrema y retransmitirla. Para mostrar esto, el especialista proyectó una serie de documentos gráficos «muy duros» en los que quedaron patentes este tipo de prácticas (vídeos de ejecuciones públicas, en su mayoría).

Por su parte, el coordinador general de Avispa, Jorge Cuesta, expuso que para los vigilantes privados este tipo de talleres formativos es «imprescindible», ya que, en la mayoría de los casos (atentados en grandes espacios masificados), son los «primeros» en «enfrentarlo»

 

seguridad antiterrorita

Fuente: elcomercio