Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies aquí. Si continuas navegando estás aceptándola.

Al participar en el X Encuentro de la Red Iberoamericana de Protección de Datos (RIPD), en el marco de la 34 Conferencia Internacional de Autoridades de Protección de Datos y Privacidad, el comisionado del Instituto Federal de Acceso a la Información, (IFAI), Trinidad Zaldívar señaló que en los últimos años latinoamérica ha ocupado uno de los primeros lugares en el desarrollo de leyes de protección de datos dentro de un mundo globalizado.

En ese sentido,  Argentina, Uruguay, Costa Rica y Perú han legislado en materia de protección de datos, mientras que Chile, Colombia, Ecuador, Brasil y el Salvador trabajan ya sus propias iniciativas. Ello significa que millones de ciudadanos latinoamericanos "podrán disponer de normas que permitan garantizar el uso de su información personal y de autoridades que hagan efectivo este derecho".

En las ceremonias inaugural y de clausura participaron Ángel Trinidad Zaldívar, comisionado del IFAI; Felipe Eduardo Rotondo, presidente de la Unidad Reguladora y de Control de Datos Personales de Uruguay, y José Luis Rodríguez, director de la Agencia Española de Protección de Datos.

Los trabajos de la 34 Conferencia Internacional representan el mayor foro dedicado a la protección de datos que convoca cada año a las máximas autoridades garantes en este rubro.
Las agencias de protección de datos europeas pidieron hoy a Google que modifique algunos aspectos de las reglas sobre privacidad que aplica desde marzo pasado para adaptarse a la normativa vigente en la Unión Europea (UE). En concreto, recomiendan al buscador de internet que introduzca cambios con el fin de dar una información más clara sobre la utilización de los datos personales obtenidos de sus usuarios, así como para evitar una obtención "excesiva" de aquellos.

En una carta publicada por la autoridad francesa de protección de datos (CNIL), encargada por otros organismos europeos para analizar la nueva política de protección de datos de Google, se afirma que el buscador no respeta "los principios esenciales de la directiva sobre protección de datos personales". Estos, recuerda el CNIL en el comunicado, se resumen en la limitación de la finalidad, la calidad y la cantidad mínima de datos, la proporcionalidad y el derecho a oposición por parte de los usuarios.

Las agencias europeas estiman que, con las reglas actuales, "Google no puede precisar qué datos personales se usan en ese servicio (el buscador de internet) ni las finalidades exactas para las que se recolectan los datos". Y dan un ejemplo: las reglas de Google "no diferencian entre el tratamiento de un contenido anodino sobre una búsqueda y el número de una tarjeta de crédito o las comunicaciones telefónicas del usuario". "Todos esos datos pueden ser utilizados indistintamente para todas las finalidades mencionadas" en las reglas de privacidad que Google empezó a aplicar en marzo pasado, añaden.

En su declaración, las agencias europeas de protección de datos recomiendan a Google que instaure un sistema con tres niveles de detalles, con el fin de que se adapte a los requisitos de la normativa comunitaria en vigor. Las agencias constatan que la combinación entre datos personales y servicios se ha generalizado con las nuevas normas de Google y que cualquier actividad en línea que esté vinculada al buscador, como puede ser el uso de sus servicios, de su sistema operativo Android o la consulta de sitios de internet que emplean sus servicios, puede recolectarse y combinarse.

Esas combinaciones, según denuncia la nota, tienen finalidades diferentes a la del servicio solicitado por el usuario de Google, como el desarrollo de nuevos productos, la seguridad, la publicidad, la creación de una cuenta Google o la investigación académica. Las agencias advierten a Google que debe contar con una base legal para hacer esas combinaciones de datos para cada uno de esos objetivos y que la recolección de aquellos "tiene que ser proporcionada a las finalidades perseguidas". Agregan que, como con es el caso de la publicidad, "Google no se puede apoyar sobre el consentimiento de la persona, el interés legítimo de Google o la ejecución del contrato" con el usuario.

La CNIL se queja de que en las respuestas dadas por Google a sus dudas no se aclararon aspectos "esenciales", como la descripción de todos los tratamientos de datos personales que efectúa o la lista detallada de las más de 60 reglas de confidencialidad que se incluyen en las nuevas reglas. El órgano francés destaca además la importancia de que el comunicado con las conclusiones sobre su análisis haya sido firmado por 27 autoridades de protección de datos europeas, "lo que constituye una primicia y un avance destacado en la movilización de las autoridades europeas".

Fuente

De todos es sabido lo rigurosa que es la normativa española en cuando a la protección de los datos personales de las personas físicas y las elevadas multas que la Agencia Española de Protección de Datos impone a aquellos que la incumplen.

Dos aerolíneas españolas, Air Europa e Iberia, ceden a EEUU los datos personales de los pasajeros, en virtud del acuerdo suscrito por este país y la Comisión Europea (Acuerdo PNR) en Diciembre de 2011, y por el cual dichas compañías aéreas han de suministrar al Departamento de Seguridad del Territorio Nacional Estadounidense datos (nombre, sexo y fecha nacimiento) de los pasajeros con destino u origen en EEUU.

Sin embargo, EEUU ha decidido unilateralmente solicitar dichos datos también respecto de aquellos pasajeros que sobrevuelen (aunque no pisen suelo estadounidense) el espacio aéreo de EEUU, para evitar con ello un eventual atentado terrorista, de manera que si las compañías no los aportan, bloquean directamente la emisión de sus tarjetas de embarque.

Hasta ahora, ni Air Europa ni Iberia informan a los pasajeros que viajan a dichos destinos de la cesión de sus datos a EEUU, ni del hecho de que dicho país conocerá cuantas veces a viajado a dichos países y con quien…..

Esta práctica no esta amparado por el Acuerdo PNR pero las compañías se ven sometidas a la voluntad de EEUU, que decide quien puede y quien no puede viajar, dependiendo si esta en su lista de viajeros “non gratos”.

La Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos Personales regula en su artículo 33 las transferencias internacionales de datos:

MOVIMIENTO INTERNACIONAL DE DATOS

Artículo 33. Norma general

 

1. No podrán realizarse transferencias temporales ni definitivas de datos de carácter personal que hayan sido objeto de tratamiento o hayan sido recogidos para someterlos a dicho tratamiento con destino a países que no proporcionen un nivel de protección equiparable al que presta la presente Ley, salvo que, además de haberse observado lo dispuesto en ésta, se obtenga autorización previa del Director de la Agencia Española de Protección de Datos, que sólo podrá otorgarla si se obtienen garantías adecuadas.

 

2. El carácter adecuado del nivel de protección que ofrece el país de destino se evaluará por la Agencia Española de Protección de Datos atendiendo a todas las circunstancias que concurran en la transferencia o categoría de transferencia de datos. En particular, se tomará en consideración la naturaleza de los datos, la finalidad y la duración del tratamiento o de los tratamientos previstos, el país de origen y el país de destino final, las normas de derecho, generales o sectoriales, vigentes en el país tercero de que se trate, el contenido de los informes de la Comisión de la Unión Europea, así como las normas profesionales y las medidas de seguridad en vigor en dichos países.

 

Dicho todo lo cual, si la recogida de datos de los viajeros que sobrevuelan EEUU no esta amparado por el acuerdo suscrito, ¿por qué se permite?

Fuente

Autoridades encargadas de la protección de datos personales de la Unión Europea (UE), encontraron problemas e irregularidades legales en la política de privacidad de Google. Por ello, pidieron a la compañía que introduzca algunos cambios, según una carta enviada por los reguladores europeos.

Google está obligado a pedir a sus usuarios que la información vertida por ellos mediante internet sea agregada a un banco de información global, informó la agencia de noticia Reuters.

"Las compañías de Internet no deberían desarrollar avisos de privacidad que sean demasiado complejos, orientados al derecho o excesivamente largos", expresaron.

"Combinar datos personales a una escala tan grande crea altos riesgos de privacidad para los usuarios", señalaron.

Dichos organismos, preocupados por la enorme cantidad de datos que se transfieren por internet, pidieron a la empresa de búsquedas que promueva las acciones que ellos proponen en la carta.

En febrero pasado, el regulador francés CNIL advirtió a Google que llevaría a cabo una investigación en el horizonte informático acerca de la actualización de la empresa de su política de privacidad, enviándole preguntas a mediados de marzo.

Google mezcló alrededor de 60 políticas de privacidad en una sola y comenzó a colocar juntos los datos de sus usuarios congregados a través de sus servicios, incluyendo YouTube, Gmail y su red social Google+.

Google respondió a CNIL mediante un documento que consta de 94 páginas, pero los reguladores lo encontraron insatisfactorio, ante lo cual entregaron 12 recomendaciones prácticas que, según dicen, el portal debe aplicar.

Entre las primeras cinco sugerencias piden a la firma que informen a los usuarios acerca de cómo serán usados sus datos, especialmente la información sobre su ubicación y sus tarjetas de crédito.

Fuente

Un error garrafal, una filtración explosiva, un comentario malintencionado, inclusive un dato viejo que se hace público, pueden en cuestión de segundos hacer añicos su reputación.

Desde hace cinco años los conocedores de la web han desarrollado técnicas para minimizar los daños cuando algo así sucede: son una especie de aseadores que retiran el material digital pestilente lo más lejos posible y lavan la imagen de la víctima. Su oficio hoy está en alza y cada vez tiene más demanda.

Famosos, políticos, gente de dinero, empresas e industrias con mala prensa son los más expuestos a una crisis de reputación online.

Uno de los casos más recientes es el de Olvido Hormigos, concejal de la municipalidad española de Los Yébenes, en la comunidad de Castilla-La Mancha. Alguien obtuvo un video erótico privado en el que aparecía semidesnuda y lo colgó en YouTube. El primer día hubo más de un millón de clics al enlace. En Google su referencia aparece en 1.670.000 resultados. Probablemente Olvido desearía que la web olvide su nombre.

Prácticamente imposible

"Si alguien recibe una crítica no se puede eliminar, pero sí moverla de los primeros diez resultados de la búsqueda de Google"

Oscar del Santo, autor de "Reputación Online para Tod@s"

El problema es que borrar de la red este tipo de información es prácticamente imposible, según le explica a BBC Mundo Oscar del Santo, profesor y consultor web, autor del libro "Reputación Online para Tod@s".

"Si alguien recibe una crítica no se puede eliminar, pero sí moverla de los primeros diez resultados de la búsqueda de Google; 93% de los cibernautas no pasa de esa primera página".

Algunos trasladan los "links basura" hasta más allá de la segunda página de la búsqueda. Es lo que hace la empresa venezolana Clean Perception, que opera en Caracas, Buenos Aires y Miami y codirige el hacker ético Rafael Núñez. "Más allá de limpiar hay que optimizar la buena imagen del afectado generando contenido de calidad, positivo y neutro", le dice a BBC Mundo.

La demanda de este tipo de servicios "se ha multiplicado por diez en los últimos cinco años", según Germán Piñeiro, consultor de márketing y CEO del Grupo Iniciativas Virtuales. Las crisis de reputación han aumentado y los departamentos de marketing se han percatado de la necesidad.

Perfil del aseador

Los "aseadores" digitales son personas que conocen muy bien los entresijos del universo digital, tienen conocimientos de optimización en motores de búsqueda (Search Engine Optimisation - SEO, por sus siglas en inglés), de analítica web, márketing online y son especialistas en comunicación.

La exviceministra de Cultura de Costa Rica Karina Bolaños fue portada en una revista luego de un escándalo en la red.

"Suelen ser periodistas, con buen criterio de comunicación, que saben escribir muy bien y conocen de SEO; a veces se incorporan profesionales de un sector más técnico", detalla Del Santo.

La empresa Clean Perception trabaja, en efecto, con matemáticos que ayudan a entender los algoritmos de Google para obtener mejores resultados.

El afectado desearía que una mancha en su historial digital salga rápido. Pero eso lleva un tiempo.

"El reposicionamiento ocurre entre el tercero y sexto mes después que aparece el problema. Todo depende de la influencia del medio donde fue publicado. Si el contenido es difamatorio se recomienda una querella judicial", afirma Núñez.

Paloma Llaneza, abogada experta en protección de datos, le comenta a BBC Mundo que hay numerosas quejas por parte de particulares en la Agencia Española de Protección de Datos frente a Google, a la que han obligado en algunos casos a retirar los vínculos de publicaciones negativas. El problema es complejo porque Google ha objetado todas las denuncias alegando que la empresa está basada en Estados Unidos y no se rige por leyes de otros países.

"Derecho al olvido"

En el ámbito comunitario europeo se avanza en una legislación sobre el "derecho al olvido", con el propósito de proteger a las personas de informaciones públicas desfavorables que aparecen en internet.

"La idea no es reposicionar esos datos más abajo en las búsquedas sino hacer que desaparezcan", aclara Llaneza.

"Bettina Wulf, esposa del expresidente de Alemania, aparece en muchas búsquedas como prostituta debido al autocompletado"

Piñeiro lo ratifica: el resultado más demoledor para la reputación online es el que arroja Google, mucho más que las redes sociales, aunque estas "son un centro neurálgico de información compartida" que ayudan a propagar enlaces basura.

Pero no sólo es Google. "También los formatos de autocompletar, cuando escribes un nombre en un campo y el propio robot los llena. Eso puede ser fuente de problemas", agrega Núñez.

Bettina Wulf, esposa del expresidente de Alemania, aparece en muchas búsquedas como prostituta debido al autocompletado. Alguien que se dedica a ese oficio utilizaba ese nombre como alias.

También puede ocurrir lo contrario, como le sucedió a la exviceministra de Cultura de Costa Rica, Karina Bolaños. Un video erótico privado circuló por internet y la funcionaria fue destituida tan rápido como estalló el escándalo.

Pero hace pocas semanas las revista Interviú le hizo una jugosa oferta para posar desnuda y ella aceptó. Es la excepción.

La norma, lo recuerda Piñeiro, es que "en los medios sociales e internet los errores se pagan muy caro; la red no olvida fácilmente".

Fuente