Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

En un alarde de incoherencia, la alcaldesa difunde las cantidades brutas que perciben esos trabajadores después anunciar que denunciaría a 'Europa Sur' por desvelar este diario el coste íntegro, que no los salarios

En un alarde de incoherencia, 24 horas después de anunciar que el Ayuntamiento de La Línea denunciaría a Europa Sur ante la Agencia de Protección de Datos por publicar el coste íntegro -la suma de los salarios, pluses, complementos, cotizaciones y retenciones al trabajador y cotizaciones de empresa- de los cargos de confianza contratados en este mandato, la alcaldesa, Gemma Araujo, hizo público ayer los sueldos brutos de algunos de estos trabajadores. Con ello, hizo justo lo que criticó a este diario, con la salvedad de que Europa Sur nunca publicó, como ella acusó falsamente, los salarios sino, como se ha explicitado, el coste total para las arcas municipales. Todos esos datos, en cualquier caso, forman parte de un documento público que estuvo además expuesto durante semanas en el tablón de anuncios del Consistorio.

De hecho, el objeto de la noticia publicada el pasado lunes no era difundir salarios, sino desvelar que la contratación de personal de confianza y la aceptación de la comisión de servicio de un letrado afín habían aumentado considerablemente el coste de la nómina municipal aún en la situación de ruina y colapso financiero que sufre la Corporación. Datos que nunca ha desmentido.

Araujo anunció ayer que había entregado al diputado responsable del área de Hacienda de la Diputación Provincial, Juan Antonio Liaño, un certificado del departamento municipal de control presupuestario en el que se detalla el coste del personal eventual de confianza. Liaño, la víspera, había criticado que la alcaldesa aumentase la nómina con el dinero que le está adelantando la Diputación en aras de paliar los impagos de hasta 10 nóminas que ha mantenido el gobierno municipal de PSOE y PA. Liaño afirmó que la Diputación no era un banco y que estaba haciendo un gran esfuerzo con estos anticipos.

Para evitar que estas críticas desembocaran en consecuencias peores, la alcaldesa optó ayer por desvelar los sueldos, sin importarle la contradicción que supone respecto a su anuncio de denuncia contra este diario, que sólo publicó datos públicos y expuestos al público.

En un comunicado, el Ayuntamiento detalla el contenido del certificado: "Dos son los puestos argumentados en el documento, el relativo al técnico asesor en materia urbanística y una jefa de administración de la Alcaldía". Y sin remilgo alguno por la acusación del día anterior añade: "Según consta en el certificado, el primero de ellos percibe anualmente 41.321,43 euros brutos, mientras que la otra partida la cifra en 28.210 euros brutos anuales".

El gobierno local destaca que el primero de los puestos reseñados "tiene una retribución bruta menor que un arquitecto municipal, mientras que en el caso de la jefa de administración de la Alcaldía la cuantía es prácticamente idéntica a la de un trabajador del grupo administrativo municipal".

Estos nuevos datos vienen a ratificar los publicados el pasado lunes en este diario, ya que el salario bruto de 41,321,43 euros de Juan Felipe Vilela supone un coste total de 54.038 euros al sumarle las cotizaciones de empresa. Igual ocurre con Mónica Ruiz, cuya contratación por el salario bruto difundido por la alcaldesa de 28.120 supone un coste total para la Corporación de 36.398 euros al sumarle las cotizaciones de empresa.

"Somos los primeros interesados en que Juan Antonio Liaño conozca la realidad de este asunto que para nada se asemeja a lo reflejado en medios de comunicación. Estos dos trabajadores, tal y como expliqué en rueda de prensa, cesarán cuando yo deje de ser alcaldesa", aclara Araujo en el citado comunicado, en el que también pone de manifiesto que "estos datos contrastan con lo que ocurrió en mandatos políticos municipales ya pasados, en los que ciertamente el número de personal eventual de confianza era similar, aunque con cuantías superiores, pero con la salvedad de que se hicieron más de un centenar de contrataciones que incluso la Justicia rechazó en sus formas".