Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

  •  

    Obtener un punto de vista diferente, una mirada desde lugares a los que no podemos llegar fácilmente, ese es el principal atractivo de un dron y motivo por el que muchos usuarios están incluyéndolos en sus producciones de vídeo. Pero antes de lanzarte a por uno y comenzar a volarlo es importante que sepas todo sobre grabar vídeos con drones, sus restricciones y sus nuevas leyes.

     

     

    Vuelo con drones en España

    Centrándonos en España y con la última normativa publicada en el BOE del 29 de diciembre de 2017, la normativa para el vuelo de drones en España define diferentes escenarios en los que aplica restricciones distintas. Diferentes escenarios de vuelo con restricciones específicas para cada uno:
    • Zonas no pobladas : se podrá volar el drone a una distancia máxima de 500m respecto al piloto y a una altura máxima de 120m. Pero aquí ahora hay que añadir una excepción que se denomina EVLOS (Visual Line of Sight Extended). Todo esto se aplica para aeronaves que no superen los 25kg de peso y siempre bajo condiciones de visibilidad óptimas. Si contamos con un drone cuyo peso no supere los 2kg de peso podremos volar más allá de la línea visual. Para hacerlo con drones de más de 2kg y menos de 25kg el requisito será que cuenten con un sistema Detect & Avoid (permite detectar y esquivar otras aeronaves así como ser detectados) homologado y contar con permiso de AESA

     

    1366 2000

     

    • Zonas urbanas y sobre aglomeraciones de personas:el drone no podrá estar a una distancia máxima de 100m del piloto y a una altura de 120m, no podrá pesar más de 10kg, hay que tener autorización AESA y permiso del Ministerio de Interior para que acoten la zona donde vamos a volar. Si no lográsemos esa acotación de la zona habrá que mantener la precaución de no volar a menos de 50m respecto a edificios o personas.

     

    1366 20040

     

    • Zonas de espacio aéreo controlado: junto a las limitaciones de no superar los 120m de altura y el radio de acción de 100m es imprescindible que el piloto del drone sea radiofonista, es decir, pueda comunicarse con el control aéreo de la zona.

    Por seguridad los vuelos nocturnos con drones deben de cumplir normas

    • Vuelo nocturno, nuevo escenario de vuelo contemplado, nos exige tener un sistema de iluminación que nos garantice la visibilidad del drone y autorización de AESA. Las limitaciones de distancias son las mismas de antes.
    • Vuelo con control desde vehículos en movimiento. Aquí, junto a las distancias de vuelo máximas establecidas, será clave asegurar que en ningún momento el piloto perderá de vista el drone desde el vehículo.

    También hay zonas o situaciones donde nunca se podrá volar o hará falta hacerlo con permisos incluso cuando sean zonas no pobladas. Por ejemplo, zonas miliares, peligrosas, espacios de protección de aves, etc. Una vez que somos operadores de vuelo certificados lo que sí debemos tener en cuenta es que hay que avisar a AESA para todos aquellos vuelos profesionales, aportando datos de la zona, pilotos que participarán, nave con la que lo haremos, etc.

    Los drones deben cumplir la ley de protección de datos 

    Si queremos volar sobre edificios y/o personas entonces el drone no podrá superar los 250gr de peso y con él no podremos superar los 20m de altura. Límites que se establecen para garantizar que en caso de caída no ocasione daños importantes.

    Cuando el drone supera ese peso pero no los 2kg podremos volar sobre parques u otras zonas que estén dentro de ciudades pero donde no haya aglomeraciones de personas y a una altura máxima de 50m. Hay que mantener el contacto visual en todo momento. Y por supuesto estar siempre en espacio aéreo no controlado.

    De todos modos, aunque la nueva normativa para uso recreativo ha abierto un poco más las restricciones, lo más recomendable sigue siendo volar siempre en zonas no pobladas, fuera de aglomeraciones y a distancias seguras entre piloto y drone. Y algo que nunca puede ser olvidado, hay que cumplir con la ley de protección de datos, protección de imagen y tener permiso para difundir públicamente las imágenes capturadas.
     
     
    1366 200098
     

    Sanciones por volar drones de forma inadecuada

    Un dron es una aeronave y no podemos olvidarlo, por eso hay que volar siempre de forma segura, respetando todas las normativas y contando con los permisos adecuados para cada actividad que vayamos a realizar. Si no es así AESA podría emitir una sanción económica importante.

    Hay tres tipos de sanciones que como pilotos de drones podríamos recibir:

    • Leves, aquellas que se generan por un uso inapropiado pero no han causado daños físicos o materiales, o bien por no ser un operador habilitado y sobrevolar zonas no permitidas. En estos casos la sanción más baja es de 60 euros y la más alta de 45.000 euros.
    • Graves, aquella motivadas por lesiones graves causadas por el vuelo con dron. Como, por ejemplo, daños y perjuicios a bienes materiales y derechos. Las cuales acarrearían multas de entre 45.001 y 90.000 euros.
    • Muy graves, infracciones donde se han ocasionado muertes o accidentes aéreos con daños a bienes superiores a 15.000 euros. En estos casos el importe de multa máxima va entre los 90.001 hasta los 225.000 euros.

    De todos modos, aunque estas cifras sean altas e incluso algo intimidantes, hay que saber que la normativa de drones aún no tiene establecido cada caso de forma exacta. Por tanto, más que tener miedo por volar un dron lo que debemos hacer es asegurarnos de hacerlo con seguridad y cumpliendo las normativas.

    Fuente: thewatmag

     

     

  • Drones para mejorar la vigilancia y seguridad del tráfico

    La Dirección General de Tráfico ha sido de las primeras entidades públicas en utilizar la emergente tecnología de los drones para mejorar la vigilancia y seguridad del tráfico. Lo hizo este verano, después de que la nueva normativa sobre estas aeronaves permita a cuerpos de seguridad, servicios de emergencias, personal civil de la DGT y del CNI volar sin las limitaciones de otros operadores.

    “La ley permite desde diciembre del año pasado a estos colectivos volar sobre personas, edificios o de noche en determinadas condiciones, lo que ha abierto muchas posibilidades”, explica Fernando Fernández, presidente de la Asociación de Pilotos y Operadores para la Seguridad y Emergencia, al cargo  de la implantación de la sección de drones de la Policía Municipal de Madrid.

    Fernández y su equipo han cerrado el V Foro Nacional de Derecho de la Circulación y la Movilidad celebrado en Ciudad Real con una demostración de vuelo de una de esas aeronaves. Y no una cualquiera.

     drones ojo dgt

    Un dron blindado con paracaídas y sensores

    El aparato que ha volado por el interior del paraninfo de la Universidad de Castilla-La Mancha (el mal tiempo no ha permitido el vuelo exterior) es un dron profesional  con un blindaje electromagnético específico (les protege de los campos electromagnéticos de las antenas de televisión, telefonía, et), además de resistente al agua. También cuenta con cámara térmica, sensores de todo tipo, paracaídas y luces electroscópicas, “no es un dron al uso comprado en Amazon”, aclara Fernández.

    Una hora de vuelo de helicóptero: 3.000 euros

    Su utilidad ya está más que demostrada en tráfico por su capacidad de visión en el aire (con los sensores adecuados puede leer matrículas y dar información para tomar decisiones de circulación), a un coste muy inferior que el radar o el helicóptero. “Una hora de vuelo de cualquier helicóptero supone un coste de tres mil euros, un dinero con el que prácticamente te compras un equipo, aunque luego hay que implantar una organización para poner en marcha todos los requisitos de usarlos”, añade el experto.

    Infraestructura de mantenimiento y pilotos

    Para operar de forma profesional, además de disponer del equipo, se necesita contar con una  organización empresarial, manuales operativos, estudios de seguridad específicos, seguros, pilotos, y sección de mantenimiento de aeronaves, todo eso bajo el control de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa). Las fuerzas y cuerpos de seguridad ni siquiera necesitan someterse a ese control, ellos mismos  se autorizan sus propios vuelos y se autocontrolan.

    Mejoran la seguridad en incendios, rescates y catástrofes

    Los drones han demostrado su utilidad en las catastróficas inundaciones de Mallorca, o incendios importantes y rescate de personas. Y hay muchas aplicaciones más. Mediante inteligencia artificial, por ejemplo, se puede controlar el movimiento de bandas de delincuencia organizada, “le podemos meter una serie de algoritmos para nos den información muy concreta por ejemplo de los movimientos de las bandas latinas por las calles”.

    En atestados tras accidentes de tráfico también han demostrado su eficacia. No solo toman imágenes aéreas sino que permiten hacer levantamientos gráficos en tres dimensiones y tomar mediciones sin necesidad de que agente esté con el metro y la cámara fotográfica en la carretera.

     

    Sin título 1

     

    Fuente: lanzadigital

  • Son Sant Joan, el aeropuerto de Palma, y el resto de la red aeroportuaria española, cuenta con un protocolo de actuación en caso de que las torres de control detecten un dron o cualquier otro tipo de aeronave no autorizada en sus alrededores.

    La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) y Enaire, el gestor de navegación aérea son los encargados de ponerlo en marcha en caso de que se produzca una situación como la vivida en los aeropuertos de Londres.

     TTCS - Aeropuerto Palma preparado para avistar drones

     

    Este martes fue Heathrow, el aeropuerto con mayor tráfico en Reino Unido, el que tuvo que suspender despegues por el avistamiento de un dron en una pista, hecho que se produjo tres semanas después de que fuera Gatwick el que tuvo que paralizar sus operaciones un día completo, provocando el caos ante la gran afluencia de viajeros por las vacaciones navideñas. Se tuvo que recurrir a la actuación del Ejército y se detuvo a dos personas que después fueron puestas en libertad.

    En España el protocolo contra drones no autorizados consiste en alertar inmediatamente a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para que se dirijan a la zona donde se ha detectado la aeronave y detener al piloto en tierra, explican desde Aesa.

    Se recuerda que el vuelo de drones, objetos que no hace mucho se pusieron de moda convirtiéndose en regalo estrella, está prohibido en los aeropuertos. No se puede volar un dron a menos de 8 kilómetrosdel punto de referencia de cualquier aeropuerto o aeródromo y a más de 8 kilómetros de los ejes de sus pistas y su prolongación hasta 6 kilómetros desde el umbral de las mismas.

    La Ley de Seguridad Aérea marca las sanciones por poner en peligro las operaciones aeroportuarias, en el caso más grave se pueden imponer multas de hasta 4,5 millones de euros.

    En el caso de los pilotos en tierra que no realicen actividad comercial y no tengan conocimientos aeronáuticos, la sanción mínima es de 60 hasta 45.000 euros, si es grave puede llegar a los 90.000 y en caso de ser muy grave hasta 225.000 euros. Si se trata de personas con conocimientos aeronáuticos, por ejemplo un piloto o un ingeniero aeronáutico, o bien que realizan actividad comercial la sanción mínima se eleva a los 4.500 euros y las muy graves a 4,5 millones de euros.

    A estas sanciones administrativas que se fijan desde el punto de vista aeronáutico se podrán añadir otras mayores por la vía penal, recuerdan desde Aesa. Hasta ahora los aeropuertos españoles no han enfrentado situaciones de peligrosidad por el vuelo de drones.

    Aplicación disponible


    Enaire facilita el acceso a un mapa en el que se representa el espacio aéreo para planificar los vuelos de drones: https://drones.enaire.es/

    A través de esta aplicación, que se actualiza cada 28 días, se pueden ver las zonas seguras para utilizar los drones. También se encuentra información sobre los tipos de vuelos que se pueden realizar, ya sean de uso recreativo, aeromodelos (aeronaves no tripuladas), aeronaves de juguetes, vuelos experimentales o bien operaciones especializadas.

    Fuente: Diariodemallorca

     

  • La AEPD publica una guía con recomendaciones sobre protección de datos en la utilización de drones

     

    La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), ha publicado la Guía Drones y Protección de Datos, que analiza las operaciones que se efectúan con drones distinguiendo entre las que no tratan datos, las que eventualmente podrían captar información y aquellas cuyo fin implica un tratamiento de datos personales, como en el caso de la videovigilancia o la grabación de eventos.

    TTCS  seguridad  - drones proteccion de datos

     

    La guía pone de manifiesto cómo se ha generalizado el uso de drones en el ámbito civil y el crecimiento exponencial que está experimentando la utilización de estas aeronaves no tripuladas. Estos equipos son susceptibles de incorporar no sólo GPS y cámaras de vídeo sino también escáner 3D o sistemas de detección de dispositivos móviles, y su empleo puede suponer un impacto en el derecho a la protección de datos de las personas y, por extensión, una lesión de sus derechos y libertades.

    El artículo 26 del Real Decreto 1036/2017, de 15 de diciembre, por el que se regula la utilización civil de las aeronaves pilotadas por control remoto, establece la obligación de adoptar las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de lo dispuesto en materia de protección de datos personales y protección de la intimidad. La guía, publicada por la AEPD, proporciona orientaciones a los operadores de drones que registren o procesen imágenes, vídeos, sonido, datos biométricos, de geolocalización o de telecomunicaciones, entre otros, relacionados con personas identificadas o identificables para cumplir con lo establecido en el Reglamento General de Protección de Datos y la Ley Orgánica 3/2018.

    El documento está dividido en cinco secciones. Las tres primeras están dedicadas a los tipos de operaciones que se pueden llevar a cabo con drones, clasificándolos según el tratamiento de datos. Así, distingue un primer tipo que comprende operaciones con configuraciones muy básicas, que carecen o no hacen uso de dispositivos de captación de imágenes, sonido o cualquier otro tipo de información personal. En esta categoría podrían incluirse usos de ámbito recreativo o deportivo.

    Un segundo tipo comprende casos como el empleo de drones para la inspección de infraestructuras, la confección de planos de terrenos u otros servicios de vídeo para cine, televisión o publicidad, en los que se puede producir una captura de datos personales de forma no intencionada. Una tercera posibilidad es que la finalidad para la que se usa el dron implique un tratamiento de datos personales de forma inherente. En los tres casos, la AEPD ofrece recomendaciones para aficionados y para operadores profesionales de drones, tanto en aquellos casos en los que decidan sobre la finalidad del tratamiento de datos como en los que llevan a cabo un encargo de tratamiento.

    Consejos previos

    La guía destina un apartado específico a ofrecer recomendaciones previas al manejo de un dron cuando sea de aplicación la normativa de protección de datos personales. Entre ellas, valorar la necesidad de evaluar los riesgos que pueda implicar el tratamiento para los derechos y libertades de las personas y, si fuera necesario, realizar una evaluación de impacto sobre la protección de datos (EIPD); llevar a cabo un análisis de riesgos si la EIPD no fuera precisa, o tener en cuenta que, si se captan imágenes para uso personal, éstas no deben publicarse en internet de manera que sean accesibles indiscriminadamente cuando sea posible identificar a personas o se muestren espacios privados, como viviendas, jardines o terrazas.

    Finalmente, recoge un apartado con preguntas frecuentes donde se plantean dudas prácticas relacionadas con los posibles tratamientos de datos personales captados desde un dispositivo de este tipo.

    Fuente: Cuadernosdeseguridad

     

  • La II Jornada de RPAS y Seguridad Privada se celebrará el 30 de octubre en Madrid

     

    Jornada Drones

     

    Analizar el escenario abierto por la nueva normativa sobre drones y su impacto sobre el sector es el objetivo de la II Jornada de RPAS y Seguridad Privada que se celebrará el próximo 30 de octubre en Madrid bajo la organización de Peldaño, en colaboración con la revista Cuadernos de Seguridad.

    El evento, que tendrá lugar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, reunirá al sector de la Seguridad en una intensa jornada de trabajo. En el programa, aún pendiente de concretarse, se analizarán las últimas novedades en materia legislativa aplicada a esta tecnología y se debatirán los retos y oportunidades que esta tecnología puede ofrecer al sector de la seguridad privada.

    Este foro, que da continuidad a la primera edición celebrada en 2016, está dirigido fundamentalmente a directores y gestores de la Seguridad de entidades públicas y privadas y a profesionales tanto de empresas de Seguridad como de RPAS y centros de formación.

    Próximamente quedará abierto el formulario de registro en la web www.dronesyseguridad.com