Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Cámara de seguridad y alarmas mallorca graban 4 policías torturando un detenido.

El vídeo en el que se ve cómo un detenido es agredido por cuatro policías locales de Palma ha sido exhibido hoy varias veces durante el juicio contra los agentes.

Las imágenes no mienten. El vídeo en el que se ve cómo un detenido es agredido por un policía local de Palma, mientras otros tres no hacen nada por evitarlo, ha sido exhibido hoy varias veces durante el juicio contra los agentes este martes por la mañana sin deja lugar a dudas.

Diario de Mallorca ha tenido acceso a la prueba clave en el procedimiento contra los acusados de torturar a un detenido en el cuartel de Sant Ferran, en mayo de 2011. En las imágenes se ve claramente como el principal acusado da dos patadas en la cabeza y una en las piernas a la víctima, esposada en una silla. El policía, para quien la fiscalía pide cuatro años, ha mostrado su arrepentimiento y pidió perdón alegando que perdió los nervios ante los insultos del detenido.

Para los otros tres policías, piden un año de cárcel por comisión por omisión, es decir que no hicieron nada por evitarlo e incluso giraron una cámara de seguridad para que no se grabara la escena.

Los hechos, según el relato del ministerio público, ocurrieron en la madrugada del 26 de mayo de 2011 en los calabozos del cuartel de Sant Ferran. Allí se encontraba un hombre que acaba de ser detenido por un delito contra la seguridad vial y atentado. Uno de los policías que lo custodiaban aprovechó que la víctima estaba esposada, con ambas manos atadas por debajo de una silla y sin posibilidad de defenderse, para propinarle dos patadas en la cabeza.

La escena fue contemplada por otros tres agentes, que también estaban de servicio en los calabozos y según el fiscal no impidieron las agresiones, adoptando una actitud totalmente pasiva. Uno de estos, implicado en las tramas de corrupción policial de los Ángeles del Infierno y de la Playa de Palma, se dio cuenta de que los hechos podían ser grabados por una cámara de videovigilancia instalada en el techo y la giró hacia una ventana para evitar que recogiera la agresión. Acto seguido, el principal acusado propinó otra patada al detenido en las piernas, tal y como puede comprobarse en las imágenes desveladas hoy durante diferentes momentos en el juicio y que son la prueba fundamental contra los acusados.

Fuente: diariodemallorca