Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

  • ¿Qué estudiar para ser un experto en ciberseguridad?

    Empresas y Gobiernos de todo el mundo se enfrentan a un número cada vez mayor de ciberataques, pero la cantidad de profesionales para combatirlos sigue siendo insuficiente

    2019 ha comenzado tal cual terminó 2018: con el mundo recuperando el aliento tras un ciberataque. Si Alemania sufrió a principios de este mes el mayor hackeo de su historia, que dejó al descubierto datos de centenares de políticos, a finales de noviembre fue la gran cadena hotelera Marriott quien reveló un ataque similar, que podría haber afectado a 500 millones de clientes. Pero antes de eso las víctimas habían sido Singapur, Facebook, el sistema bancario de México… no hay blanco a salvo de los piratas informáticos. La amenaza crece al tiempo que empresas e instituciones de todo el mundo hacen frente a otro peligro, igual de acuciante, que es el de la escasez de profesionales expertos en ciberseguridad. Un campo en el que tradicionalmente ha predominado lo autodidacta, pero que comienza a abrirse paso en la formación oficial de universidades y centros educativos.

    Se prevé que nueve de cada diez empresas sufrirán un ataque informático en 2019. Y los costes se cifran en 11.500 millones de dólares este año. Los datos resultan abrumadores. Para lo malo, pero también para lo bueno. Y es que el nicho laboral se hace cada vez más grande. De aquí a 2022 las ofertas de trabajo en ciberseguridad se triplicarán..

    La velocidad de los cambios se une a la escasez de vocaciones científicas y tecnológicas entre los jóvenes. “Hace falta promover las titulaciones sobre tecnología, los chicos las ven como difíciles”, explica Maite Villalba, investigadora y directora del máster en Seguridad de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de la Universidad Europea. 

    La necesidad de profesionales y el crecimiento de los ciberataques conviven con otra contradicción. Y es que aunque Internet está plagado de información y recursos para adentrarse en el terreno de la ciberseguridad, las tareas que realizan estos expertos y lo que hay que saber (y estudiar) para convertirse en uno de ellos siguen siendo una incógnita para muchos estudiantes. 

    TTCS estudiar ciberseguridad

    ¿Qué hace un profesional de la ciberseguridad?

    Decir que trabajas en ciberseguridad es como decir que trabajas en tecnología. Dentro de eso hay muchísimos perfiles distintos y no todos son tecnológicos. Lejos de ese estereotipo del hacker que se mueve entre las sombras y la ilegalidad, el campo de la ciberseguridad es mucho más amplio con auditores, desarrolladores, analistas, forenses… y sí, también hackers, aunque muy diferentes al tópico que se suele tener en mente.

    Los diferentes perfiles de expertos en ciberseguridad se pueden definir en función de si actúan para evitar los ataques o para dar respuesta cuando se producen. El punto en común de todos ellos es que se dedican a resolver problemas. La creatividad y la innovación son dos elementos clave en su caja de herramientas, pues les permiten ir un paso por delante de los atacantes.

    ¿Qué debe saber un experto en ciberseguridad?

    La base tecnológica es fundamental, pues para evitar o responder ante un ciberataque es necesario entender cómo se producen. “Se necesita, por un lado, un conocimiento general sobre redes y programación; y por otro, un conocimiento específico en ciberseguridad que abarca la seguridad informática, la legislación, el análisis forense, saber cómo securizar un sistema informático (y no solo analizarlo)...” enumera Paco Marzal, coordinador del grado de U-Tad, en el que los alumnos pueden cursar una especialización en ciberseguridad a partir del tercer curso. "El perfil del estudiante suelen ser personas muy motivadas porque es una carrera muy exigente".

    ¿Qué puedo estudiar para trabajar en este campo?

    En España hay ya 81 centros que ofrecen formación específica en ciberseguridad.Hay programas de máster, cursos de especialización, ciclos de FP, grados en ciberseguridad… Entre tanta oferta, ¿qué programa elegir? El itinerario típico es el que apuesta por estudiar en primer lugar una carrera que aporte la base técnica, lo habitual es una ingeniería informática o de telecomunicaciones, aunque también hay expertos que provienen de la rama de las matemáticas o la física, para después cursar un máster de especialización en ciberseguridad.

    La alternativa de cursar un grado específico en ciberseguridad se va abriendo paso, aunque tímidamente. La Universidad Rey Juan Carlos ha abierto este curso su grado en Ingeniería de la Ciberseguridad, el primero que imparte en España una universidad pública.

    La primera promoción estudia en sus aulas mientras fuera, las opciones se multiplican. Los ciclos de FP son otra puerta de entrada al mundo de la ciberseguridad. Y los cursos de especialización sirven para profesionales con conocimientos avanzados que quieran profundizar en un área concreta. 

    Fuente: Elpais

     

  • 5 factores para aplicar la ciberseguridad en la empresa

    Los 5 factores que debemos aplicar en la empresa si queremos estar ciberseguros

    Son muchas las empresas que empiezan a centrar su inversión en la ciberseguridad del negocio. Entonces habría que preguntarse qué factores son los que, Jorge Rey, Commercial Security Manager de Colt Technology Services recomienda aplicar a la ciberseguridad en la empresa:

    Estrategia

    La falta de una estrategia de seguridad es uno de los errores más frecuentes que se cometen desde las empresas.Las políticas, estándares y procedimientos han de estar bien definidos y auditar su cumplimiento. Además deben estar basados en perfiles de amenaza, enfocados a riesgos reales.

    Para que la estrategia tenga un efecto real la empresa debe adaptarse, conocer al enemigo, identificar las amenazas para poder evaluar los riesgos e implementar las medidas de seguridad más adecuadas. Además para ello debemos contar con un esfuerzo humano y un despliegue tecnológico tan considerable como necesario.

    Información

    Los datos son la materia prima de cualquier tipo de negocio y, por tanto, resulta vulnerable ante los ciberataques.

    La transformación digital de las empresas implica acceder a los datos desde cualquier punto. Para ser más productivos, cada vez hacemos más uso de nuestros dispositivos móviles para acceder a información del trabajo, compartiéndola con compañeros, clientes o proveedores. Este intercambio, al poder realizarse fuera de la empresa, presenta otro nivel de dificultad para la seguridad de la misma.

    Problemas: robo de dispositivos, pérdida o robo de información confidencial, conexión no segura, robo de credenciales.

    Comunicación

    Relacionado con la información nos encontramos con el factor comunicación. ¿Cómo se transmiten esos datos? ¿Se realiza de forma segura?

    Desactivar la sincronización automática de nuestras aplicaciones es muy importante cuando es nuestro dispositivo personal el que hace de enlace entre la información que obtenemos en el trabajo y la que transmitimos. En la mayoría de las redes inalámbricas que utilizan los trabajadores fuera del entorno empresarial, no existe protección alguna. A veces la información confidencial de la empresa puede transmitirse a través de comunicaciones inalámbricas que no están bajo nuestro control. Cuando esto ocurre, es importante que los datos que enviemos estén debidamente protegidos.

    Almacenamiento

    En esta era digital, la información empieza a necesitar infraestructuras de almacenamiento flexibles que se adapten rápidamente a cualquier cambio en el negocio o el mercado. Hay distintos tipos de almacenamiento: local, en red, dispositivos externos y en la nube.

    Realizar copias de seguridad de todos los documentos importantes es solo el primer paso a realizar antes de que la información se almacene o transmita. De esta forma, si cualquiera de los tipos de almacenamiento de los que disponemos se ve vulnerado ante un ataque, quedará una copia de seguridad.

    Factor humano

    Cada trabajador debe formarse en materias de seguridad en las redes, y debe tener siempre en cuenta las siguientes medidas:

    • Utilizar contraseñas fuertes y distintas para cada servicio. Existen gestores de contraseñas que permiten generar contraseñas complicadas para establecer diferentes credenciales.
    • Mantener los dispositivos actualizados. Muchos virus atacan a equipos que todavía no han aplicado la siguiente actualización de seguridad.
    • No abrir enlaces sospechosos. Hay que desconfiar de los enlaces en mensajería instantánea, correo electrónico o incluso de muchos de los que hallamos en las redes sociales, pues nunca se sabe cuándo un “inocente” enlace puede llevarnos hasta una web fraudulenta que pretenda hacerse con nuestros datos. Lo mismo ocurre con los archivos adjuntos de e-mails que desconocemos, pues pueden tratarse de virus.
    • Compras online: solo en webs de confianza. Tenemos que comprobar que las páginas que visitamos para comprar se quedan con nuestros datos personales. Por ello es importante comprobar que la información sea encriptada: hay que huir de las webs que empiezan por http:// y centrarnos solo en las que empiezan por https://.

    Si finalmente el riesgo se materializa y sufrimos una brecha de seguridad, deberíamos haber diseñado el sistema de información para que la pérdida de datos sea mínima, inútil para el atacante y con una rápida capacidad de recuperación del negocio.

    La seguridad de la red implica crear una estrategia de defensa en profundidad. Necesitaremos hacer uso de elementos como el control de acceso, que nos permite bloquear usuarios y dispositivos no autorizados; el antimalware; los análisis de comportamiento para detectar anomalías o la prevención de pérdida de datos, que nos ayuda a reforzar el elemento más débil de la ciberseguridad: el factor humano

     

    ciberseguridad

     

    Fuente: revistabyte

  • Ciberseguridad, la asignatura pendiente para los más pequeños

    La importancia de enseñar ciberseguridad a nuestros hijos 

    Los niños de hoy en día son conocidos como 'nativos digitales' porque han estado conectados prácticamente desde que nacieron. Al mismo tiempo que aprendían a coger por sí solos un vaso y beber, en la otra mano ya tenían un Smartphone o una tablet, pero sin embargo, poco o nada saben sobre ciberseguridad. Pero a pesar de ser expertos en el uso de dispositivos digitales, son absolutamente ignorantes respecto a cómo protegerse de las ciberamenazas que podrían sufrir a través de estos dispositivos.

    El ciberacoso a menores detectado en España ha aumentado un 65% en los últimos 5 años según los datos recogidos en el Sistema Estadístico de Criminalidad del Ministerio del Interior. Y no es de extrañar, al fin y al cabo, nadie les ha enseñado a protegerse; la mayoría de los adultos no tiene tampoco conocimientos en materia de ciberseguridad y los planes de estudios no contemplan la seguridad cibernética como asignatura, a pesar de que las nuevas tecnologías ya han llegado a las aulas.

    Ciberbulling, phishing, scams, malware, divulgación de datos personales y familiares como fotos o localizaciones, compras no autorizadas o ciberacoso, son sólo algunos de los peligros derivados de la exposición de los menores al uso de Internet y las redes sociales. La agencia española de protección de datos (AEPD) , hace incapié en la importancia de NO divulgar datos personales y sus consecuencias, enseñarles las consecuencias de ello, es una materia que concierne a padres y profesores.

    Por este motivo la compañía española especializada en ciberseguridad All4sec, reivindica la importancia de educar a los más pequeños en materia de ciberseguridad y aplaude iniciativas como el Premio Enise a la mejor iniciativa escolar en materia de ciberseguridad. El objetivo de este premio es dar a conocer y recompensar el esfuerzo de centros escolares que hayan puesto en marcha algún proyecto en materia de ciberseguridad, para fomentar el uso seguro y responsable de la tecnología e Internet en los centros educativos o la capacitación y promoción del talento en ciberseguridad.

    Iniciativas como ésta contribuyen a concienciar sobre los peligros de la red, promover el talento en materia de ciberseguridad y ensalzar el potencial existente en las aulas.

    Pero no debemos olvidar que la educación en materia de ciberseguridad también debe estar presente en casa. Del mismo modo que hemos enseñado a nuestros hijos que no deben cruzar cuando el semáforo está en rojo o que no deben aceptar regalos o entablar conversaciones con desconocidos, debemos interiorizar suficientemente la necesidad de sensibilizarlos sobre el uso correcto de la tecnología.

    ciberseguridad en las aulas 655x368

    Pautas digitales básicas, para mantener a los menores seguros en Internet

    • Lo primero es hacerles entender que el mundo digital no es un juego o una mera diversión. Que no den nunca sus datos personales (teléfono, dirección, nombre de su colegio, etc.) a personas que no sean de confianza.
    • Enseñarles a crear contraseñas únicas que puedan recordar o guardar en lugares seguros.
    • Advertirles de que jamás deben responder a mensajes de desconocidos o añadir amigos a sus redes sociales que no conozcan.
    • Enseñarles a cómo utilizar las aplicaciones y programas que pueden proteger su ordenador, como el antivirus para protegerse del malware o el addblock para poder navegar por Internet sin publicidad perniciosa.
    • Desactivar las compras en línea o establecer controles parentales en sus dispositivos para controlar su uso.
    • Establecer una conexión VPN en el hogar para asegurarse de que ningún ciberdelincuente en línea tenga acceso a su sistema.
    • Y lo más importante de todo, enseñarles a pedir ayuda a los adultos en caso de que tengan problemas o dudas.

    Tampoco hay que olvidar que nuestros menores serán quienes desarrollen las tecnologías del futuro. Una base educativa sólida en materia de ciberseguridad, es imprescindible para concienciar e inspirar a los futuros expertos en la materia y contribuir a construir un ciberespacio más seguro para todos.

    Fuente: blog.innovaeducacion , realinfluencers

  • Mejorar higiene digital evitará ciberataques en 2019

    Uno de los objetivos que toda empresa debe plantearse para 2019 es tener una adecuada estrategia para evitar los ciberataques y robo de información, y para ello es necesario mejorar la "higiene digital", que consiste en conocer todos los activos que se conectan a una red de una empresa, desde un dispositivo móvil, hasta sistemas de control industrial.

    Tenable, empresa especialista en soluciones en ciberseguridad, explica que una buena higiene digital debe ser una práctica común dentro de las organizaciones para este año.

    “Un ataque cibernético será perpetrado sobre lo que realmente está conectado y no sobre lo que creemos que es parte de nuestra red. Fenómenos como la transformación digital y el shadow IT están creando una superficie de ataque no conocida que resulta un punto ciego para la organización”, indica.

    Luis Isselin, director general de Tenable México, indica que las empresas deben iniciar 2019 con tres pasos básicoscomo asegurarse que los sistemas estén configurados correctamente y que el hardware y el software estén parchados de manera oportuna.

    Asimismo, indica que se deben utilizar contraseñas seguras y autenticación de dos factores, así como la creación de una cultura de conciencia sobre la ciberseguridad en las diferentes áreas de la organización, la cual permee a todos los empleados.

    “Si las compañías no pueden detener las amenazas básicas, definitivamente no podrán hacer frente a las amenazas más avanzadas”, comentó el directivo de la firma de ciberseguridad.

    Y es que según el informe “Quantifying the Attacker’s First-Mover Advantage”, Tenable descubrió que los atacantes tienen una ventana promedio de siete días en la cual existe un exploit disponible antes de que las empresas siquiera se den cuenta de que son vulnerables.

    Además, el estudio “Cyber Defender Strategies” detectó que casi 52% de las empresas tiene una evaluación de vulnerabilidades de madurez baja.

    Luis Isselin reconoció que no es posible tratar de reparar y mitigar todas las vulnerabilidades reveladas, y confirmó que la gestión de vulnerabilidades es un desafío de escala, velocidad y volumen, además de que exige una visión centrada en el riesgo.

    "El problema es que tenemos demasiada información y no suficiente inteligencia. Convertir la información en inteligencia exige interpretación y análisis; algo que no se escala fácilmente", dijo.

    "La solución reside en poner en práctica la inteligencia en función de las características únicas de la organización: sus activos más críticos y vulnerabilidades bajo el contexto de las amenazas actuales", finalizó el directivo.

    ciberseguridad en TTCS

    Fuente: Elempresario