Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

La oleada de robos con violencia sobre el colectivo de los taxis en Palma no cesa. Así, esta pasada madrugada se ha registrado un nuevo incidente, el quinto en menos de un mes. En esta ocasión, la agresión tuvo lugar alrededor de las 01:30 horas en Cala Major cuando tres personas -dos hombres y una mujer- asaltaron a un taxista tras haber requerido sus servicios en la zona de la Feixina. Durante el trayecto a su supuesto destino, uno de los hombres agarró al conductor del cuello mientras el otro le golpeaba.

La situación fue aprovechada por la mujer para sustraer todo aquello que encontraba, llegando incluso a registrar el maletero del vehículo. Entre lo sustraído, se encontraba la cartera y el móvil del taxista que ya ha interpuesto una denuncia y además tuvo que ser atendido en el hospital por los golpes recibidos.

Aumenta la preocupación y la inseguridad

La Asociación Sindical de Autónomos del Taxi de Mallorca (ASATM) y la Asociación Mallorquina de Trabajadores Autónomos del Taxi (AMTAT), adheridas a la Federación de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (Pimem), quieren expresar su “gran preocupación” por los numerosos atracos violentos que los trabajadores del sector han sufrido en menos de un mes. Con estos dos últimos sucesos producidos este fin de semana, ya son cinco los atracos con violencia que se han perpetrado en Palma.

Biel Moragues, presidente de ASATM; y Toni Cladera, presidente de AMTAT, reclaman a las autoridades competentes que solucionen este asunto “lo antes posible” para que el sector “pueda volver a la normalidad”. Y es que las graves agresiones que están sufriendo los taxistas está creando un “clima de nerviosismo y miedo entre los compañeros del sector” que preocupa a los representantes.

Demandan más seguridad

Es necesario además dotar a los taxistas de elementos de seguridad. En numerosas ocasiones hemos remarcado a la administración pública la necesidad de equipar a la flota de taxis con mamparas blindadas antirrobo y cámaras de seguridad. Estos atracos demuestran que no hemos llegado a tiempo y que es necesario establecer un plan de urgencia para instalar estos elementos cuanto antes”, explica Moragues.

Mayor implicación de la Policía Local

Por su parte Cladera quiere remarcar la necesidad de que la Policía Local “tenga una mayor implicación no sólo en este tipo de delitos sino también en los hechos que suceden diariamente y en los cuales no se está protegiendo a un sector que realiza una labor de transporte público”.

Cinco robos en apenas tres semanas

El primero tuvo lugar el 22 de diciembre cuando un joven venezolano detuvo un taxi en las Avenidas de Palma para que lo llevara hasta S´Arenal de Llucmajor. Al llegar a su destino, el pasajero ahogó al conductor con una llave de artes marciales. El taxista fingió que se había desmayado para aprovechar un descuido y así poder librarse de su agresor.

En la madrugada del jueves al viernes 28 de diciembre ocurrió el segundo asalto cuando tres jóvenes de habla portuguesa se subieron a un taxi para trasladarse a Bartolomé Quetglas, una calle de Cala Major sin salida donde perpetraron un cobarde ataque que saldaron con un botín formado por el móvil y la recaudación de la jornada del taxista.

El tercero sucedió durante la madrugada del viernes al sábado 29 de diciembre cuando un grupo de cuatro personas de origen sudamericanos golpeó a un taxista para posteriormente robarle unos 400 euros en efectivo así como su móvil y cartera en una zona de Cala Major.

Por su parte, el cuarto se llevó a cabo en la pasada Noche de Reyes cuando un taxista fue agredido y robado en la plaza Mediterrània, en la zona del barrio palmesano de El Terreno. El conductor sufrió un corte superficial en la mano, ocasionado por el cuchillo que llevaba uno de los autores, que le estaba intimidando y que le robaron 150 euros.

 

taxi 080119

Fuente: Mallorcaconfidencial