Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Facua pide una investigación

Un virus en Facebook desata la ira de los consumidores

Pretende cobrar a los usuarios por la recepción de mensajes de texto
La organización Facua-Consumidores en Acción ha pedido que se investigue el virus de Facebook que se ha expandido por esta red social y con el que se pretendía cobrar a los usuarios por cada mensaje que recibieran en sus teléfonos móviles.

Según un comunicado, la Facua ha reclamado que se investigue este "fraude masivo y que se depuren responsabilidades" y ha emprendido actuaciones en defensa de los afectados que ha recibido en su muro de Facebook, como si de un mensaje de un amigo se tratara y bajo reclamos como "Sales en un vídeo", el alta en este servicio.

La organización de consumidores ha contactado con la empresa responsable de los SMS, Froggie Mobile Marketing, del grupo Crazy4Media, y se ha comprometido a poner en marcha un protocolo para canalizar las quejas de los afectados que reclamen la devolución de su dinero.

La Facua ha recomendado a las víctimas que reclamen a su compañía de telecomunicaciones y a Froggie, quien ha asegurado, según la nota, que una de las empresas con las que contrata la difusión de publicidad puso en marcha la campaña "sin su consentimiento y que la misma fue paralizada este martes".

Las denuncias han sido remitidas al Instituto Nacional del Consumo (INC), a la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones (Setsi), a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) y a la Dirección General de Consumo de la Junta de Andalucía, ya que Froggie tiene su sede en Sevilla.

En los últimos días, multitud de usuarios han encontrado en sus muros de esta red social un mensaje acompañado de un vídeo, que al pulsar entra en una página que solicita instalar un supuesto "plugin" para ver el vídeo, aunque lo que se instala es un programa para expandir el mensaje a los muros de sus amigos en Facebook.

Tras instalar el programa, se solicita el número de teléfono móvil del usuario y, al aceptar, recibe un código que al ser introducido provoca que el usuario sea dado de alta en un servicio de suscripción de mensajes por el que se le cobra