Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Detectaron al empresario desaparecido en cámaras de seguridad

Allanaron las oficinas de Hugo Díaz, y lo detectaron en cámaras de seguridad la mañana que desapareció

 

BUENOS AIRES.- El financista Hugo Darío Díaz, desaparecido desde hace 17 días, quedó filmado por cámaras de seguridad del microcentro, mientras que su oficina fue allanada por la fiscal, buscando pistas que permitan que la investigación avance.

El allanamiento fue encabezado por personal de la División Operativa (ex Antisecuestros) de la Policía Federal, a pedido de la fiscal a cargo Estela Andrades y por orden del juez de instrucción Jorge López.

La oficina de Díaz se ubica en el cuarto piso de un edificio de San Martín 543, en pleno microncetro porteño: al llegar, los agentes encontraron a la empresa en pleno funcionamiento, y bajo el mando del hijo de 21 años del desaparecido, según trascendió.

La ex esposa del financista, Andrea Puccar, lo reconoció en los registros de algunas grabadoras del microcentro, tras el relevamiento de los cámaras de seguridad de las manzanas que rodean el garage donde Díaz estacionó su auto el pasado 9 de marzo.

Hasta ahora, la fiscalía tiene la certeza de que Díaz pasó la noche del 8 de marzo en la casa que compartía, a pesar de estar separados, con su ex mujer, en Lanús. A media mañana del lunes 9 arribó al garage de Lavalle al 600, donde estacionó su Volskwagen Vento, patente KNP052.

Durante el transcurso de esa mañana, Díaz le envió mensajes a su ex mujer, Puccar; a su novia, Ana Luna; y otros a su primo Carlos, apodado "El Pela", quien trabajaba para él en su financiera.

El empresario no llegó a su oficina de calle San Martín, pero pasó por la de un financista amigo, de nombre Diego, sobre calle Florida, donde pasadas las 11 retiró un cheque por 32.000 pesos que todos los meses le cambiaban. El amigo de Díaz ya prestó declaración en el marco de la investigación.

Se investiga que ocurrió posteriormente: a las 13.37, Díaz anunció a su primo, vía mensaje, que regresaba a su casa. Una de las hipótesis apunta contra un ex empleado de su empresa de ambulancias, de la que despidió a un empleado el 22 de febrero, y que su casa sea posteriormente baleada desde una moto. En el marco de esa investigación, declaró que no tenía "deudas ni enemigos", por lo que se sospechaba del despedido.

Otra hipótesis investiga sus vínculos con una facción de la barrabrava de Boca, de la que, se presume, manejaba dinero, y cuyos miembros realizaban servicios de "cobranza" para Díaz, según un testimonio.

Fuente: El Intransigente