Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Grupo hacker que al parecer respalda Rusia accede a emails de departamentos de Justicia y Tesoro

 

Un grupo hacker que, según varias fuentes, estaría respaldado por Rusia, ha estado durante un tiempo accediendo y vigilando el tráfico interno de correos electrónicos de, entre otras agencias estadounidenses, los departamentos de Justicia y Tesoro del país. Según Reuters, además, varias fuentes cercanas a la investigación temen que esto pueda ser tan solo la punta del iceberg. De hecho, el hackeo es tan grave que el pasado sábado se convocó en la Casa Blanca una reunión del Consejo de seguridad nacional al respecto.

Hay pocos detalles más sobre hasta dónde ha afectado el suceso en los distintos departamentos del Gobierno de Estados Unidos, o sobre qué agencias pueden haberse visto afectadas por él. Apenas un comunicado del Departamento de Comercio confirmando que ha habido una brecha en una de sus agencias, y que han pedido al FBI y a la CISA (Agencia de ciberseguridad y de infraestructura de seguridad) que investiguen lo sucedido.

Hackeo estadounidense

Además de esta confirmación, dos fuentes han asegurado que las brechas de seguridad producidas por el grupo hacker están conectadas con una campaña de ataques más a amplia, relacionada con el hackeo a la empresa de ciberseguridad, con contratos tanto con el gobierno como con varias empresas, FireEye, recientemente confirmado. Mientas tanto, el Ministro de asuntos exteriores de Rusia ha calificado a las acusaciones de que están detrás del ataque como otro intento sin base de los medios estadounidenses de culpar a Rusia.

Al parecer, los miembros del grupo hacker se habrían colado en los sistemas de las agencias sin ser detectados alterando actualizaciones publicadas por la compañía tecnológica SolarWinds, que da servicio a la rama ejecutiva de clientes gubernamentales, así como a diversos servicios militares y de inteligencia. Este truco, al que habitualmente se conoce como «ataque de cadena de suministro», funciona escondiendo código malicioso en actualizaciones de software legítimas facilitados a los objetivos por terceros.

En una declaración al respecto, la texana SolarWinds ha asegurado que las actualizaciones de su software de monitorización y control publicadas entre marzo y junio de este año pueden haver sido contaminadas con lo que han descrito como «un ataque de cadena de suministro por parte de un país altamente sofisticado y dirigido«. La compañía no ha ofrecido más detalles, pero al hilo de estas declaraciones, la diversidad de su base de clientes ha hecho crecer la preocupación por el ataque en la comunidad de inteligencia de Estados Unidos, que cree que otras agencias del gobierno pueden estar en riesgo.

Entre los clientes de SolarWinds están la mayoría de grandes empresas de la lista Fortune 500, los 10 principales proveedores de telecomunicaciones de Estados Unidos, las cinco ramas del ejército de Estados Unidos, el Departamento de Estado, la NSA y la Oficina del Presidente de Estados Unidos.

Estos ciberataques han llevado a que el grupo hacker, gracias al ataque efectuado a través de las actualizaciones de SolarWinds hayan sido capaces de «engañar» a los controles de identificación de la plataforma de Microsoft. Así, los hackers han podido acceder al software de ofimática empleado en las entidades atacadas, Office 365, vigilando los emails de la agencia al parecer durante varios meses.

Esta brecha supone un gran problema para la futura Administración Biden, cuando falta poco más de un mes para que ocupen el gobierno en Estados Unidos, sobre todo porque aún no se sabe qué información se ha robado y para qué se puede haber utilizado. La investigación en curso, además, puede llevar meses o años en culminar y concretar qué organismos y empresas se han visto afectados, y hasta qué punto. Por ahora se desconoce el alcance total de la brecha, ya que la investigación está dando todavía sus primeros pasos. Sólo hay algunos indicios de que los mensajes de correo electrónico han estado vigilados desde este verano, algo que se ha descubierto hace muy poco.

 

Fuente: Muycomputerpro