Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Las cámaras de vigilancia son un potente elemento de disuasión

Ante el notable repunte de robos en domicilios y propiedades en general en España, muchas familias  han optado por reforzar los sistemas de vigilancia, siendo uno de los elementos más demandados, la cámara de seguridad.

Son muchos los beneficios de instalar una cámara de vigilancia y seguridad. En primer lugar, es una alternativa que puede significar un ahorro en costes a largo plazo con respecto a otros sistemas, así como a la seguridad física (vigilantes). Además, es mucho más efectivo el trabajo, ya que no incluye el típico error o descuido humano.

De igual forma, las cámaras de vigilancia se constituyen como un potente elemento de disuasión, ya que ladrones u otros criminales se intimidan al notar la existencia de estos dispositivos que, con toda certeza, están permitiendo visualizar y grabar en tiempo real, todos sus movimientos. Muchos delincuentes desisten de sus intenciones de cometer sus fechorías al notar que en el lugar hay una cámara de seguridad instalada.

Prevención al máximo

Su campo de acción preventiva es bastante amplio. Suelen estar instaladas en viviendas, oficinas, centros comerciales, tiendas, edificios de apartamentos, centros educativos y un sinfín de lugares más, para monitorizar cualquier movimiento sospechoso, todo con el objetivo de detectar y detener un eventual robo.

Permiten obtener información en tiempo real que sirva para alertar a las autoridades y actuar para frustrar hechos punibles, así como se les puede informar sobre alguna situación peligrosa que esté ocurriendo en lugares grandes que cuenten con un sistema centralizado.

Y es que, por ejemplo, en centros comerciales muy grandes, los sistemas de cámaras de seguridad se han convertido en un elemento imprescindible, por lo difícil y costoso que puede significar mantener un personal de vigilancia que pueda visualizar lo que ocurre en cada rincón del extenso lugar.

La tecnología ha permitido que, en estos tiempos, sea aún más útil el uso de cámaras de vigilancia. En la actualidad, hay cámaras que hacen que se puedan ver las imágenes captadas a cualquier hora y desde cualquier lugar en el que se encuentre el propietario del inmueble, a través de su ordenador, móvil o tablet. Esta ventaja resulta muy útil en época de verano, u otros tiempos de vacaciones como Navidad, en el que las familias suelen viajar, por tanto, la vivienda se queda sola.

Son un elemento importante en cuanto a investigaciones de carácter penal, es decir, puede ayudar a evitar la impunidad. Los vídeos que se graban en estas cámaras, muy frecuentemente sirven como prueba para reforzar defensas o acusaciones judiciales.

Sus múltiples formas y tamaños han hecho que cada vez puedan ser más imperceptibles.

Hay personas que instalan una cámara de vigilancia para casa camuflada camuflada, con el fin de monitorizar algunas actividades que requieren saber cómo se dan en su ausencia. Por ejemplo, para saber ¿cómo trata la niñera a los pequeños?, ¿el jardinero realizó las tareas en el tiempo previsto?, por mencionar algunos ejemplos prácticos.

¿Cómo elegir la correcta?

Hay varios elementos a considerar en el momento de elegir la cámara de seguridad adecuada. Se debe determinar si la vigilancia ha de ser exterior, interior o ambas, si requiere que sean visibles o pasen desapercibidas, las distancias en el caso de que se quiera grabar algo en particular, la resolución y zoom acordes a los requerimientos, cómo las van a controlar y si se necesita que también registre audios.

Una vez determinadas estas variables, es cuándo se va a decidir el modelo y las características de la cámara a utilizar. Lo que sí son dos objetivos comunes, es que se busca que el dispositivo contribuya a la seguridad y que aporte resultados con respecto a la inversión realizada.

Entre los tipos de cámaras de seguridad y vigilancia se pueden diferenciar tres grandes grupos: la cámara IP, la analógica y la HDCVI.cámara IP, la analógica y la HDCVI.

Las analógicas requieren cableado obligatoriamente para ser instaladas, deben conectarse a la respectiva fuente de energía, pero a la vez, deberán ser conectadas a una videograbadora que registre las imágenes para que puedan ser visualizadas en el monitor, pasando la señal de analógica a digital. Dentro de este rango están las cámaras BOX, minicámaras, Bullet, inalámbricas, Domo y domos móviles PTZ.

Las cámaras High Definition Composite Video Interface (HDCVI) son analógicas, pero con una notable diferencia en cuanto a la resolución de la imagen, que es mucho mayor.

Por otra parte, las cámaras IP, como su nombre indica, son cámaras de vigilancia con conexión a internet (IP). El dispositivo en sí, está elaborado para ser conectado a un router con el objetivo de que, lo que capte, pueda ser visualizado en todo momento a través de un ordenador, monitor o dispositivo móvil.

 

TTCS soluciones de seguridad

#videovigilanciamallorca  #camarasdeseguridadmallorca #ttcsseguridad #sistemadeseguridad #ttcssolucionesdeseguridad

Fuente: Latarde