Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La UE da un mes a Hungría para que ataje su deriva autoritaria

La Comisión Europea lanzó ayer un ultimátum a Hungría para que ataje definitivamente su deriva autoritaria. El Ejecutivo comunitario dio un mes al Gobierno conservador de Viktor Orban para que corrija los excesos detectados en las nuevas leyes que regulan la judicatura y la agencia de protección de datos. Si Budapest no reacciona a tiempo, Bruselas le denunciará ante el Tribunal de la UE, lo que podría traducirse en fuertes multas y un importante descrédito político. El país magiar se apresuró a responder que están dispuestos «a seguir dialogando» para resolver el enfrentamiento.

La Comisión dio una nueva vuelta de tuerca a su presión sobre Hungría tras analizar sus propuestas para cambiar la legislación bajo sospecha. A juicio del Ejecutivo comunitario, las modificaciones presentadas desde que se desató el pulso el pasado enero resultan insuficientes en dos campos. Bruselas sigue preocupada por una normativa que ha anticipado la edad de jubilación y que obliga a dejar sus puestos a 274 jueces y fiscales. Muchos consideran que se trata de una purga encubierta de los tribunales. Budapest ha ofrecido ampliar la vida laboral de forma individualizada tras analizar sus «aptitudes profesionales y médicas», una fórmula que la Comisión cree arbitraria.

La segunda cuestión abierta es la nueva agencia de protección de datos, que según la normativa comunitaria tiene que ser independiente. Bruselas considera que el Gobierno húngaro no ha ofrecido argumentos convincentes que justifiquen la destitución prematura del anterior responsable del organismo. A partir de ahora, Budapest tiene un mes -la mitad del plazo habitual- para enderezar la situación. En caso contrario, podría verse ante el Tribunal de la UE con la amenaza de importantes sanciones. La Comisión confía en que el enfrentamiento se resuelva antes. En el 95% de los casos, los países ceden a la presión y adaptan sus normativas sin necesidad de acudir a la corte de Luxemburgo

FUENTE:El Correo Digital (Vizcaya)