Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

  • La AEPD y OCU ya lo han advertido: Los juguetes que se conectan a internet, recopilan información sobre nuestros hijos 

    Un juguete conectado es aquel que intercambia información con otro soporte y que suele requerir la instalación de una aplicación en un móvil o tableta. Este producto suele registrar imágenes y sonidos y enviarlos directamente a internet con lo que esta información se procesa al otro lado de la Red y el resultado vuelve al propio juguete para crear así un mecanismo de interacción y respuesta a las acciones del niño. «Los juguetes conectados no son inseguros en principio, pero los padres deben comprobar qué datos recoge el juguete y para qué los va a utilizar», asegura la directora de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), Mar España, durante la presentación de unos serie de recomendaciones para impulsar la compra segura en internet con motivo del «Black Friday» y la próxima campaña navideña.

    En este contexto, la AEPD recomienda que los progenitores investiguen qué datos recoge el juguete y cuál es su destino final, así como la forma en que se protegen esos datos, dónde se almacenan y si se van a enviar a terceros.

    Para que los usuarios puedan informarse antes de comprarlos, desde la AEPD aconsejan que se pregunte al personal del establacimiento donde se vaya a adqurir el juguete; revisar el manual de instrucciones y localizar la política de privacidad; descargar la aplicación y revisarla antes de hacer la compra y visitar la web del fabricante y buscar opiniones de otros consumidores sobre el juguete en la web. Tambien aconsejan optar por productos que ofrezcan información completa e identifiquen de forma clara cuándo se está grabando la voz del niño.

    Desde la OCU también han advertido en varias ocasiones sobre los riesgos de estos juguete ya que pueden contar con wifi propio a la que se accede sin contraseñas y «en según qué manos puede resultar peligroso». «Además, desgraciadamente hoy en día no existen leyes que regulen este tipo de seguridad y son los consumidores, en este caso menores de edad quienes resultan más perjudicados», alertan desde la asociación de consumidores.

    juguetes conectados kIUB 620x349abc

    Fuente: abc

  • Agentes de la Guardia Civil de Oliva (Valencia) han desarticulado una organización criminal formada por un hombre y una mujer que presuntamente perpetraron un ciberataque a una empresa de La Safor para acceder a sus operaciones financieras y así hacer que transfirieran a su cuenta corriente unos pagos que estaban destinados a un proveedor, una supuesta estafa que supera los 24.000 euros.

    Se trata de una operación bautizada como ‘Cacau’ y desarrollada por la Guardia Civil de Oliva en colaboración con miembros de la oficina de Análisis e investigación en Seguridad Aeroportuaria (Odaisa) del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid- Barajas. La investigación se ha saldado con la detención de un hombre de 56 años en dicho aeródromo, a su llegada de un vuelo procedente de Rumanía, y con la investigación de una mujer de 30 años, según ha detallado la Benemérita en un comunicado.

    Las pesquisas comenzaron cuando una empresa de La Safor denunció un ciberataque a sus servidores. Alguien había conseguido vulnerar las medidas de seguridad de la mercantil y había obtenido información de las operaciones financieras pendientes a realizar.

    Con esta información, los autores de la estafa simularon datos de correo, logotipos, facturas y otros elementos distintivos de una empresa que provee mercancías a la mercantil. Utilizaron estos datos para “interponerse” entre la compañía estafada y su proveedora. De esta forma, en lugar de pagar a la empresa suministradora, el dinero recaía en la cuenta corriente del estafador.

    Agentes especializados en nuevas tecnologías iniciaron las primeras averiguaciones y consiguieron identificar a dos sospechosos: el hombre español que ha sido detenido y la mujer que figura como investigada.

     

    OPERACIONES DESDE RUMANÍA

    Los efectivos analizaron multitud de datos bancarios de los presuntos autores del ciberataque. Verificaron que parte de las operaciones se habían realizado en Albacete, pero que los movimientos bancarios más recientes se estaban produciendo en la ciudad de Aisa, en Rumanía.

    Las investigaciones se centraron entonces en Rumanía. La “inmediatez” en la investigación permitió averiguar que el hombre iba a desde el país balcánico para regresar a España. Por ello, se estableció un dispositivo de vigilancia. Los agentes arrestaron a su llegada al Aeropuerto de Madrid-Barajas. La mujer permanece investigada. Se les acusa de varios delitos de intrusión a la informática y estafa.

    Se ha intervenido a los sospechosos “numerosos” medios de pago que, según el Instituto Armado, los “incriminaban en mayor medida con los ilícitos delitos investigados”. También se han incautado de 2.350 euros en metálico que el hombre llevaba entre sus objetos personales. Las diligencias han pasado a disposiciónjudicial.

    Fuente: eldigitaldealbacete