Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

  • ¿Cumplen las empresas de seguridad privada con los pliegos y convenios de trabajo?

    UGT está elaborando un estudio específico para analizar de forma pormenorizada si las empresas de seguridad están cumpliendo con los pliegos de los contratos adjudicados por las instituciones públicas, así como si están ejecutando todos los puntos del convenio colectivo del sector. El secretario de la Federación de Servicios de Movilidad y Consumo (FeSMC) de UGT de Melilla, José Luis Faus, aseguró que este proyecto se está desarrollando ya en Melilla, y que luego esos datos se pasarán a nivel nacional para hacer una comparativa entre las autonomías.

    Faus indicó que el objetivo es observar de cerca a estas empresas que no siempre ni en todos los casos se han portado de forma correcta con los vigilantes de seguridad, bien porque se saltaban los acuerdos de los convenios o porque no se cumplían todos los puntos del pliego que firmaban.

    En Melilla “hay dudas” de que todas las empresas cumplan con todos estos requisitos. Pero será más adelante,cuando se concrete ese análisis en un documento, cuando se pueda hablar de forma particular sobre las problemáticas de Melilla en este sector. Faus explicó que se van a estudiar tanto las empresas que trabajan para la Administración local, como para la central, en relación a todos los ministerios, como el Defensa o Sanidad.

    El secretario del sector servicios de UGT remarcó que saben que hay empresas que cumplen a raja tabla con el pliego de condiciones, pero, en cambio, no aplican todos los puntos del convenio nacional de seguridad privada.

    En otras ocasiones, es al contrario, sí se cumple con el convenio pero no se ponen en marcha todas las mejoras que se dijeron que se iban a hacer para ganar el concurso y que precisamente hizo que la Administración le adjudicara a dicha empresa el contrato.

    En Melilla hubo problemas con una de las empresas contratadas por el Ministerio de Defensa, Marsegur. Faus aseguró que, afortunadamente, ésta se fue y desapareció, no sólo por el bien de los trabajadores de este sector en la ciudad, sino en todo el país porque fue la ganadora de un contrato para vigilar los acuartelamientos de Defensa. Esta empresa implantó su propio convenio privado para los trabajadores reduciendo el salario que recibían, saltándose el convenio laboral nacional y sin respetar las condiciones de trabajo de los empleados. Asimismo, llegó a pagar tarde las nóminas y a reducir los complementos. Desde que se marchó, el sindicato no ha vuelto a tener quejas de los trabajadores que están destinados en estos espacios para su vigilancia y seguridad.

    En el buen camino

    No obstante, sí que hay un tema que está pendiente de mejoras y son los profesionales que están en el Centro de Estancia Temporal del Inmigrantes.

    Faus explicó que han mantenido en este 2018 reuniones con la Secretaría de Estado de Trabajo y también con la Delegación del Gobierno de Melilla para aportar soluciones a los problemas que tienen estos vigilantes en el desarrollo de su trabajo en el centro y mejorar sus condiciones. Subrayó que “estamos en el buen camino” y hay “voluntad muy positiva por parte de la Administración” para llegar a un buen puerto en este asunto lo más pronto posible.

    Por otro lado, UGT dentro de su campaña ‘A mí quién me protege’ viene denunciado desde el ámbito nacional la escalada de agresiones sufridas por vigilantes de seguridad durante el desempeño de sus funciones.

    Resulta lamentablemente habitual observar como vigilantes de seguridad, prioritariamente en lugares denominados de pública concurrencia, son agredidos con total impunidad, sin que empresas, usuarios de seguridad y el propio Ejecutivo, tomen ningún tipo de decisión ante las constantes reuniones y peticiones al respecto realizadas desde UGT”, indicó.

    Mejorar a través de un reglamento y en forma global las medidas de protección para este tipo de colectivos en lugares de pública concurrencia, así como reforzar la colaboración entre la seguridad pública y privada son “elementos para poner en marcha sin más dilación, más allá de esconderse en el ámbito competencial o seguir dando calladas por respuesta”, remarcó el sindicato.

    TTCS - convenio seguridad privada

     

    Fuente: Elfarodemelilla

  • Un juzgado de Palma ha condenado a dos vigilantes de seguridad del aeropuerto de Son Sant Joan por quedarse multitud de objetos perdidos en la terminal de forma continuada hasta que ambos fueron descubiertos en abril de 2017. La magistrada ha impuesto al principal acusado, un auxiliar administrativo que trabajaba para una conocida empresa de seguridad y que se encargaba de custodiar los efectos en la oficina de objetos hallados del aeropuerto de Palma, una pena de 11 meses de prisión y una multa de seis meses con una cuota diaria de cuatro euros por un delito continuado de apropiación indebida en concurso con otro de falsedad en documento mercantil.

    El sospechoso, de 45 años, defendido por la abogada Isabel Fluxà, reconoció los hechos en el juicio y se conformó con la condena. Además de apoderarse de valiosos artículos extraviados procedentes de la oficina, también falsificaba recibos de entrega, poniendo como receptor a diversas personas que no se correspondían y falsificaba su firma para evitar ser descubierto.

    En esas fechas, entre 2014 y mediados de 2017, el hombre era adicto a las drogas y al alcohol. Por ello, la jueza ha apreciado la circunstancia atenuante de toxicomanía como muy cualificada.

    Mientras, su compinche, un vigilante de seguridad de 43 años que trabajaba en los filtros de Son Sant Joan, ha sido sentenciado a una pena de multa de seis meses a razón de seis euros diarios por un delito continuado de apropiación indebida por llevarse también efectos de la oficina de objetos hallados del aeropuerto. La magistrada ha fijado la pena de multa en la duración máxima al tener en cuenta la multitud de artículos de los que se apropió unido al hecho de que se aprovechó de que era vigilante de seguridad del aeropuerto para cometer el delito.

     

    TTCS -  Vigilantes de seguridad privada condenados

     

    Devolución a AENA

    La sentencia, que aún no es firme, también condena a ambos trabajadores a que devuelvan a AENA todos los objetos intervenidos que fueron hallados en sus respectivos domicilios, salvo aquellos cuya legítima propiedad han justificado, con el fin de que por dicha entidad se lleve a cabo el protocolo de actuación.

    La jueza no ha impuesto ninguna indemnización debido a que AENA y la empresa de seguridad en la que estaban empleados los dos encausados se han reservado el ejercicio de acciones civiles.

    Según se declara probado, el principal sospechoso desde 2014 trabajaba como auxiliar administrativo en la oficina de objetos hallados de Son Sant Joan, donde tenía la obligación de registrar estos efectos, clasificarlos, custodiarlos y gestionarlos para su posterior entrega a sus legítimos propietarios o, una vez transcurrido el plazo establecido en el protocolo de AENA, entregarlos a la persona que los había encontrado o a una ONG. Desde esas fechas y hasta que fue detenido en abril de 2017, el hombre se fue quedando objetos que no habían sido reclamados. Para evitar ser descubierto, manipulaba las fechas de entrada y salida y elaboraba recibos de entrega con los datos de otras personas que estaban en las bases de datos, que habían extraviado su documento de identidad o que figuraban como sustraídos. Así, justificaba la salida de los objetos.

    El segundo encausado, vigilante de seguridad en los filtros del aeropuerto, desde octubre de 2016 hasta abril de 2017 ayudaba al primero en la clasificación de los objetos en la oficina en sus horas y días libres. Durante este periodo, se fueron quedando género a sabiendas de que eran objetos perdidos. El 9 de febrero de 2017, se llevó de la oficina una maleta llena de ropa, material electrónico, gafas y otros efectos procedentes del almacén de AENA. El 5 de abril de ese año, en un registro en su domicilio, se encontraron numerosos objetos de la oficina.

    Ese mismo día, se registró también la casa del otro encausado, donde se halló un iPad mini que figuraba como sustraído en Palma el 6 de enero de 2015; un ordenador MacBook, que coincidía con el que se decía que se había entregado a una extranjera en marzo de 2017 en un recibo que elaboró mendazmente el sospechoso; y otro ordenador que también figuraba como devuelto en un documento realizado adrede por el encausado.

    El sospechoso elaboró otros recibos de entrega con la finalidad de quedarse objetos como un estuche con gafas, 3.500 euros en billetes de 500, un reloj Victorinox o un iPhone 6. Estos efectos no fueron recuperados y los datos que aparecían en los documentos de entrega eran falaces. El acusado inclusofalsificó las firmas de los supuestos propietarios.

    La sentencia destaca que se trataba de objetos extraviados, no abandonados, ya que no es normal que alguien abandonde artículos de estas características. Además, la jueza asegura que con este modo de proceder no se sabe con exactitud los efectos que había en la oficina y se desconoce cuántos perjudicados hay. También resalta que apareciera un policía nacional en las cámaras de videovigilancia saliendo del aparcamiento con una maleta que estaba en la oficina. Esto indicaría la posibilidad de que el caso no se ha investigado debidamente.

    Fuente: diariodemallorca

     

     

     

  •  

     

    Un conductor de un furgón de transporte de fondos, y que conteníaun millón de euros, ha desaparecido este lunes en la periferia de París cuando realizaba una ronda mientras dos de sus compañeros estaban cargando un cajero automático.

    Fuentes policiales citadas por la emisora France Info señalaron que no se descarta ninguna opción, incluida la de que el conductor -de 28 años, y con unos pocos meses de antigüedad en la empresa- pudo ser secuestrado por una banda de delincuentes, pero se decantan más por la fuga.

    Los hechos ocurrieron hacia las 6.00 hora local (5.00 GMT) en la ciudad de Aubervilliers, limítrofe con París, cuando dos de los tres empleados de la compañía de transporte de dinero Loomis bajaron del vehículo para aprovisionar el cajero de una agencia bancaria.

    Al finalizar su tarea, el furgón no se encontraba en el exterior y tampoco estaba el tercer empleado. El vehículo apareció a unos 500 metros de allí, a unas calles de distancia con las puertas abiertas y sin las 60 bolsas de dinero donde se calcula que había alrededor de un millón de euros.

    Este suceso ha recordado la historia en 2009 de Toni Muslim, otro empleado de una empresa de transporte de fondos que se fugó en Francia con un furgón cargado con más de once millones de euros. Estuvo huido durante una decena de días antes de entregarse.


    DINERO

     

    Fuente: 20minutos

  • La Guardia Civil detiene al vigilante de seguridad de un centro comercial de Santa Pola acusado de robar artículos de electrónica, ropa y alimentos.

    La Guardia Civil ha detenido al vigilante de seguridad de un comercio, del centro comercial de Santa Pola como presunto autor de un delito continuado de hurto en tiendas del mismo.

    Según han informado fuentes de la Benemérita, el estudio realizado por parte de los agentes sobre las cámaras de seguridad, junto a las coincidencias de la desactivación de las alarmas de las zonas relacionadas con los hurtos, fueron indicios suficientes para concluir que el vigilante llevaba, supuestamente desde el mes de junio de 2018, apropiándose ilegalmente de artículos de electrónica, ropa y alimentos.

    Durante ese tiempo, el arrestado, de nacionalidad española y 40 años de edad, habría realizado pequeños hurtosen el comercio donde ejercía como vigilante de seguridad, ascendiendo lo sustraído a unos 20.000 euros.

    Fue el responsable del local comercial el que denunció los hechos tras tener un incidente con el ahora detenido, del que sospechaba que era el autor de los robos que estaba padeciendo.

    La investigación de la Guardia Civil ha logrado evitar la venta por Internet de 5 televisores de plasma de entre 24 y 55 pulgadas, 3 terminales móviles, 2 ordenadores portátiles, 2 tablets, 2 DVDs, 2 consolas de videojuegos, 1 barra de sonido y otros elementos de menor entidad (varios videojuegos, un disco duro, una aspiradora, etc), que este hombre tenía en su domicilio y que entregó voluntariamente.

    Tras ser puesto a disposición judicial como presunto autor de un delito continuado de hurto, el detenido ha quedado en libertad con cargos.

     

    TTCS Material incautado Guardia Civil

     

    Fuente: Ondacero 

  •  

    Los vigilantes de seguridad privada se sienten desprotegidos

    El sindicato ATES de vigilantes de seguridad privada reclama el carácter de agente de autoridad para estos profesionales. Baleares cuenta con más de 15.000 vigilantes de seguridad privada, donde tienen un peso importante en aeropuertos, transportes de fondos y vigilancia de comercios y empresas.

    El sindicato denuncia que los vigilantes corren el riesgo de quedar desprotegidos ante agresiones y procesos judiciales, ya que no cuentan con la veracidad de palabra, como sí ocurre con policías y guardias civiles. El portavoz del sindicato, Víctor Villalobos, afirma que los vigilantes trabajan de cara al público y tendrían que equipararse a los policías y guardias civiles en determinadas funciones como los cacheos.

    "Lo pedimos en el momento en que tengas que hacer una detención o un cacheo para que te miren igual que a un policía. No pedimos el status de autoridad pública las 24 horas, sino en el ejercicio de nuestras funciones, porque hacemos muchos servicios de cara al público en aeropuertos, metros y autopistas" señala el portavoz de ATES.

    Villalobos también pone sobre la mesa la falta de recursos de algunos vigilantes de seguridad privada, que cuentan con armas antiguas y en ocasiones no cuentan con equipos de protección. "En algunos servicios van armados, pero no todos los vigilantes van armados, en pareja o con chaleco antibalas. Tienen muchas carencias, cosa que Policía Nacional, Guardia Civil y otros colectivos no tienen" subraya Villalobos.

     

     

    Fuente: cadenaser