Agentes de la Guardia Civil de Oliva (Valencia) han desarticulado una organización criminal formada por un hombre y una mujer que presuntamente perpetraron un ciberataque a una empresa de La Safor para acceder a sus operaciones financieras y así hacer que transfirieran a su cuenta corriente unos pagos que estaban destinados a un proveedor, una supuesta estafa que supera los 24.000 euros.

Se trata de una operación bautizada como ‘Cacau’ y desarrollada por la Guardia Civil de Oliva en colaboración con miembros de la oficina de Análisis e investigación en Seguridad Aeroportuaria (Odaisa) del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid- Barajas. La investigación se ha saldado con la detención de un hombre de 56 años en dicho aeródromo, a su llegada de un vuelo procedente de Rumanía, y con la investigación de una mujer de 30 años, según ha detallado la Benemérita en un comunicado.

Las pesquisas comenzaron cuando una empresa de La Safor denunció un ciberataque a sus servidores. Alguien había conseguido vulnerar las medidas de seguridad de la mercantil y había obtenido información de las operaciones financieras pendientes a realizar.

Con esta información, los autores de la estafa simularon datos de correo, logotipos, facturas y otros elementos distintivos de una empresa que provee mercancías a la mercantil. Utilizaron estos datos para “interponerse” entre la compañía estafada y su proveedora. De esta forma, en lugar de pagar a la empresa suministradora, el dinero recaía en la cuenta corriente del estafador.

Agentes especializados en nuevas tecnologías iniciaron las primeras averiguaciones y consiguieron identificar a dos sospechosos: el hombre español que ha sido detenido y la mujer que figura como investigada.

 

OPERACIONES DESDE RUMANÍA

Los efectivos analizaron multitud de datos bancarios de los presuntos autores del ciberataque. Verificaron que parte de las operaciones se habían realizado en Albacete, pero que los movimientos bancarios más recientes se estaban produciendo en la ciudad de Aisa, en Rumanía.

Las investigaciones se centraron entonces en Rumanía. La “inmediatez” en la investigación permitió averiguar que el hombre iba a desde el país balcánico para regresar a España. Por ello, se estableció un dispositivo de vigilancia. Los agentes arrestaron a su llegada al Aeropuerto de Madrid-Barajas. La mujer permanece investigada. Se les acusa de varios delitos de intrusión a la informática y estafa.

Se ha intervenido a los sospechosos “numerosos” medios de pago que, según el Instituto Armado, los “incriminaban en mayor medida con los ilícitos delitos investigados”. También se han incautado de 2.350 euros en metálico que el hombre llevaba entre sus objetos personales. Las diligencias han pasado a disposición judicial.

Fuente: eldigitaldealbacete

 

5,2 billones serán los dólares a los que tendrán que hacer frente las compañías de todo el mundo en los próximos cinco años por pérdidas de ingresas y costes adicionales derivados de los ciberataques, según el estudio de Accenture Securing the digital economy: Reinventing the Internet for trust. “Esto se debe a que la dependencia de modelos de negocio complejos, basados en Internet, sobrepasa la capacidad de las compañías de introducir medidas de protección adecuadas para resguardar sus principales activos”, asegura el informe.

La sofisticación de los atacantes conlleva una serie de retos que pueden amenazar las operaciones, la innovación y el crecimiento de las compañías, así como la expansión de nuevos productos y servicios. Asimismo, la industria de alta tecnología se enfrenta al riesgo más elevado, con más de 753.000 millones de dólares pendiendo del hilo, seguida de los sectores de farma y auto, con 642.000 millones y 505.000 millones de dólares en riesgo, respectivamente. “La seguridad de Internet se está quedando atrás respecto al avance de los cibercriminales, lo que está afectando en la economía digital”, ha afirmado Alberto Zamora, managing director Accenture Strategy para España, Portugal e Israel. “Fortalecer esta seguridad requiere de un liderazgo decisivo (e incluso poco convencional) de los CEO, no solo de los directores de seguridad de la información. Para convertirse en una empresa ‘ciberresiliente’, las compañías deben utilizar la experiencia de los Ciso para garantizar que la seguridad está presente desde la fase de diseño inicial y que todos los directivos se hacen responsables de la seguridad y la privacidad de los datos”.

Entre los hallazgos más importantes del estudio, destaca que el 79% de los encuestados cree que los avances en tecnología digital se verán obstaculizados, a no ser que haya una mejora drástica de la seguridad de Internet, y que el 59% afirma que Internet es cada vez más inestable en cuestiones de seguridad y no sabe cómo reaccionar.

Además, el 75% afirma que los desafíos de ciberseguridad requerirán un esfuerzo grupalorganizado, ya que ninguna organización puede abordar estos retos por su cuenta. Con una seria preocupación acerca de la seguridad de Internet, el 56% de los ejecutivos daría la bienvenida a unas regulaciones de negocio más estrictas, impuestas por una organización central u órgano de gobierno.

La situación en España

Las empresas nunca han dependido tanto de lo digital y de Internet para crecer. En España, hace 10 años, el 27% de las empresas (23% a nivel global) dependía de Internet para sus operaciones comerciales. Ahora son el 100%. Además, el 90% de los líderes empresariales en nuestro país dice que una economía digital de confianza es fundamental para impulsar el crecimiento futuro de su organización.

Sin embargo, la rápida aparición de nuevas tecnologías está generando desafíos adicionalesque afectan a la confianza. El 75% de las organizaciones en España (68% a nivel global) dice que su dependencia de Internet está creciendo y los riesgos de ciberseguridad también, y solo el 42% (30% global) tiene mucha confianza en la seguridad de Internet, cifra que se estima que disminuya al 27% en los próximos cinco años.

 

TTCS Cibercrimen

 

Fuente: Cso.computerworld

Una compañía de ciberseguridad descubrió tres vulnerabilidades en el registro de cuentas del videojuego Fortnite,que dejaron expuestos los datos personales y de tarjetas de crédito de los jugadores.

A través de estos fallos los ciberatacantes podían tomar el control de las cuentas de usuarios del juego, con la posibilidad de hacer compras de objetos con la moneda virtual V-Buck.

Según informó la empresa Check Point, este problema también afecta a la privacidad, ya que el ciberdelincuente podría escuchar las conversaciones dentro de Fortnite accediendo al sonido grabado por el micrófono de los usuarios durante el juego, así como a la información personal almacenada en las cuentas. Estas nuevas vulnerabilidades podrían haber sido explotadas sin que el jugador introduzca ningún dato de acceso. Para ello, se aprovecha la infraestructura web de Epic Games y el sistema de autenticación basado en 'tokens'.

Una vez que se hace click, el 'token' de autenticación de Fortnite del usuario puede ser capturado sin que su dueño tenga que introducir ninguna credencial. La vulnerabilidad se originó por los defectos encontrados en dos de los subdominios de Epic Games que eran susceptibles a una redirección maliciosa. La compañía de ciberseguridad le informó a Epic Games, la desarrolladora de Fortnite, acerca de las vulnerabilidades de su videojuego, que suma cerca de 80 millones de jugadores a nivel global. Según la propia Check Point, la empresa que encontró el fallo, el problema ya fue solucionado.

FORNITE DATOS DESCUBIERTOS

 

Fuente: Tn.com

Es uno de sus disfraces favoritos, y es que todos tenemos claro que cuando Hacienda llama a nuestra puerta hay que responder sino queremos empeorar las cosas. La Oficina de Seguridad del Internauta (un organo del Instituto Nacional de Ciberseguridad) ha descubierto un nuevo caso de 'phising' masivo en nuestro país en el que los 'hackers' se hacen pasar por la Agencia Tributaria para conseguir que les entregues tus datos personales y bancarios.

La información la han dado en su propia página web y en ella explican cómo funciona exactamente esta campaña. "El falso e-mail informa al contribuyente de que le corresponde un supuesto reembolso económico, y le proporciona un enlace a una web con un formulario cuyo fin es obtener su información personal y bancaria", explican desde la OSI. Los piratas no solo se preparan el diseño y el formato del email sino que te dan una buena razón para dar tu información sin pensar.

Una vez recibido el correo, según comentan desde el organismo español, los atacantes te recomiendan que cliques en un enlace que te llevará a una web 'clonada' de la original de la Agencia Tributaria (se diferencia solo en la URL y otros detalles del diseño) y en la cual te invitarán a meter toda tu información personal, bancaria y tus claves de registro en la propia Agencia. "La página contiene un formulario en el que se solicita al usuario los datos personales, financieros (tarjeta bancaria), así como los datos de acceso de la Agencia Tributaria (usuario y contraseña)".

Para terminar, los ladrones copian hasta el último paso del formulario y aseguran que te mandaran próximamente un código por SMS a tu móvil para que puedas entrar a reclamar tu dinero. Obviamente, ese mensaje nunca llegará a tu teléfono.

Agencia Tributaria falso

¿Qué pasa si ya has dado tus datos?

Lo mejor en estos casos siempre es la precaución y evitar en todo momento dar datos personales en sitios de dudosa legitimidad, mirar bien las urls, consultar con familiares, etc. Pero si ya has caído en la trampa y lees esto sabiendo que han robado tus datos hay dos pasos que debes seguir inmediatamente.

Primero, consulta tus cuentas bancarias y avisa a la entidad para evitar que los ladrones puedan aprovecharse de ella. Y segundo, consulta en la red toda la información que habías otorgado a estos 'hackers' para ver si ha salido de sus bases de datos y ha empezado a circular por internet.

Agencia Tributaria falso email

Fuente: Elconfidencial

Empresas y Gobiernos de todo el mundo se enfrentan a un número cada vez mayor de ciberataques, pero la cantidad de profesionales para combatirlos sigue siendo insuficiente

2019 ha comenzado tal cual terminó 2018: con el mundo recuperando el aliento tras un ciberataque. Si Alemania sufrió a principios de este mes el mayor hackeo de su historia, que dejó al descubierto datos de centenares de políticos, a finales de noviembre fue la gran cadena hotelera Marriott quien reveló un ataque similar, que podría haber afectado a 500 millones de clientes. Pero antes de eso las víctimas habían sido Singapur, Facebook, el sistema bancario de México… no hay blanco a salvo de los piratas informáticos. La amenaza crece al tiempo que empresas e instituciones de todo el mundo hacen frente a otro peligro, igual de acuciante, que es el de la escasez de profesionales expertos en ciberseguridad. Un campo en el que tradicionalmente ha predominado lo autodidacta, pero que comienza a abrirse paso en la formación oficial de universidades y centros educativos.

Se prevé que nueve de cada diez empresas sufrirán un ataque informático en 2019. Y los costes se cifran en 11.500 millones de dólares este año. Los datos resultan abrumadores. Para lo malo, pero también para lo bueno. Y es que el nicho laboral se hace cada vez más grande. De aquí a 2022 las ofertas de trabajo en ciberseguridad se triplicarán..

La velocidad de los cambios se une a la escasez de vocaciones científicas y tecnológicas entre los jóvenes. “Hace falta promover las titulaciones sobre tecnología, los chicos las ven como difíciles”, explica Maite Villalba, investigadora y directora del máster en Seguridad de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de la Universidad Europea. 

La necesidad de profesionales y el crecimiento de los ciberataques conviven con otra contradicción. Y es que aunque Internet está plagado de información y recursos para adentrarse en el terreno de la ciberseguridad, las tareas que realizan estos expertos y lo que hay que saber (y estudiar) para convertirse en uno de ellos siguen siendo una incógnita para muchos estudiantes. 

TTCS estudiar ciberseguridad

¿Qué hace un profesional de la ciberseguridad?

Decir que trabajas en ciberseguridad es como decir que trabajas en tecnología. Dentro de eso hay muchísimos perfiles distintos y no todos son tecnológicos. Lejos de ese estereotipo del hacker que se mueve entre las sombras y la ilegalidad, el campo de la ciberseguridad es mucho más amplio con auditores, desarrolladores, analistas, forenses… y sí, también hackers, aunque muy diferentes al tópico que se suele tener en mente.

Los diferentes perfiles de expertos en ciberseguridad se pueden definir en función de si actúan para evitar los ataques o para dar respuesta cuando se producen. El punto en común de todos ellos es que se dedican a resolver problemas. La creatividad y la innovación son dos elementos clave en su caja de herramientas, pues les permiten ir un paso por delante de los atacantes.

¿Qué debe saber un experto en ciberseguridad?

La base tecnológica es fundamental, pues para evitar o responder ante un ciberataque es necesario entender cómo se producen. “Se necesita, por un lado, un conocimiento general sobre redes y programación; y por otro, un conocimiento específico en ciberseguridad que abarca la seguridad informática, la legislación, el análisis forense, saber cómo securizar un sistema informático (y no solo analizarlo)...” enumera Paco Marzal, coordinador del grado de U-Tad, en el que los alumnos pueden cursar una especialización en ciberseguridad a partir del tercer curso. "El perfil del estudiante suelen ser personas muy motivadas porque es una carrera muy exigente".

¿Qué puedo estudiar para trabajar en este campo?

En España hay ya 81 centros que ofrecen formación específica en ciberseguridad. Hay programas de máster, cursos de especialización, ciclos de FP, grados en ciberseguridad… Entre tanta oferta, ¿qué programa elegir? El itinerario típico es el que apuesta por estudiar en primer lugar una carrera que aporte la base técnica, lo habitual es una ingeniería informática o de telecomunicaciones, aunque también hay expertos que provienen de la rama de las matemáticas o la física, para después cursar un máster de especialización en ciberseguridad.

La alternativa de cursar un grado específico en ciberseguridad se va abriendo paso, aunque tímidamente. La Universidad Rey Juan Carlos ha abierto este curso su grado en Ingeniería de la Ciberseguridad, el primero que imparte en España una universidad pública.

La primera promoción estudia en sus aulas mientras fuera, las opciones se multiplican. Los ciclos de FP son otra puerta de entrada al mundo de la ciberseguridad. Y los cursos de especialización sirven para profesionales con conocimientos avanzados que quieran profundizar en un área concreta. 

Fuente: Elpais